Rubén Aguilar: La "voz" ajena

lunes, 27 de marzo de 2006
Corrector de gazapos verbales y generador de conflictos entre miembros del gabinete, Rubén Aguilar, displicente, lo mismo contradice o desmiente a secretarios de Estado y funcionarios, que condena sin juicio o critica a opositores Esa es su labor, como vocero, tan contradictoria como su propio jefe, el presidente Vicente Fox México, DF, 27 de marzo (apro)- "El vocero no tiene voz por sí mismo, es la voz del propio presidente de la República", suele decir Rubén Aguilar Valenzuela, cuya labor es, en efecto, tan contradictoria como su jefe Vicente Fox La más reciente conducta contradictoria de portavoz de la Presidencia de la República fue sobre las declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sobre su presunta intervención en el proceso electoral de México "El proceso electoral sólo corresponde a los mexicanos", puntualizó Aguilar, quien asumió una posición distinta ante el abierto proselitismo de José María Aznar, exjefe del gobierno de España, quien, el 21 de febrero, se pronunció a favor del candidato presidencial panista, Felipe Calderón Otro ejemplo de la conducta de Aguilar, la "voz" de Fox, fue la sentencia, sin juicio previo, contra el dirigente del sindicato de mineros, Napoleón Gómez Urrutia, el lunes 6 de marzo Esquivo ante las preguntas, esa mañana Aguilar remitió a los periodistas a la Procuraduría General de la República (PGR) para informarse sobre las indagaciones del depuesto líder Gómez Urrutia Pero cuando uno de ellos le recordó que la víspera el dirigente acusó al gobierno de perseguirlo para encubrir el escándalo de presunta corrupción de los hijastros del presidente de la República, que lo ha llevado a confrontarse con el Congreso, Aguilar se explayó: "Lo que hay (es) evidencia de corrupción en grado extremo, en grado sumo por parte de ese dirigente Hay pruebas que están siendo analizadas en la Procuraduría General de la República a denuncia explícita (sic) de integrantes del propio Sindicato de Trabajadores Mineros, en particular de la Comisión de Vigilancia encargada de hacer esto" Nada extraño es este comportamiento de Aguilar que condena sin juicio previo, descalifica, teoriza y asume todas las posiciones oficiales desde que asumió el cargo en sustitución de Alfonso Durazo, en junio del 2004 Pero la confrontación no ha sido sólo con toda la oposición, sino también con miembros del propio gobierno --que han optado por la renuncia-- y aun del partido oficialista, el PAN Conforme va agonizando el gobierno, al que le quedan poco más de ocho meses, el sexto vocero de Fox ha ido subiendo el tono de sus expresiones, sobre todo desde que implementó las conferencias de prensa, hace un año, para contrarrestar la convulsión por el desafuero de Andrés Manuel López Obrador Fue a partir de que su colaborador Agustín Gutiérrez Canet comunicó al diario The Washington Post la inminente salida política al desafuero, cuando subrayó: "El vocero del presidente de la República es Rubén Aguilar Valenzuela", dijo en un comunicado leído por él mismo, el jueves 14 de abril Frustrado el intento de inhabilitar a López Obrador --el "señor López", lo llamó--, Aguilar sugirió que los aspirantes a la candidatura panista a suceder a Fox, Santiago Creel, Alberto Cárdenas y Francisco Barrio, debían renunciar a sus cargos Creel, secretario de Gobernación, le respondió, el 2 de mayo, con enojo: "Para que exista certeza de esto, que es muy importante: Los tiempos dentro del gobierno los marca exclusivamente el Presidente de la República, que no ha dicho nada al respecto" --Cuándo usted dice que los tiempos del gobierno, los fija el Presidente, ¿está descalificando al vocero de la Presidencia de la República? --Por eso lo dije de esa manera, con toda intencionalidad, porque de esto sólo habla el presidente de la República, y nadie más, en función de los tiempos al interior del gobierno? Sé que hay muchos que se abrogan (sic) o que más se asumen como autoridades, pero en realidad no lo son Días después, se produjo otro choque en el gabinete tras el exabrupto de Fox, quien afirmó, el viernes 14 de mayo, que en Estados Unidos los mexicanos hacen trabajos "que ni siquiera los negros quieren hacer", interpretado como racista por líderes afroestadunidenses Aferrados Fox y el canciller Luis Ernesto Derbez a no reconocer el tinte racista que