Asesoría de ONU a la Corte en sentencias sobre derechos humanos

martes, 6 de junio de 2006
* Apoyará también el proceso de reforma y modernización del Poder Judicial México, D F, 5 de junio (apro)- La Organización de Naciones Unidas (ONU) asesorará a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la elaboración de los proyectos de sentencia que estén relacionados con la aplicación de los compromisos que ha firmado México en materia de protección a derechos humanos Esta sería la primera vez que la SCJN recibirá asesoría de un organismo internacional para elaborar los proyectos de sentencia de los juicios que atiende La asesoría forma parte de un convenio de colaboración que firmó la Corte con el representante de la oficina en México del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, el cual también incluye becas y cursos de capacitación de la ONU para jueces federales Lo que se busca es que "los miembros de la judicatura nacional estén familiarizados con la normativa internacional adoptada para señalar la naturaleza, el contenido y el alcance de esos derechos" Esto último, destacó, porque "si bien los principios básicos y las reglas convencionales en materia de derechos humanos parecen disfrutar del consenso universal, es innegable la distancia que en este campo media entre el discurso y la realidad Sencillamente hablando, el problema consiste en salvar esa distancia" Porque, recordó el funcionario de la ONU, "toda interpretación democrática de la ley del Estado debe hacerse a la luz de los principios y prescripciones de carácter universal que defienden la autonomía, la inviolabilidad y la indisponibilidad del ser humano frente a las conductas que vulneran o ponen en peligro, provengan ellas de servidores públicos o de individuos de condición privada" En el convenio firmado por el presidente de la SCJN, Mariano Azuela, y por los ministros Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, también se establece que la ONU asesorará a la Suprema Corte "en el proceso de modernización judicial y, en su caso, en la reforma del sistema de impartición de justicia, en cuanto a la expedición de leyes o de reformas constitucionales sobre protección de derechos humanos" Al respecto, Mariano Azuela recordó que, desde el 2001, la SCJN presentó una propuesta para crear una nueva ley de amparo, en la que se propuso que este juicio no debía servir sólo para la protección de las garantías consagradas en el orden constitucional, sino también de los derechos humanos reconocidos en tratados internacionales "Por ello ?dijo?, cuando examinamos la posibilidad de firmar este convenio, lo hicimos, como decía, con un gran entusiasmo, conscientes de que esto nos involucrará con un organismo internacional que tiene la preocupación central de lo que también es nuestro objetivo fundamental"