Impunes, los agentes de la PFP que asesinaron a estudiantes en Reynosa

sábado, 20 de mayo de 2006
Reynosa, Tamps , 19 de mayo (apro)- A un año de que tres estudiantes de esta ciudad fueron asesinados por elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), las investigaciones para dar con los responsables no registran ningún avance En conferencia de prensa, Victoriano Castillo Martínez, padre de uno de los jóvenes, dijo que ni siquiera han recibido una disculpa por parte de las autoridades, luego de que las víctimas hasta fueron identificadas en un boletín oficial como delincuentes y de que les "sembraron" armas para justificar su asesinato Entre la media noche del 20 de mayo y la madrugada del día siguiente del año pasado, un convoy de elementos de la PFP que patrullaba la ciudad, aparentemente confundió a los jóvenes con delincuentes, cuando transitaban por el Puente Broncos de esta ciudad José Reyes Avendaño, de 22 años; Jorge Castillo Fuantos, de 24, y Hernán Alemán Serratos de 22 años, fueron acribillados a balazos después de que, al pasar por el Puente, rebasaron las unidades del convoy policíaco En este incidente, los primeros dos murieron, mientras que el segundo quedó herido y fue clave para que los medios de comunicación pusieran al descubierto el "error" cometido por la PFP Otro joven, identificado como Alberto Jorge Arévalo González, de 22 años, también fue asesinado minutos más tarde cuando casualmente llegó con su vehículo al lugar de los hechos y fue perseguido por los policías En la balacera, murió también un elemento de la PFP, Pedro Moreno Feria, pero se cree que fue por las mismas balas disparadas por sus mismos compañeros, pues las pruebas practicadas a los cuerpos de los jóvenes demostraron que no habían disparado ningún arma Al día siguiente, la PFP emitió un boletín, en el que aseguraba que se había tratado de un enfrentamiento entre policías y presuntos delincuentes, quienes iban armados El abogado de los familiares de los estudiantes, Ricardo López Álvarez, señaló que las investigaciones han sido "muy lentas", por lo que, hasta ahora, no hay ningún consignado ni señalado como posible responsable Por su parte, el Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos emitió un boletín, en el que condena la impunidad que persiste en este caso, al que calificó como una "ejecución extrajudicial" por parte de la tres elementos de la PFP "Para quien dude de que esos crímenes se tratan de ejecuciones extrajudiciales, es necesario recordar que la ONU reconoce como una ejecución extrajudicial el hecho de que una autoridad asesine a otra persona, cuando no se justifique la misma como un caso de defensa propia, máxime como en el caso de Reynosa cuando la parte contraria se encuentra desarmada", señala el boletín "En Reynosa, la PFP alteró las escenas de los homicidios, al retirar los casquillos percutidos, y "sembrar" tres pistolas para acusar a las víctimas de disparar a los agentes, emitiendo tanto la PGR como la SSP sendos boletines en donde se acusa a las víctimas de pertenecer a la delincuencia, y que se enfrentaron a la policía" Añade que, el 20 de diciembre de 2005, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 48/2005, donde se reconoce las deficiencias que existen en la PFP, creada por el gobierno federal y compuesta mayoritariamente por militares, incluidos los mandos medios y superiores "La CNDH recomendó entonces que la PFP sea capacitada para sus funciones policíacas en el ámbito civil, pero un año después observamos que continúa sin la preparación requerida", expone, y señala: que, "en los dos operativos en los que participaron en este año en Lázaro Cárdenas Michoacán y San Salvador Atenco, estado de México, se observó que hubo abuso de autoridad, prepotencia, falta de control de sus elementos y gravísimas violaciones a los derechos humanos" Explica que, en la recomendación emitida por la CNDH, "se hace la observación de que los agentes de la PFP no tienen un manual de operaciones, y que el adiestramiento que reciben las fuerzas federales de apoyo para su actuación, es el correspondiente a un policía militar, así como un curso de inducción a la PFP diseñado para personal de nuevo ingreso "Esto último resulta gravísimo porque, sin citarlo explícitamente, la CNDH acepta en su Recomendación que los elementos de la PFP son personas con formación en el Ejército mexicano, y que fueron enviados a la corporación policíaca federal a pesar de no contar con los conocimientos que debiera aplicar un elemento preventivo, que tiene como misión el trato con civiles, donde lo que se busca es combatir a la delincuencia y no aniquilar a un enemigo, como sí ocurre en las Fuerzas Armadas", indica el organismo no gubernamental "Hoy, a un año de distancia", agrega el boletín, "nuevamente exigimos justicia, el fin de la impunidad, castigo a los responsables de esas ejecuciones extrajudiciales, y que se cumpla con las recomendación 48/2005, para que, en el futuro, otros ciudadanos no sean víctimas de violaciones de los derechos humanos, por parte de elementos de la PFP"

Comentarios