Contra su propia historia

domingo, 24 de julio de 2005
Reconocido por sus innegables aportaciones al avance democrático del país, que culminó con la interrupción del poder priista en el año 2000, es ubicado hoy por analistas, intelectuales, cartonistas, militantes y simpatizantes de la izquierda mexicana como el personaje que podría provocar la vuelta del PRI a Los Pinos Contra la historia de su propia carrera política, la confrontación del hijo del general Lázaro Cárdenas con Andrés Manuel López Obrador, el político mejor posicionado en la carrera por la Presidencia de la República es, por decir lo menos, celebrada en los cuarteles de Roberto Madrazo y del panismo "Mi deseo más ferviente sería que Cuauhtémoc Cárdenas acompañara a Andrés Manuel López Obrador en campaña La izquierda se fortalecería enormemente si tuviera la casta, la grandeza y la generosidad de renunciar a su aspiración personal, sin dejar de expresar su desacuerdo Le haría un gran favor al país y se haría un gran favor a sí mismo" Analistas, intelectuales, militantes y ciudadanos simpatizantes de la izquierda mexicana comparten este deseo de la escritora Elena Poniatowska Lo han expresado de distintas formas, de la mesura a la furia El historiador Lorenzo Meyer escribió en el periódico Reforma que la "contribución individual (de Cárdenas) a la transformación de la naturaleza del sistema político mexicano no es superada por la de ningún otro", pero alerta que ante la "ambigua" posición del tres veces candidato presidencial y su halo rupturista "es de desear que el ingeniero Cárdenas se mantenga en activo en la política, que asuma el papel de conciencia crítica del PRD y que sirva de barrera de contención para los muchos excesos y defectos que la acción real de ese partido y de Andrés Manuel López Obrador puedan tener, pero que no contribuya, objetivamente, al retorno del PRI como responsable del proyecto nacional" Rosa Albina Garavito, consejera nacional perredista, al lado de Cárdenas desde hace más de 15 años, aseveró en El Universal que "no es de extrañar que (Cárdenas) pueda optar por la división, sin que parezca importarle las consecuencias para la organización que convocó a fundar; y lo peor del caso, tampoco las consecuencias para el futuro del país" Octavio Rodríguez Araujo, estudioso de la izquierda, consideró en el diario La Jornada que lo que está haciendo Cárdenas "no es otra cosa que restar votos (potencialmente) a López Obrador y erosionar más a su partido" El politólogo e investigador del CIDE, José Antonio Crespo, escribió por su lado, también en El Universal: "Si Cárdenas termina por abandonar al PRD, cualquier votación que reciba se le restará a López Obrador Si dicha votación resultara decisiva, Cárdenas aparecería como el principal responsable de la derrota de la izquierda y del probable retorno del PRI al poder" El 13 de julio, Magú tituló su cartón de La Jornada "Madrazo agradecido" Dibujó a Cárdenas sosteniendo dos carteles que dicen: "Me voy" y "Pero no me voy" A su lado, el dirigente del PRI le extiende los brazos y le expresa: "Gracias por el esfuerzo que está desarrollando para que el PRI vuelva a Los Pinos" Dos días antes, el cartonista Hernández remite a los salinistas, empresarios y priistas, y cómo trocaron sus críticas de 2000 por alabanzas a Cárdenas en 2005 En su cartón titulado "Las mismas voces", Hernández esboza las respuestas que dan a Cárdenas cuando éste anuncia que quiere ser candidato Las mismas que en 2000 le criticaban: "Pero qué necedad, está obsesionado, ya es un cartucho quemado, es el PRI de los setenta", lo alaban en 2005: "¡Qué perseverancia!, es muy maduro, ¡qué estatura de líder!, es la izquierda moderna" Sin argumentos Poniatowska, votante "dura" de Cárdenas, a quien por cierto asegura conocer superficialmente, dice a Proceso: "Andrés Manuel López Obrador no existiría sin Cuauhtémoc Cárdenas" ?¿Le parecen injustas las críticas recientes? ?Me parece una puñalada trapera Los que lo adoraron ahora lo critican, pero así es la política Y yo no soy incondicional de nadie No creo ser una mujer muy política No he endiosado a la gente, aunque tengo tendencia a idealizarla Nunca me he acercado a un poderoso, y en la medida en que Andrés Manuel se vuelva poderoso, me voy a alejar ?¿No la desilusiona Cuauhtémoc? ?No debe ser agradable que llegue un pejelagarto y te coma el mandado Todo en la vida son circunstancias, y ahora favorecen a Andrés Manuel, pero eso no significa que sea mejor persona que Cuauhtémoc ?¿Y mejor candidato? ?Eso sí Lorenzo Meyer, por su parte, criticó públicamente la estrategia de Cárdenas anunciada el 5 de julio Lo único que queda claro de su carta "es su salida de la competencia interna" del PRD, porque el resto del texto "es un ejemplo del viejo arte", de la costumbre "muy añeja de la clase política mexicana (de) publicar desplegados, cartas abiertas o propiciar artículos de opinión que si bien pueden ser leídos por todos, en realidad son mensajes que sólo los puede comprender plenamente el destinatario" Pero no termina ahí el señalamiento de Meyer "Hoy por hoy, lo difícil de la coyuntura mexicana, la pretensión general de democracia y la propia biografía del ingeniero Cárdenas merecen un lenguaje más claro, más directo", agrega En referencia al mismo texto, en el que Cárdenas anuncia también que buscará la posibilidad de ser nuevamente candidato presidencial en sus propios