PAN: Rebelión en El Yunque

viernes, 22 de julio de 2005
México, D F, 21 de julio (apro)- Los patos le tiran a las escopetas: ahora resuelta que quienes abominaban de la línea política y filosófica fundacional del Partido Acción Nacional (PAN) son sus principales promotores y, con iracundia, advierten sobre las inadmisibles desviaciones de los "pragmáticos" que sólo han cosechado solamente derrotas Pues sí, cosas de la disputa por el poder, en este caso en el PAN Apoderada ahora de ese partido desde la infiltración que comenzó en la década de los setenta, a través de Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), la Organización Nacional del Yunque experimenta una aparente convulsión entre el mando nacional y las jefaturas intermedias, cuya razón principal es, sin embargo, el avance en posiciones de poder No hay que olvidar que El Yunque nació hace medio siglo, para combatir a los enemigos de la fe católica, entre ellos masones, comunistas, izquierdistas, librepensadores y, por supuesto, a Manuel Gómez Morín y demás fundadores y militantes del PAN, a los que consideraban, hasta que ese partido les fue útil, cómplices de la conspiración "anticristiana" Pero el poder que El Yunque tiene le es insuficiente y quiere más, como en el caso del Distrito Federal: aunque los secreteros no ostentan el control total de ese partido --a cuyo presidente, Carlos Gelista, desprecian--, sí pretenden imponer al candidato a la jefatura de Gobierno, jefes delegacionales, diputados y senadores, capitalizando la inconformidad interna por el tan dañino "pragmatismo" del que se dicen ajenos cuando, en realidad, eso es lo único que los mueve A eso obedece el activismo desaforado de la organización secreta ?"discreta", dicen ellos para no arriesgarse a la excomunión-- en los preparativos del mitin del sábado 2 de julio que, articulado con Manuel Espino, quiso hacer creer que se trató de una conmemoración apartidista Detrás y al lado de Vicente Fox aparecieron personajes notables de esa cofradía, y otros prefirieron permanecer ocultos Tres son muy relevantes para los propósitos que los animan: José Antonio Pérez Stuart, Guillermo Velasco Arzac y Javier Eduardo López Macías El primero, militante activo del PAN en Coyoacán, fue lector de noticias financieras en Televisa, frustrado director del desaparecido diario Summa y despedido como jefe de prensa de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, por sobornar a periodistas corruptos, y actualmente presidente de la agrupación política local Coordinadora Ciudadana, sucesor de Ramón Ardavín Ituarte, hijo del jefe nacional del Yunque, Bernardo Ardavín Migoni El segundo, Velasco Arzac, es presidente de la agrupación política nacional Coordinadora Ciudadana --plagada de panistas embozados--, exservidor público junto con Pérez Stuart en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal y exvocero de México Unido contra la Delincuencia, de la que fue expulsado y que, sin embargo, se sigue ostentando como miembro El tercero es presidente de la Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social (Unimoss), la central corporativa del PAN que ha cooptado, con recursos públicos, a diversas asociaciones campesinas y populares que convocaron y estuvieron presentes en la alicaída conmemoración del 2 de julio en el monumento a la Independencia Pues resulta que Pérez Stuart, gran admirador del "modernizador" Roberto Madrazo, quiere ser jefe de Gobierno porque él es, ni más ni menos, custodio de la doctrina fundacional del PAN, según lo escribió ayer miércoles en la página de Internet de la Coordinadora Ciudadana: "Lo que Manuel espino y demás dirigentes del PAN deben detener, de una vez por todas, es esa dinámica pragmática, utilitarista, electorera de la administración de Luis Felipe Bravo Mena, en que el PAN fue convertido en una franquicia, en un mero membrete al servicio de las fuerzas del sistema, que lo utilizaron para tratar de descarrilar la triunfante gestión de Roberto Madrazo al frente del PRI" Y es que Pérez Stuart afirma que un miembro prominente de su cofradía, Bravo Mena --ratificado también ayer como embajador ante la Santa Sede--, desdibujó al PAN y se alió "con el zedillato" vía Elba Esther Gordillo (sic) para nombrar expriistas "resentidos" como candidatos y ahora, dice, los "pragmáticos" de ese partido pretenden imponer como aspirante de ese partido a la jefatura de Gobierno capitalina al perredista Demetrio Sodi "En el fondo de todo eso se encuentra, ciertamente, un profundo extravío doctrinal --que ya comentaremos en otra ocasión-- de políticos cristianos y católicos militantes del PAN que han cometido la ?herejía social? de la que atinadamente advertía Jean Ousset, cuando ilustraba: ?Nuestra generación ha perdido el sentido y el gusto de la doctrina, porque está obsesionada por el poderío temporal?" En realidad, la doctrina a la que alude Pérez Stuart no es la que asumió durante décadas al PAN --con base en los principios de dignidad de la persona humana, bien común, solidaridad y subsidiaridad--, sino la que busca instaurar una visión más extremista, que inclusive condena la libertad de creencias, que ese partido siempre defendió, y que es la de El Yunque fundacional, a cuyos jefes máximos ese y otros personajes se están rebelando Y eso lo saben los verdaderos doctrinarios del PAN Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios