Mouriño: más tráfico de influencias

domingo, 18 de junio de 2006
Habilidoso para las maniobras financieras, Manuel Carlos Mouriño Atanes, presidente del Grupo Energético del Sureste, intenta afianzarse en la estructura del poder político mexicano El empresario español, que hace tres décadas llegó en busca de fortuna, se mantuvo en la sombra hasta el año 2000 o meses antes, cuando atrajo los reflectores al ser nombrado coordinador regional de la cuestionada asociación civil Amigos de Fox Mouriño Atanes es padre de tres hijos: Carlos, María de los Ángeles y Juan Camilo, éste último coordinador operativo de la campaña del candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, explica Proceso en su edición de este domingo 18 de junio Al tiempo que el primogénito del empresario se encauzaba en los negocios, el benjamín se perfiló hacia la política En 1997, sirviéndose del poder económico y el influyentismo de su familia, Juan Camilo fue postulado al Congreso local por el PAN aunque estaba impedido para ocupar cargos de elección popular, dada su doble nacionalidad, mexicana y española El incipiente político resolvió el problema alterando su documentación oficial Según copias de documentos obtenidos por Proceso, el coordinador de la campaña calderonista inventó hasta su lugar de nacimiento Con apenas 27 años y recién titulado como licenciado en Economía por la Universidad de Tampa, Juan Camilo Mouriño se convirtió en el diputado más joven de la LVI Legislatura local Luego fue diputado federal en la LVII legislatura, en la que presidió la Comisión de Energía, y en 2003 disputó la alcaldía de Campeche, pero fue apabullado por el priista Fernando Eutimio Ortega Bernés No obstante, en 2004 Vicente Fox lo nombró subsecretario de Electricidad en la Secretaría de Energía, donde antes era coordinador general de Asesoría y Enlace Institucional A ese cargo renunció para seguir a Felipe Calderón Hinojosa en su campaña El 22 de abril de 2003, la directiva de la Delegación 17 de la Sección 40 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana con sede en Lerma, Campeche, turnó el oficio 295/2003 a su secretario general, Sergio López Salinas, para alertarlo sobre el presunto fraude contra Pemex en el que incurría el Grupo Energético del Sureste (GES) y solicitar que se abriera una investigación para proceder legalmente La petición no halló eco Los involucrados se movían en las más altas esferas del poder Por su parte, Carlos Mouriño Atanes, quien llegó a México a finales de los años 70 y en menos de dos décadas amasó su fortuna, se abrió sitio entre los empresarios más influyentes del actual gobierno, destaca el reportaje que aparece en el número 1546 de Proceso

Comentarios