Reconstrucción atrasada

domingo, 8 de enero de 2006
Tres meses después de que Wilma se ensañara durante 58 horas con Cancún y la Riviera Maya, cerca de 80% de la capacidad hotelera permanece paralizada, en espera de los 18 mil 600 millones de pesos que las compañías aseguradoras deben aportar para la reconstrucción, plantea el reportaje que aparece este 8 de enero en la edición 1523 de Proceso Esta cifra es más de 10 veces mayor que los mil 308 millones de pesos que la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) calculó para cubrir los daños ocasionados por Stan, el otro huracán que afectó al sureste mexicano el año pasado Pero en Cancún no sólo resultó dañada la infraestructura hotelera, sino también el más importante atractivo natural que ha hecho famoso internacionalmente a este destino turístico: sus playas Donde antes había arenas blancas bañadas por el azul turquesa del Caribe, ahora se ven peñascos y rocas Sólo algunas playas públicas, como Ballenas, mantienen franjas de cinco a seis metros de arena El gobierno federal se comprometió a invertir, desde el 16 de enero, 20 millones de dólares para recuperar las playas en una franja de más de 12 kilómetros, que abarca la zona hotelera de Punta Cancún a Punta Nizuc La empresa belga Jean Denull se encargará del dragado Sin embargo, ese y otros planes anunciados desde noviembre se han retrasado, ocasionando una pérdida de divisas que la Asociación de Hoteleros de Cancún calcula entre 800 y mil millones de dólares El primer objetivo planteado por hoteleros, comerciantes y aseguradores, así como por autoridades federales y estatales, no pudo cumplirse: recuperar el 75% de la capacidad instalada para el 15 de diciembre de 2005 Ahora, la industria turística del principal destino mexicano tendrá que esperar hasta el próximo 16 de enero para salir a flote entre el fin de la temporada invernal y el inicio de la Semana Santa, dice Proceso en su edición que circula a partir de este domingo 8 de enero

Comentarios

Otras Noticias