El paisaje agavero, patrimonio mundial

lunes, 24 de julio de 2006
México, D F, 24 de julio (apro)- En el marco de la trigésima reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, celebrada en Vilnius, Lituania, quedó inscrito el Paisaje Agavero y las Antiguas Instalaciones de Tequila, Jalisco, en la Lista del Patrimonio Mundial Se trata de un área de 34 mil 658 hectáreas ubicada en las cercanías del volcán de Tequila y el valle Río Grande, cuyo paisaje se conforma justamente por cultivos de agave azul, utilizados para la elaboración del tequila desde el siglo XVI La UNESCO consideró para su declaratoria: "Dentro de esta zona paisajística están en actividad las destilerías de tequila, que son un exponente del aumento del consumo de ésta bebida alcohólica a lo largo de los siglos XIX y XX Hoy en día, el cultivo del agave se considera parte integrante de la identidad nacional mexicana El sitio comprende el paisaje formado por los campos donde se cultiva actualmente el agave azul y los asentamientos urbanos de Tequila, Arenal y Amatitlán, con grandes destilerías, en las que se fermenta la piña de la planta para fabricar el alcohol" Con esta declaratoria, México no sólo logra la inscripción de su primer sitio en la categoría de Paisaje Cultural en la lista mundial de UNESCO, sino que incrementa a 26 del número de sitios reconocidos como patrimonio mundial Entre ellos se encontraban ya los centros históricos de la Ciudad de México, Oaxaca, Puebla, Morelia y Zacatecas; las ciudades prehispánicas de Teotihuacan, Chichón Itzá y Uxmal; el Hospicio Cabañas de Guadalajara, y el Santuario de las Ballenas de El Vizcaíno, en Baja California Otorgado en esta ocasión también a los santuarios del panda gigante de Sichuan, China; de la fauna y flora de Malpelo, Colombia; a la muralla o "jugol" de Harrar, Etiopía; los círculos megalíticos de Senegambia, en Gambia y Senegal; y el área de arte rupestre de Chongoni, Malawi, el reconocimiento del organismo internacional requirió por parte de México un trabajo de al menos cuatro años Fue en diciembre de 2004 cuando se logró entregar el expediente técnico de la candidatura en las oficinas de la UNESCO, en París, Francia El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Ignacio Gómez Arriola, expuso hace unos meses en un encuentro sobre patrimonio y turismo que la región "ha mantenido una continuidad cultural que se remonta al periodo prehispánico En ella se han desarrollado manifestaciones tangibles e intangibles que involucran al paisaje, la arquitectura y las tradiciones ancestrales" Pero más allá de las justificaciones de carácter histórico y cultural que llevaron a la aprobación del paisaje agavero como patrimonio mundial, es obvio que los productores de tequila se beneficiarán de esta distinción, como lo hacen ya con la llamada "denominación de origen" aprobada desde 1974 en el país y que ha sido reconocida por diversos países, entre ellos Estados Unidos y, hace un par de años, Japón, así como la Unión Europea, con la cual se reconoce mediante un acuerdo internacional que sólo la bebida destilada de agave azul (Agave Tequilaza Weber) producida en la región de Tequila, Jalisco, y algunos estados circundantes, puede llamarse tequila Cabe mencionar que científicos de la UNAM han alertado sobre la introducción de otras especies de agave que no son la Agave Tequilana Weber (nombre científico), para recordar que los reconocimientos que hace la UNESCO mediante la inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial tienen como fin esencial la preservación del bien o del sitio inscrito Vale entonces que las autoridades culturales que se afanaron en obtener la inscripción de UNESCO exijan a los productores su compromiso no sólo en la conservación del paisaje y los bienes culturales que en la zona agavera se encuentran, sino en la preservación de la especie de agave azul, con la cual debe producirse el auténtico tequila, y más aún, en la utilización de esta especie en la producción tequilera para nunca poner en riesgo los reconocimientos de carácter internacional

Comentarios