tiempos y no en los aprobados por el PRD, Meyer desarma el argumento de que no hay tiempo suficiente "para una discusión seria, amplia y objetiva" entre las alternativas de gobierno que ofrecen el ingeniero y López Obrador: "Los debates que dieron lugar a nuestra actual Constitución en Querétaro se llevaron a cabo entre el 6 de diciembre de 1916 y el 31 de enero de 1917, es decir, en 55 días Para un debate de precandidaturas, 49 días no parecerían un tiempo insuficiente, sobre todo porque las grandes ideas no son muchas" Meyer imagina la intención de Cárdenas: "Restarle cinco o seis puntos a López Obrador podría abrir la oportunidad para que otro partido se llevara la victoria Y como ese ?otro? difícilmente puede ser el PAN, no queda más que una alternativa: el PRI con su gran maquinaria electoral, la mejor que hay hoy en México, como quedó demostrado en la última elección del Estado de México" Lo cierto es que Cárdenas, a quien las encuestas le pronosticaban una derrota de nueve a uno contra López Obrador si hubiese participado en el proceso para elegir candidato del PRD a la Presidencia de la República, optó por driblar la institucionalidad del partido que fundó y dominó sin contrapeso alguno hasta antes de su debacle en los comicios de 2000 "¿Alguien podría documentar que Cárdenas ejerció el poder en el PRD violando los estatutos de ese partido? Lo dudo, porque su poder se ejercía mediante las reglas no escritas Si Cárdenas lo decía o hacía, estaba bien", escribió Rosa Albina Garavito el pasado 16 de julio El declive Cárdenas gozó su mejor momento político con su triunfo electoral de 1997, que le permitió gobernar el Distrito Federal, pero fue dilapidando el apoyo popular con su gris administración, paralela a una despiadada campaña mediática en su contra, que tuvo su punto más álgido cuando Tv Azteca le atribuyó "a su ineficaz" gobierno el asesinato del comediante Paco Stanley Otro descalabro en el camino a la Presidencia de la República fue cuando, ya jefe de Gobierno, tuvo que reconocer lo que negó por años: sus reuniones clandestinas con el presidente Carlos Salinas de Gortari y su principal operador Manuel Camacho ?cuya cercanía ahora con López Obrador, cuestiona? y en las que se definió el crispado proceso poselectoral de 1988 Ya en 2000, la desesperación lo llevó a incluir en su Alianza por México a los llamados Partido Sociedad Nacionalista y el Partido Alianza Social, que obtuvieron su registro y un millonario financiamiento por tres años a costa del erario Octavio Rodríguez Araujo se refirió a esta atípica alianza para cuestionar el súbito izquierdismo del considerado líder moral del perredismo El Partido Alianza Social, se preguntó, ¿no tuvo su origen en el Partido Demócrata Mexicano, que a su vez se formó con la ultraderecha sinarquista y algunos de los pragmáticos del PAN que no encontraron en este partido posibilidades de desarrollo personal? Cuando reprochó a López Obrador no ser de izquierda, Cárdenas olvidó su mecánica respuesta ante los requerimientos de los reporteros que le pedían, en 1988, 1994 y 2000 definirse políticamente ?¿Se considera usted de izquierda? ?Yo no me defino por geometrías políticas Soy un político que cree en la lucha por la democracia, en la lucha por mejorar las condiciones de vida para los mexicanos y que lucha por la soberanía de este país ?respondía Rebasado por López Obrador, sin el control del PRD, caída en desgracia Rosario Robles, a la que encumbró primero a la Secretaría General de Gobierno del Distrito Federal, luego a la jefatura capitalina y posteriormente a la dirigencia nacional de su partido, Cárdenas empezó, desde hace muchos meses, a operar por su cuenta Desde la Fundación para la Democracia, que convirtió en su cuartel de operaciones (ver recuadro), olvidó el pasado y a finales de 2003 se sentó sin rubor en la misma mesa con Manuel Bartlett, el estratega del fraude en los comicios presidenciales de 1988 que impidió, según el propio dicho del ingeniero, que él fuera el presidente de la República Igualmente, Cárdenas compartió estrategia política con uno de los personajes más cuestionados del priismo y el madracismo, el exgobernador de Oaxaca José Murat, y mantiene relación política con Carlos Salomón Cámara, el exvocero de Ernesto Zedillo, empleado del magnate de medios Mario Vázquez Raña y amigo de Marta Sahagún Y lo mismo se toma fotos sonriente con Jorge Emilio González Martínez, quien opera al frente del partido familiar que lucra con las prerrogativas que por ley recibe el Partido Verde, o especula sobre posibles alianzas con los partidos Convergencia y del Trabajo Hoy, contradictorio, enfilado contra su propia historia, el politólogo Lorenzo Meyer ve así el futuro inmediato de Cárdenas, entrelazada su trayectoria con la de Vicente Fox: "El presidente Fox pareció pasar a la historia política del país como el personaje que encabezó la gran derrota del PRI en el año 2000, pero hoy, con el resultado de su administración, ya no puede esperar que su partido se mantenga en el poder "Cárdenas fue el personaje que inició el movimiento de insurgencia electoral que le permitió a Fox el gran éxito de 2000 Sin embargo, si ambos personajes, que ya parecían tener seguro su lugar en la historia de la construcción de la democracia mexicana, siguen marchando en la misma dirección, es posible que, entre ambos, le abran al PRI el camino del retorno"

Comentarios