se le atribuyó a la expresión, Patricia Olamendi, subsecretaria de Relaciones Exteriores, ofreció una disculpa pública Aguilar la desautorizó "Es un comentario de carácter personal de la subsecretaria El caso para nosotros está cerrado", declaró el miércoles 18, un episodio que semanas después derivaría en la renuncia de la funcionaria Y es que Olamendi declaró, ante diputados, que México podría colaborar en misiones civiles de paz a través de la ONU, pero el vocero descalificó esa posición y corrigió por segunda ocasión a la funcionaria, quien, el 30 de junio, renunció, porque ?dijo? así no se puede trabajar "No voy a aceptar más correcciones del señor Rubén Aguilar", adujo El mismo mes de junio, cuando se organizaba el mitin conmemorativo del triunfo de Fox, previsto para el 2 de julio, un día antes de que se efectuaran elecciones de gobernador en el Estado de México, Aguilar tuvo roces con dirigentes panistas El 8 de junio, el presidente nacional del PAN, Manuel Espino, reprobó la afirmación de Aguilar, quien, por la mañana de ese día, afirmó que el candidato a la gubernatura de esa entidad, Rubén Mendoza Ayala, no asistiría al mitin del 2 de julio para evitar una interpretación proselitista Espino lo desautorizó ante los reporteros: "El responsable del acto es el secretario de Vinculación con la Sociedad del PAN, Gerardo Priego A él es a quien tienen que hacerle caso, y a nadie más" Otro choque tendría Aguilar con Mendoza Ayala, luego de que éste llegó tarde a un encuentro proselitista y puso como pretexto que había desayunado con Fox para revisar encuestas El vocero negó tal entrevista y le reviró el candidato: "Yo trato con el dueño del circo, no con los enanos" Y quien sería humillado por Enrique Peña Nieto en la elección vaticinó: "Rubén Aguilar tiene los días contados" No se cumplió tal vaticinio, pero Aguilar protagonizó otro episodio de confrontación, ahora con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena): El 20 de junio, esta dependencia emitió un comunicado para informar de la destrucción de plantíos de marihuana "en tres municipios de la región de Los Altos, en el estado de Chiapas, dentro del área de influencia del grupo inconforme autodenominado EZLN" El comunicado se emitió un día después de que el subcomandante Marcos reapareciera públicamente y a cuatro días de que el EZLN emitiera una "alerta roja" en la zona, por lo que Aguilar desautorizó la información de los mandos del Ejército Mexicano "Los tres municipios donde se encontraron estos 44 plantíos no están en la zona de influencia zapatista, sino en la periferia de éstos", subrayó el portavoz ante el espeso silencio de la Sedena Seminarista en su juventud, exguerrillero en El Salvador, portavoz de Cuauhtémoc Cárdenas en 1994, activista de organizaciones civiles, Aguilar se insertó en la alta burocracia foxista por invitación de Alfonso Durazo, tras cuya explosiva renuncia se hizo cargo de "la voz" del jefe del Ejecutivo, como lo reitera a menudo, y hasta se hizo acondicionar el salón Venustiano Carranza para impartir sus conferencias de lunes a viernes Aunque Aguilar hace las veces de corrector de gazapos presidenciales, a menudo se escabulle de las presuntas, como ocurrió este viernes 10, cuando Rebeca Sánchez, reportera del IMER, le preguntó sobre la expresión de Fox la víspera, en el sentido de que los gobiernos priistas "nos tomaron el pelo como (a) viles chinos", no implica una ofensa a la comunidad de China y asiática "No tengo ningún comentario, no me parece ni serio, este es un comentario, un dicho popular, no tengo nada más que decir sobre eso", se zafó el vocero En agosto del año pasado, se dejó entrevistar junto con el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, por el dueño de El Sol de México, Mario Vázquez Raña, cuya conversación publicó en cinco partes: --Don Rubén Aguilar, el presidente Fox tiene una particular forma de expresarse; con absoluta franqueza, ¿es difícil ser su vocero? --Desde mi propia experiencia le diría que absolutamente no, que es extraordinariamente fácil Hay una relación muy directa, muy cercana, entre el vocero y el presidente; no podría ser de otra manera Articulamos de manera conjunta buena parte de las respuestas que da el vocero El vocero no tiene voz por sí mismo, es la voz del propio presidente de la República, y ha sido extremadamente fácil?

Comentarios