Tras el Pinochet africano

lunes, 29 de mayo de 2006
Ginebra, 29 de mayo (apro) - De manera similar a la petición realizada por el juez Baltasar Garzón para extraditar a Augusto Pinochet del Reino Unido, Bélgica exige a Senegal la entrega de Hissène Habré, el dictador que gobernó en Chad de 1982 a 1990 y en cuyo régimen fueron asesinadas 40 mil personas En ambas ocasiones, la ONU recomendó que se aplique el aut dedere aut judicare, que obliga a los países a juzgar o extraditar a un tirano que, en este caso, vive desde hace 16 años en el lujo impune de su exilio en Dakar El arquitecto del pronunciamiento de la ONU fue el catedrático español, Fernando Mariño Menéndez, uno de los 10 expertos del Comité contra la Tortura, órgano que funciona en Ginebra, encargado de controlar el cumplimiento de la Convención Internacional en la materia "Le hemos dicho a Senegal que lo juzgue (a Hissène Habré) o que lo remita a la justicia de otro país que lo reclame, que debe ser uno de los 141 Estados que han ratificado nuestra Convención Hasta ahora sólo hay una petición de Bélgica, pero si prefieren que el proceso se lleve a cabo en África, y un gobierno de ese continente lo requiere, no habría ningún impedimento", abrevia Mariño Menéndez, el "relator" de este Comité, que llevó adelante la requisitoria contra Hissène Habré En el caso Pinochet, la Corte británica acató en su momento la voluntad de este comité y resolvió extraditar al dictador chileno a España Si embargo, el gobierno de Tony Blair se plegó al reclamo de las autoridades chilenas, que alegaron demencia senil en el exdictador, ayudándolo a zafarse de ser enjuiciado por la Audiencia Nacional en Madrid Abdoulaye Wade, presidente de Senegal elegido en 2000, declaró que entregaría Hissène Habré en caso de que lo solicitara un país dispuesto a organizar un "proceso equitativo" Pero cuando Bélgica se lo solicitó en el 2005, encontró la salida de preguntarle a la Unión Africana lo que tenía que hacer, congelando la demanda de Bruselas en un futuro incierto El pasado miércoles, circunstancialmente de paso por Ginebra cuando el Comité emitió su dictamen, Wade anuló sorpresivamente la conferencia de prensa que tenía prevista, y se negó a responder a los periodistas que buscaron interpelarlo sobre este escándalo, abandonando la ciudad en silencio El papel de perseguidor de Pinochet, que fuera protagonizado por el juez Garzón, es reinterpretado en los procedimientos contra Habré por el letrado estadunidense Reed Brody Graduado en la Universidad de Columbia, Brody integra el equipo de la ONG Human Rights Watch, con sede en Nueva York Con una paciencia infinita patrocinó en 2001 una denuncia de las victimas de Habré presentada en Dakar, donde el dictador se refugió cuando fue derrocado en 1990, provocando que la jurisdicción senegalesa se declara incompetente para hechos criminales sucedidos en Chad "Una vez que agotamos la vía senegalesa, donde el presunto torturador se encuentra radicado, quedamos habilitados por el derecho internacional para desplegar una tenaza judicial Veintiún víctimas se querellaron en Bélgica, que lanzó su pedido de extradición en 2005, mientras que otras siete recurrieron al Comité contra la Tortura de la ONU, que acaba de emitir su veredicto, acercando la hora del juicio", resume Brody en una entrevista en los pasillos del Palacio de las Naciones de Ginebra, donde realiza un discreto cabildeo ante los expertos de la ONU Acabar con la impunidad La Convención contra la Tortura adoptada por la ONU en 1984 fue ratificada dos años después por Senegal Sin embargo, éste país no ha reformado su legislación interna Así, sus tribunales no se ocupan de torturas perpetradas en el extranjero, aun si los autores se encuentran en su territorio "Es cierto que el parlamento belga abrogó en 2003 el ejercicio de la jurisdicción universal para crímenes de lesa humanidad que hubieran sucedido en el exterior y con autonomía de la nacionalidad y del sitio de residencia de sus responsables, pero mantuvo abiertos sumarios en curso de instrucción, como el nuestro, en los cuales estuvieran involucrados sus ciudadanos, lo que ocurre con tres de las 21 víctimas que se querellaron contra Hissène Habré en Bruselas durante 2001", agrega Brody Las denuncias y testimonios de los sobrevivientes se añaden a lo expurgado de los archivos de la DDS --la policía secreta de Habré--, analizados en 1992 por una comisión del Ministerio de Justicia del Chad Las fichas de la DDS fueron consultadas en marzo de 2002 por Daniel Fransen, el juez belga a cargo de la investigación Los documentos revelan que hubo 40 mil homicidios políticos y la práctica sistemática de la tortura en los interrogatorios de los detenidos De hecho, identifica plenamente a mil 208 torturados y asesinados En ese contexto, para Brody, "un juicio en el Chad no sería justo", pues allí gobierna Idriss Déby Itno, quien derrocó a Hisène Habré en 1990, al margen de que Chad no reivindica la extradición a Senegal Al abogado Brody le parece que crear un tribunal ad hoc como el de Sierra Leona, costaría 100 millones de dólares, una suma difícil de conseguir Estima que valdría la pena explorar una formula híbrida de colaboración entre Bélgica, que pide la extradición, y Senegal, que alberga al acusado En cambio, para Mariño Menéndez, sería más factible que Senegal forme un foro penal especial con algún otro país africano, ocasión para que los Estados de la región se vayan acomodando a las exigencia del derecho internacional, en línea con sus propios usos y costumbres "Lo que nos importa es acabar con la impunidad Al fin y al cabo somos los guardianes de la Convención y de la prohibición de la tortura; somos los que vigilamos que eso se respete, y con esta decisión que hemos tomado sobre Senegal estamos además creando un precedente para otros posibles torturadores refugiados en terceros países", finaliza Mariño Menéndez, con un pie en la escalerilla del avión que lo regresa de Ginebra a sus actividades regulares en la Universidad Carlos Tercero de Madrid

Comentarios