Francia: Rebelión sin utopía

domingo, 16 de abril de 2006
Ya no existe el Contrato del Primer Empleo (CPE) Capituló Dominique de Villepin, vencido por la movilización creciente de los jóvenes y de los sindicatos El pasado 10 de abril, el altanero primer ministro francés tuvo que tragarse su orgullo para notificar la desaparición del CPE No pronunció la palabra tabú: "cancelación" Tampoco "suspensión", refier Proceso en su edición de este domingo 16 de abril En vez de eso, De Villepin anunció escuetamente su "reemplazo" por una nueva propuesta de ley llamada "Acceso de los jóvenes a la vida activa en las empresas" Esa medida, poco original y de alcance limitado, aumenta la ayuda del Estado a quienes contratan a jóvenes, implica un gasto anual suplementario de 364 millones de dólares para las finanzas públicas y, con suma discreción, fue aprobada el 12 de abril por la Asamblea Nacional, dominada por la derecha Estrepitosa fue la derrota de Dominique de Villepin y del presidente Jacques Chirac, su protector incondicional Pero la victoria de los opositores al CPE fue relativamente moderada Después de semanas de agitación social cada vez más intensa, prevalecen en Francia dos sentimientos: alivio, porque se logró salir de una situación política absurda y se evitaron incidentes graves durante las manifestaciones; y amargura porque durante la lucha contra el CPE fue patente la división total entre la clase política francesa, autista, exclusivamente obsesionada por las elecciones presidenciales de 2007, y la sociedad angustiada por problemas concretos Consumada la derrota de Dominique de Villepin en su afán de imponer el Contrato del Primer Empleo, el sociólogo François Dubet analiza en entrevista los costos de la insensibilidad social del primer ministro y del presidente de Francia, dice Proceso en su edición de este domingo 16 de abril

Comentarios