Tijuana: Hallan bajo un puente 4 cabezas; 3 son de policías

jueves, 22 de junio de 2006
* Los cuerpos fueron encontrados en Rosarito; las ejecuciones apuntan a la AFI Tijuana, B C, 21 de junio (apro)- Los cuerpos de tres policías y un civil decapitados fueron descubiertos este miércoles en Rosarito, mientras que sus cabezas fueron localizadas bajo un puente de la ciudad de Tijuana El jefe de los agentes policiacos asesinados, Valente Montijo, apuntó hacia la Agencia Federal de Investigación (AFI), de la que más de un centenar de agentes realizaban un operativo en Rosarito y que, de acuerdo con testigos, detuvieron a los oficiales decapitados Estos hechos iniciaron la tarde del martes 20, cuando la policía municipal de Rosarito, municipio ubicado a 30 kilómetros al sur de Tijuana, recibió el reporte de un "levantón" o secuestro Al lugar se trasladaron tres policías, encabezados por el subcomandante Ismael Arellano, quienes no volvieron a reportarse a su central El comandante de la Policía Municipal de Rosarito, Valente Montijo, informó que este martes se recibió el llamado de un supuesto secuestro en la colonia popular Huahuatay Finalmente, a las 8:30 horas de este miércoles se localizaron los cadáveres de los tres oficiales, además del de un civil, envueltos en cobijas y cinta adhesiva Se trata de los cuerpos decapitados de Benjamín Fabián Ventura, de Jesús Hernández Ballesteros, de 42 años, y de Ismael Arellano Torres, de 36 Fabián Ventura fue escolta del exjefe policiaco de Rosarito, Carlos Bowser, asesinado hace más de un año por el crimen organizado en ese mismo poblado Por su parte, el comandante de la Policía Ministerial, Jaime Niebla, informó que las cabezas se encontraron este miércoles debajo de un puente ubicado al oriente de la ciudad Las cuatro cabezas, pertenecientes a los agentes policiacos, así como a un civil identificado como Jaime Aguilar, se encontraron dentro de bolsas, e incluso aún tenían cordeles atados al cuello En las últimas dos semanas se han registrado más de una docena de ejecuciones, algunas de ellas resultado de secuestros, y otras, de ajustes de cuentas entre grupos del crimen organizado, hasta superar las 160 muertes violentas