China a juicio en España

domingo, 29 de enero de 2006
Por diversos crímenes de lesa humanidad cometidos en el Tíbet, la Audiencia Nacional de España admitió una querella judicial contra siete importantes exfuncionarios del gobierno de China, incluido su expresidente Jiang Zemin En el proceso legal no sólo se juzgará a determinados hombres, sino que se exhibirá la política de represión que durante 56 años ha ejercido el gobierno chino sobre el pueblo tibetano SAN FRANCISCO, CAL- La Audiencia Nacional de España hará lo que no ha hecho tribunal judicial alguno: investigar el genocidio contra el pueblo tibetano cometido por el gobierno de China El 10 de enero último, la audiencia admitió una querella criminal contra siete importantes exfuncionarios de la República Popular China: el expresidente Jiang Zemin; el exprimer ministro Li Peng; los exsecretarios del Partido Comunista chino en el Tíbet Ren Rong, Yin Fatang y Chen Kuiyan; el exjefe de seguridad china Qiao Shi y el exministro de Planificación Familiar, Deng Delyun Los delitos consignados en la denuncia son genocidio, tortura, terrorismo, crímenes contra la humanidad, ejecuciones y desapariciones arbitrarias, esterilización forzada, apartheid y discriminación racial La admisión (de la querella) significa una gran satisfacción y un alivio, dice de entrada Alan Cantos, coordinador del Comité de Apoyo al Tíbet, organización no gubernamental que presentó la querella el 28 de junio del año pasado En entrevista con Proceso, explica: Alivio, porque con el reconocimiento por parte de un tribunal nacional de los crímenes y abusos cometidos desde la invasión china al Tíbet (en 1949) inicia el largo camino de la justicia (para ese pueblo) Y satisfacción, porque establece un nuevo y poderoso precedente sobre cómo la justicia universal puede reparar el daño causado a tantas miles de personas La demanda fue presentada después de nueve años de investigación legal por parte de José Elías Esteve, el principal abogado del caso y autor de la querella, quien, en entrevista con Proceso, dice: Son más de 1 millón de víctimas tibetanas desde la ocupación china de su territorio: asesinatos, ejecuciones sumarias, desapariciones () Es una cifra lo suficientemente elocuente por sí misma A ello hay que sumarle una intencionalidad por la cual se reprime automáticamente a todo aquel tibetano que reivindica abierta y públicamente su historia y su propia identidad como budista y seguidor de su líder espiritual, el Dalai Lama Elías Esteve reconoce que actualmente ya no se practican ejecuciones masivas en el Tíbet Sin embargo, señala que el gobierno chino mantiene la misma intencionalidad para reprimir al pueblo tibetano Sólo ha cambiado la estrategia, dice Ejemplifica: Se intenta impedir los nacimientos en el seno del grupo tibetano (hecho previsto como genocida en la Convención sobre Genocidio), al mismo tiempo que se traslada de manera masiva a colonos chinos hacia el Tíbet Los pasos de la justicia De acuerdo con tres resoluciones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) -emitidas en 1959, 1960 y 1965-, el Tíbet es un Estado independiente bajo ocupación ilegal de China En 1949, el ejército chino lo invadió y ocupó la mitad del país bajo el Acuerdo de 17 puntos para la liberación pacífica del Tíbet El gobierno de Pekín reprimió toda resistencia tibetana Iniciaron las matanzas, la destrucción de edificios religiosos y el encarcelamiento de miles de personas El Dalai Lama se vio obligado a exiliarse en Dharamsala, India, y en 1963 promulgó la constitución para un Tíbet democrático Siguieron sus pasos miles de tibetanos que ahora viven refugiados en 54 asentamientos, incluyendo 26 comunidades agrícolas, 17 agroindustriales y 11 artesanales que se encuentran repartidas en India, Nepal y Bután, aunque miles más están esparcidos por el mundo Cantos explica: Si nos remontamos a la historia del Tíbet y según las conclusiones de tres informes de la Comisión Internacional de Juristas (1959, 1960 y 1997), durante la primera mitad del siglo XX el Tíbet era un Estado independiente Este hecho jamás fue aceptado por China, que mantuvo conflictos armados en distintas ocasiones con el Estado tibetano Cuando toda la maquinaria de la nueva República Popular China se puso en movimiento en 1950, ese estatus jurídico se perdió Desde entonces, cualquier señal del pueblo tibetano que recuerde este hecho histórico y que pretenda reflejar esa identidad propia, es suprimida violentamente bajo la acusación de crimen contra la seguridad del Estado El auto de la Audiencia Nacional de España -dictado por los magistrados Fernando Bermúdez de la Fuente, Alfonso Guevara y Carmen Paloma González- afirma que China ha ignorado los llamados de la ONU y del Parlamento Europeo para poner freno a la sistemática violación de los derechos humanos en el Tíbet El documento hace notar que la Corte Penal Internacional (CPI) es en este caso inoperante, ya que ni China ni por supuesto el Tíbet son parte del estatuto de Roma (aprobado en 1998 y sobre el cual se estableció la CPI) Además, señala que los tribunales chinos no están en disposición de enjuiciar el caso En consecuencia -apunta el documento-, los hechos denunciados presentan caracteres de un delito de genocidio que deben ser investigados por la jurisdicción española El juzgado central de Instrucción número 2 de la Audiencia rechazó la querella el 5 de septiembre del año pasado Sin embargo, los denunciantes apelaron la decisión Argumentaron que la audiencia había admitido los casos por genocidio en Guatemala y en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet El antecedente del caso Pinochet no sólo ayudó, sino que inspiró nuestro trabajo, dice Elías Esteve Precisa: El caso Pinochet no sólo despertó de un largo letargo las adormecidas leyes de la jurisdicción universal, sino que en el mismo célebre auto de