Todo para los dioses, de Sergio Fernández

lunes, 13 de marzo de 2006
México, D F, 13 de marzo (apro)? Un volumen de textos del catedrático y novelista Sergio Fernández, publicado por Sello Bermejo de Conaculta, será presentado por su autor el 17 de este mes en la Casa Universitaria del Libro Aparecen en el abanico del narrador y crítico literario Guadalupe Amor, Jean Paul Belmondo, Enrique Álvarez Félix, Luis Cernuda, Federico García Lorca, Montgomery Clift, María Zambrano?, personajes de primera importancia, algunos de vital importancia en su conocimiento personal y formativo (como la filósofa española María Zambrano), en encuentro por las grandes ciudades del mundo a través de grandes viajes ?Fernández es un gran viajero? y el gozo de la cultura y la búsqueda del arte?, la vida privada y la vida intelectual Obra al parecer "barroca y excéntrica", según lectura distraída y rápida ?como lo declaran los editores en la contraportada?, la de Fernández "se distanció rápidamente de la de su generación" (Carlos Fuentes, Salvador Elizondo, Juan García Ponce?), y en realidad se trata de una obra, atendiendo a libros como Los peces (novela) y Segundo sueño (ensayo sobre Sor Juana Inés de la Cruz), "bordada con hilos preciosos de complejidad y exuberación avasalladora de significados" De cualquier manera, el lector encontrará en Todo para los dioses?señala Sello Bermejo? "relatadas con su inimitable sintaxis y melancolía", páginas que el autor define como "experiencias íntimas vividas en carne propia o a través de terceras personas, con un referente inmediato para no caer en el vacío" En seguida, fragmentos de la Advertencia del autor, fechados en su casa de San Angel, Los empeños, llamada así en honor a Juana de Asbaje: "(?) Es claro que este libro puede no publicarse: no es fundamental Sé lo que digo y por eso declaro ?como cuando Maximilian Shell entrevista a Marlene? que I am good, no más, y que nunca he recibido ningún guiño del exterior por no haber encontrado acomodo entre los críticos mexicanos El acontecimiento que propongo es que por vez primera existe (en el texto Todo para los dioses) un juego óptico que permite observar la cópula habida entre dos hombres, aunque después entendí que el mensaje estaba ya dado en la plástica por Francis Bacon, un artífice para sacar de sus propios terrenos la fealdad moral y la fealdad física, logrando que dos monos que parecen hombres o dos hombres con similitud de bestias copulen No me baso en esa serie de cuadros, que conocía ya, pero no me vinieron a la memoria sino a posteriori: pero la deuda antes o después debo reconocerla La diferencia con Bacon (además del genio) es que no me siento un marginado, ni he caído en la trampa de las drogas o la prostitución, como él, cuya alma fue un tugurio? "(?) Este libro no es de "desfiguros", como aquellos otros ?los de mi corazón"? que tuvieron cierto éxito No, no trato de desfigurar la realidad sino de arrastrarla conmigo para exponerla a otros enfoques, que más bien son rigores Este texto, si cabe, es un tutti fruti donde hay cabida para figuras internacionalmente conocidas (Belmondo, Montgomery Clift, Lorca o Cernuda) En la mezcla aparecen ?sin que yo aparentemente las solicitara? otras figuras no desfiguradas: la Félix y Enrique su hijo, Pita Amor Luego vienen algunos núcleos singulares, que si de mí tratan, no significa que sean necesariamente autobiográficos? "(?) Todo para los dioses es un libro singularmente desnudo, si por ello entiendo el amor que se denota por el cuerpo, ya que los mexicanos, llenos de entretelas, lo llevamos ?desde la Guadalupe hasta el Subcomandante Marcos? enmascarado o cubierto del todo, por lo que mi texto pretende llenar ese a medias vacío (se han publicado cosas de escasa calidad) ya que es difícil (o resulta pornográfico ya que no pueril) que la censura no intervenga? "(?) Yo me arriesgo a decir que si bien millones se aventuran a la cópula, también es cierto que puede ser una trampa, pues ella es el centro de la trama donde abreva el amor Mis personajes, como he dicho, son muñecotes, sustituibles Por eso Eolo y Miguel pueden ser X y Z o Rómulo y Remo, ya que hacer el amor es una lid distinta a amar, lid también de más calibre y mayores daños al recibir (quien las desea) sólo promesas Las parejas son múltiples; la cópula única, aunque algunos tengan, ya lo dije, más dones que otros para asuntos tan íntimos "Éste es, en poquísimas palabras, el libro que recientemente terminé El único que me ha puesto a temblar porque pertenezco a la pelea pasada y algunas cosas aún me alarman; sin embargo, con Todo para los diosesme quito el espanto Ahora ya puedo pensar o decir lo de que quiera y como dice Sancho, ?muerto yo, muerto todo? Yo confío en que el virtual lector a lo Quevedo acepte estos trazos postexpresionistas que me acompañan a vivir "Enero 5 de 2004, en "Los empeños", San Ángel, México, DF

Comentarios