Tamaulipas: Sin indemnización, ejidatarios afectados por carretera

jueves, 30 de marzo de 2006
* Habitantes del ejido Alta Cumbre entregan queja al Congreso local Ciudad Victoria, Tamps , 29 de marzo (apro)- Aunque la carretera Rumbo Nuevo se empezó a construir desde 1998 y, desde el 2004, está en operación, los habitantes del ejido Alta Cumbre hasta la fecha no han recibido indemnización por los terrenos que fueron afectados por esa obra Ante el Congreso local, el comisariado de este ejido, Santos Farach Delgado, presentó un escrito, en el que además denuncia el daño ecológico que se ocasionó a esa región con la construcción de esa carretera que une a esta ciudad con el poblado de Jaumave, en la ruta hacia San Luis Potosí y la Ciudad de México Esta polémica obra fue iniciada en el sexenio de Manuel Cavazos Lerma, pero antes que fuera inaugurada se vino abajo, y no fue hasta la administración de Tomás Yarrington cuando se concluyó, aunque con una inversión de casi 2 mil millones de pesos para los 37 kilómetros que la conforman, colocándola como la carretera más cara del país, al haber tenido un costo de construcción de 54 millones de pesos por kilómetro Los ejidatarios señalan que terrenos de este ejido fueron afectados por la obra, pero que el gobierno del estado en ningún momento llevó a cabo el proceso de expropiación que legalmente correspondía "Hasta el momento no tenemos conocimiento que se haya llevado a cabo la expropiación de nuestras tierras, y tampoco hemos recibido la indemnización económica respectiva", expone el escrito entregado a los diputados "Por ello", agrega, "exigimos al gobierno del estado demuestre la expropiación de nuestras tierras para la construcción de la carretera" Y mientras que los ejidatarios no han recibido pago alguno por los terrenos afectados, indican, un particular --Jesús Guzmán--, quien supuestamente presentó documentos falsos, el gobierno del estado le pagó con dinero, con una hectárea del parque industrial y con la concesión para explotar los materiales de desecho En cuanto a los daños ecológicos, el escrito menciona que con la construcción de la carretera se destruyeron cientos de hectáreas de vegetación, y que los desechos de excavaciones que se generaron durante la construcción fueron arrojados al río Juan Capitán, "obstruyendo su cauce natural y, por supuesto, impidiendo que su fauna pueda reproducirse" Además, la denuncia advierte que los constructores que explotan actualmente los bancos de piedra, grava y arena a los márgenes de esta carretera, han afectado los taludes, "observándose desgaste de la misma y por ende poniéndose en peligro no sólo la inversión de la obra, sino también la vida de quienes circulan en esa arteria" Los habitantes de Alta Cumbre piden la intervención de los diputados, del gobierno del estado y de dependencias del gobierno federal para que se resarzan los daños causados a los afectados, se tomen medidas para enmendar el deterioro ecológico y se castigue a responsables de las irregularidades cometidas

Comentarios