Demandan israelíes el retiro progresivo de los territorios palestinos ocupados

lunes, 3 de abril de 2006
* Fue el resultado de las elecciones Tel Aviv, 3 de abril (apro) - Las elecciones israelíes del martes pasado para renovar la Knesset (el parlamento unicameral) y para la formación de un nuevo gobierno, dejó una clara mayoría en favor del desmantelamiento de las colonias judías en Cisjordania y el retiro progresivo de los territorios palestinos ocupados Sin embargo, también mostró a un país que está dejando de ser diferente de los demás, con ciudadanos preocupados básicamente por la economía, que sueñan con una administración que ayude a crear una sociedad más justa Con la victoria de Kadima, el partido centrista fundado por el premier Ariel Sharon en noviembre pasado --seis semanas antes de caer en coma por una hemorragia cerebral--, unido en coalición con los laboristas de Avodá y los jubilados del sorprendente partido Gil, queda ahora por ver qué tan profundo será el cambio de dirección en materia económica y hasta donde se avanzará en el frente del conflicto con los palestinos Los comicios, explicó a Apro uno de los voceros del partido Meretz (a la izquierda de Avodá), Yonatan Touval, "trajeron por primera vez en la historia israelí una mayoría sólida en favor de la división de la tierra" Según Touval, asesor político del líder de Meretz, Yossi Beilin (iniciador del proceso de paz de Oslo), "la gran pregunta ahora deberá ser respondida por Ehud Olmert", el primer ministro actuante y jefe del próximo gobierno: "¿Negociará una solución con los palestinos o seguirá adelante por el camino unilateral" puesto en marcha por Sharon con el retiro de los asentamientos en Gaza? Dijo que la única salida adecuada se encuentra a través de negociaciones con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, con el fin de lograr un acuerdo de paz, "Creo que existe una buena chance para ello", añadió Aunque quedó lejos de los más de 40 escaños que pronosticaban las encuestas cuando Sharon estaba aún en el escenario político israelí, Kadima hizo un buen papel con Olmert, en especial teniendo en cuenta que se trata de un partido nuevo sin una base social o estructura definida, y se quedó con 28 bancas A la administración Olmert se unirá Amir Peretz, líder de los laboristas, que sumaron 20 escaños, y los siete diputados del partido de los jubilados Se espera que también entrarán los religiosos de Shas (trece bancas), y quedará por verse si Kadima acepta a Meretz (cuatro escaños) o si dejará al partido de Beilin sólo como aliado parlamentario "Plan diplomático" El jueves pasado, uno de los principales referentes de Kadima, el diputado Roni Bar-On, habló de cual es la regla de oro para sumarse a la nueva coalición Bar-On Dijo que, incluso, los conservadores de Israel Beiteinu, el partido de los inmigrantes rusos liderado por el controvertido Avigdor Lieberman --a quien algunos llaman aquí "el Jean-Marie Le Pen israelí"--, pueden sumarse al gobierno, "siempre y cuando acepten nuestro plan diplomático" de evacuar los asentamientos en Cisjordania y seguir adelante con el muro de separación que deberá servir de base para una futura frontera con Palestina Pero, "cualquiera que se tome el trabajo de mirar el mapa" del plan de evacuación de los asentamientos sobre el cual trabaja Kadima "verá que queda un gran problema por delante", advierte Mario Wainstein, jefe de redacción del semanario Aurora, una popular revista en español que se publica aquí desde hace décadas Es que, según Wainstein, Kadima --siguiendo las ideas de Sharon-- quiere que grandes colonias que se desarrollaron hasta convertirse en pequeñas ciudades, como es el caso de Ariel, sean anexadas a Israel, aun cuando queden rodeadas por palestinos "Ningún palestino ni de Hamas o de Al Fatah puede aceptar eso", reconoce el analista, quien se muestra de acuerdo con la evaluación de Touval, vocero del Meretz A partir de ahora, dice, "va a haber mucha presión sobre Olmert para que negocie con los palestinos, algo que no está precisamente en su agenda", ni en la de la ministro de Exteriores, Tzipi Livni El próximo primer ministro israelí "está mejor preparado para una maniobra unilateral que para una negociación, en la que, si llegara a producirse, tendría que renunciar a mucho más de lo que está dispuesto", como es el caso de Ariel, señala Wainstein El flamante primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, del partido fundamentalista islámico Hamas, puso en aprietos a Olmert, al afirmar que está dispuesto a apoyar nuevas negociaciones de Abbas con Israel Incluso, aseguró que está listo para "redefinir la posición" de su agrupación si el presidente palestino consiguiera un eventual acuerdo con los vecinos "que sirva a nuestros intereses" Pero, advierte Wainstein, "Hamas todavía tiene que demostrar con los hechos" su aparente alejamiento de la intransigencia "Nadie le puede pedir a Israel que negocie con un grupo que ni siquiera reconoce su existencia" como país El analista explica que el gobierno de Jerusalén mantendrá sus tres reclamos lógicos: que Hamas reconozca a Israel; que renuncie a su objetivo de destruirlo físicamente, y que honre los acuerdos alcanzados con las anteriores administraciones palestinas Para los israelíes no se trata, obviamente, de reclamos menores La paz con Egipto y Jordania, aun cuando se trata de una situación de mutua tolerancia más que una amistad de vecinos, llegó precisamente cuando esas naciones establecieron relaciones diplomáticas con Jerusalén, dejaron de lado cualquier posición beligerante y comenzaron