procesamiento del general Pinochet se trajo a colación el caso del Tíbet, estableciendo una comparación con el caso chileno y exponiéndolo como un ejemplo clarísimo de genocidio religioso impune -¿Cuáles son los pasos a seguir? -En principio, debe tramitarse una comisión rogatoria por medio de la cual el juez español debe remitir a un juez chino la petición para que realice interrogatorios a los querellados Esta comisión debe tramitarse por vía diplomática, lo que presumiblemente conducirá a que la embajada china la desoiga La otra opción podría ser la de desplazar a la comisión judicial hacia China, pero tampoco existe probabilidad alguna de que las autoridades chinas autoricen esta acción Si por uno u otro motivo las autoridades chinas desatienden las peticiones de la justicia española, se podrá solicitar al juez la orden de arresto internacional dirigida a los querellados Elías Esteve reconoce que llevar a prisión a los acusados por el genocidio tibetano es improbable, salvo que los querellados continuamente estén viajando fuera del país y se hicieran efectivas las órdenes de detención internacional y los mecanismos de la extradición Señala que desde el principio se ha pretendido iniciar el camino de la justicia para las víctimas tibetanas, que son las que importan en este proceso Al mismo tiempo, se ha pretendido que tanto las autoridades de Pekín como la comunidad internacional reflexionen sobre la injusta e insostenible situación que vive el pueblo tibetano y dediquen todos sus esfuerzos para resolver de buena fe, y con los elementos que proporciona el derecho internacional, la cuestión del Tíbet Elías Esteve preparó su tesis doctoral en la Universidad de Valencia sobre el estatuto jurídico del Tíbet La información que recolectó, le permitió contextualizar el tema y comprender las causas primigenias del conflicto chino-tibetano: la disputa por ese territorio, estratégico en Asia Central Recabó además abundante material bibliográfico sobre las consecuencias de la ocupación china Después realizó visitas a los asentamientos tibetanos en el exilio y entrevistó a las víctimas de la represión -Durante el proceso, acudirán las víctimas y sus familiares ¿Cómo organizarán esta fase? -Efectivamente, la intención es que las víctimas, familiares y testigos pudieran desfilar por la Audiencia Nacional para aportar su testimonio Esta acción en sí misma -relatar lo sucedido ante un tribunal- sanaría parte de las heridas de las víctimas Ahora bien -añade-, muchas de las víctimas son monjes y monjas que viven aislados en monasterios en India y Nepal Localizarlos a todos será una tarea ardua En todo caso, el Comité de Apoyo al Tíbet ha llamado a todos los grupos de apoyo en el mundo para que aporten domicilios concretos de víctimas y vean si éstas pueden acudir (a España) Es muy probable que, en aras de agilizar y optimizar este paso, tengamos que desplazarnos a la India y a Nepal Elías Esteve señala otra dificultad: cómo sufragar los gastos para llevar a Madrid a las víctimas, familiares y testigos Comenta que para ello solicitó al juzgado que remita otra Comisión Rogatoria a los asentamientos tibetanos en el exilio para que sea en esos lugares donde se tomen las declaraciones Temor al gigante Thubten Wangchen, un exprisionero político de China, es otro de los denunciantes Dice: Ningún país quiere intervenir en el caso del Tíbet por no enfrentarse con la gran potencia comercial china Este miedo provoca que los medios de comunicación masiva no dediquen el espacio suficiente al sufrimiento de un pueblo que vive oprimido Añade: Perdí a mi madre bajo el dominio chino, y huí del Tíbet, donde peligraba mi vida y mi futuro España se ha convertido en mi país de adopción Estoy exultante por el hecho de que las más importantes iniciativas que buscan la justicia universal partan de aquí Esto significará mucho para los tibetanos y para los partidarios de la paz y la justicia en todo el mundo Cantos explica que los crímenes universales del Tibet afectan a toda la humanidad en su conjunto, por lo que el proceso en España marcará un precedente legal Las diligencias ya se están abriendo Pensamos que en un plazo de algunas semanas se procederá a tomar declaraciones a las víctimas y testigos, y, al mismo tiempo, se interrogará a acusados, los cuales previsiblemente no comparecerán -¿A qué atribuye que después de 56 años de impunidad nunca se haya investigado el genocidio tibetano? -Lo atribuyo a dos factores principales: uno, la presión económica, política y diplomática que ejerce el poderoso y realmente desconocido gigante chino; y dos, la ignorancia y pasividad que se ha instalado en los sistemas políticos y en los corazones de Occidente frente a injusticias y crímenes en otras partes del planeta que sólo parecen existir en la caja boba de la televisión o en el empeño de locos idealistas -Confía en que este asunto se resuelva por la vía judicial y no política -Confío en que este caso judicial se resuelva exclusivamente por la vía judicial, como deber ser La interferencia política y económica suele venir siempre por el peor de los caminos Sin embargo, como optimista-realista no descarto la posibilidad de que el caso tenga buenas consecuencias políticas a mediano plazo sobre la relación y las negociaciones de China con el Tíbet En cuanto a las relaciones de China con España, espero y preveo que seguirán por el cauce idílico-comercial establecido en la reciente visita a España del presidente chino Hu Jintao, por lo que no se verán afectadas significativamente Elías Esteve añade: En todo caso, España tiene un estado de derecho donde el poder judicial debe actuar con total independencia del Poder Ejecutivo Así que esperamos que el gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero deje fluir con total libertad el proceso legal por los cauces que pretenda emplear la justicia

Comentarios