"Paseo" por la zona norte

martes, 10 de enero de 2006
* La última voluntad de Guillermo Martínez, acusado por la Patrulla Fronteriza de ser "coyote" Tijuana, B C, 9 de enero (apro)- Desde hace más de 10 años en que se puso en marcha el operativo Guardián en esta frontera, han muerto más de 3 mil 500 hombres, mujeres y niños; pero tuvo que ser el caso de Guillermo Martínez el que mayor atención cobrara a nivel mundial, por las circunstancias políticas en que ocurrió, ya que México y Estados Unidos están enfrascados en una diferencia diplomática por la pretensión estadunidense de construir un muro fronterizo que ha causado la indignación internacional Decir que este joven de apenas 18 años era un humilde lava carros o un traficantes de indocumentados --como lo ha difundido la Patrulla Fronteriza--, es entrar en la polémica sobre héroe o villano que pende sobre algunos personajes de la historia mexicana El hecho es que Guillermo ya no está entre sus hermanos y aunque su madre tiene otros 8 hijos, nada la consuela: "Mi hijo no era un animal, no tenían por qué habérmelo matado de esa manera Por la espalda" Es el primer hijo que pierde Era el menor Sus hermanos Rosa, Araceli y Agustín, lo califican como un joven tranquilo, nada conflictivo ni "buscapleitos" o peleonero Les sorprende la estampa de un Guillermo que apedrea a un agente armado de la Patrulla Fronteriza "Él no era así, él era bueno, como hijo, como hermano y hasta como padre, a pesar de haber empezado tan joven", dice Rosa Araceli Nacido en Guadalajara, pero criado en Tecomán, Colima, a donde se mudó su familia tras la muerte de su padre, en 1998, Martínez Rodríguez estudió en la escuela primaria "Ramón Bernal" Aunque fue un buen estudiante, las condiciones familiares no eran las mejores y sólo pudo trabajar en el campo A los 14 años embarazó a su novia Guillermo llegó a esta frontera junto con su esposa Maira --en ese entonces de 15 y 14 años de edad, respectivamente--, y su primer hijo, para reunirse con sus hermanos Luis y Agustín Martínez Aquí en Tijuana, el joven Guillermo, quien entonces debería haber estado cursando el bachillerato, de haber seguido estudiando, rentó una casa de madera en la colonia Libertad parte Alta, en cuyas cercanías comenzó a trabajar en un lavado de carros de la colonia, o como albañil Aquí nació su segundo hijo apenas en septiembre pasado Las dos navidades anteriores, las pasó Guillermo en Tijuana junto con su familia, pero días antes de que terminara el 2005, decidió, con su hermano Luis, reunirse con Agustín, su otro hermano que reside en territorio estadunidense Ambos decidieron que cruzarían a San Diego para dirigirse al norte, por lo que llegaron a la zona del cañón Zapata alrededor de las 19:30 horas del viernes 30 de diciembre Mientras intentaban cruzar, se toparon con un agente de la Patrulla Fronteriza Eran casi las 20:00 horas cuando Guillermo recibió un disparo entre el hombro y la espalda que salió por el pecho, lesionándole el corazón Su hermano Luis lo jaló hacia territorio mexicano, donde lo subió a un humilde vehículo para trasladarlo a la Cruz Roja, ubicada a unos 7 kilómetros de distancia Ahí pasó Guillermo sus últimas horas, agonizando, pese a dos intervenciones quirúrgicas efectuadas para salvarle la vida, todo fue inútil Finalmente, expiró a las 00:25 horas La confusión Las primeras versiones los familiares de Guillermo indicaban que buscaba cruzar a Fresno, California, mientras que el día de su velorio, la señora Yolanda Hernández, amiga de la familia Martínez, dijo haber recibido la llamada del joven, para que le permitiera llegar a su casa en Pasadena Su hermano Luis, por su parte, declaró que Guillermo trabajaba en la construcción en ciudades de Estados Unidos ?lo que revela que había cruzado ilegalmente con anterioridad--, mientras la señora Hernández señaló que el joven quería trabajar en la pizca, la cosecha de hortalizas Para la Patrulla Fronteriza, en su base de datos un Guillermo Martínez, de 18 años, contaba con antecedentes criminales como traficante de indocumentados Incluso, ya había sido arrestado en dos ocasiones El vocero de la Border Patrol, Raúl Martínez, precisó que el agente implicado en la investigación se encuentra activo; pero tal y como ocurre en casos similares, ha sido reasignado a actividades administrativas El agente tiene 18 años de experiencia Un punto confuso y que ha llamado la atención es la última voluntad de Guillermo, quien pidió que su cuerpo fuera "paseado" por la Zona Norte --lo cual fue cumplido--, conocida por ser centro de operaciones de los traficantes de indocumentados Maira, ahora una viuda de 17 años, afirma que Guillermo no era ningún "pollero", puesto que vivían en condiciones muy apremiantes y a veces no podían ni pagar los mil pesos de renta que tienen que cubrir por la humilde vivienda de la colonia Libertad Paradójicamente, el mayor lujo para Guillermo ?un joven criado en los campos de Jalisco y Colima y en una colonia sin pavimentar de Tijuana-- no fue en vida: Su cuerpo fue velado en la sala magna de la funeraria Del Río, la más cara de la ciudad, y sus restos depositados en el cementerio Monte de los Olivos, donde aún no ha sido cubierto el monto del funeral

Comentarios