a comportarse como vecinos más o menos normales En conversaciones lo suficientemente relajadas para confesar temores profundos, residentes de Tel Aviv recordaban que, desde algunos edificios de la ciudad, es fácil ver los territorios donde se levantará un futuro estado palestino, a una distancia inquietante si se sabe que, quienes residen al otro lado de la frontera, podrían seguir teniendo intenciones de borrar a Israel del mapa Se trata de cortas distancias, como demuestran los misiles Qassam, y ahora también Katyusha, que se disparan regularmente, incluso durante estos días de elecciones, desde el lado palestino contra el israelí De todas maneras, sintetiza Wainstein, "para los israelíes, el asunto palestino está concluido" La idea de la separación, comentan analistas, está completamente aceptada y sólo queda por verse si se hará al estilo de Kadima (unilateral) o de los laboristas (negociada) "Le tomará tiempo al nuevo gobierno de Hamas encarrilarse en una dirección clara", dice Hisham Ahmed, profesor de ciencias políticas en la palestina Universidad de Birzeit "Esa dirección será ampliamente influenciada por el nuevo paquete de presiones que, sobre los palestinos, desató precisamente la victoria parlamentaria de Hamas" Ahmed afirma que la negativa de la jerarquía de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de cooperar con Hamas indica que "habrá una dura competencia por el poder en esta nueva realidad" El analista político palestino Ghassan Khatib estima, por su parte, que el gobierno de Hamas "probablemente sobrevivirá" Según Khatib, "si bien es cierto que la Autoridad Nacional Palestina depende de la ayuda económica externa, es posible que el nuevo gobierno vaya a comprar su supervivencia con concesiones de seguridad y políticas" De hecho, Hamas mantiene un cese del fuego, por lo que, "con este actual comportamiento --agrega Khatib--, es probable que Israel responda recíprocamente con gestos positivos, que luego se repitan a través de la comunidad internacional" Ajenos a estos vaivenes internos de los vecinos, los israelíes demostraron en los comicios del martes pasado, dice el jefe de redacción de Aurora, que "les importa más lo que pasará dentro" del país y no tanto en las relaciones con los palestinos, las cuales --como se dijo- tienen ya un claro destino de separación, asumido, con mayor o menor convicción, por los habitantes de este país Preocupa, por ejemplo que, después de 40 años de trabajar duro, los jubilados reciban apenas unos 1300 shekels (unos 260 dólares) mensuales, cifra bajísima en un país de precios de mundo desarrollado como Israel, donde la línea de pobreza está marcada por debajo de los 363 dólares mensuales de ingreso por persona También, la creciente presencia de mendigos en las calles de Tel Aviv y Jerusalén, ya que, si bien su número está todavía lejos de los niveles latinoamericanos, se trata de una afrenta para los miembros de una sociedad que, hasta hace pocos años, se jactaba de su progresismo, su excelencia educativa y los bajos niveles de pobreza Muchos isralíes tienen todavía que restregarse cuando ven comedores populares montados para las personas con problemas para conseguir alimento La sonora derrota de Binyamin Netanyahu, el líder del derechista Likud, es considerada aquí por prácticamente todos los analistas como una abrumador rechazo a las políticas económicas neoliberales que puso en marcha durante su gestión como ministro de Finanzas, entre 2002 y 2005 El programa de ajuste de Netanyahu resultó en importantes mejoras macroeconómicas, incluido un crecimiento del Producto Interno Bruto, pero como se ve en varios países de América Latina que pasaron por un proceso similar, los niveles de vida de los asalariados cayeron dramáticamente y los pobres son ahora más pobres Se prevé que la economía israelí crecerá un más que saludable 4,5 por ciento este año Pero, cómo se encargó de remarcar el laborista Peretz durante la campaña electoral, una de cada cinco familias israelíes vive actualmente en la pobreza Aumento de la pobreza Un dato confirmado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) indica que 20,5 por ciento de los israelíes vive en la pobreza, lo que significa un alza del 15 por ciento respecto de mediados de los '90 El tema no podrá ser pasado por alto, como bien saben los dirigentes de Kadima, quienes ya están amagando evitar dar a los laboristas de Avodá ministerios económicos, pero íntimamente saben que deberán ceder en algún momento ante la presión de las urnas La voz de los sectores israelíes que se beneficiaron con las políticas de Netanyahu también se hizo sentir después de conocerse la voz de los votantes Al día siguiente de las elecciones, el índice de las principales compañías industriales locales cayó más de dos por ciento y también la cotización del shekel frente al dólar sufrió una caída Por si acaso, los laboristas ya están negociando con los jubilados de Gil y los religiosos del Shas para formar un "bloque social", que se convierta en una coalición de Kadima y obligue al partido de Sharon a cumplir con sus promesas electorales en favor de los más pobres Y si la devolución de los territorios sigue adelante y, finalmente, se cumple la voluntad de los palestinos de tener un Estado propio, posiblemente le llegue a Israel el momento de preocuparse exclusivamente de los problemas económicos y sociales que afectan a la enorme mayoría de los países del mundo, concretando así el sueño de los dirigentes sionistas laicos de ver a los judíos viviendo en paz en una nación tan "normal" como cualquier otra

Comentarios