Opta EU por vía diplomática ante desafío norcoreano

jueves, 6 de julio de 2006
Washington, 5 de julio (apro) - La Casa Blanca y el Departamento de Estado indicaron que se apegarán a los buenos oficios de la diplomacia internacional para abordar el caso de las pruebas con misiles de mediano y largo alcance que realizó hoy Corea del Norte sobre el mar de Japón, en franco a las advertencias de la comunidad internacional "El gobierno de Corea del Norte se puede unir a la comunidad de naciones y demostrar sus intenciones al actuar en concordancia con aquellos de nosotros que creemos que no deben poseer armas nucleares y con aquellos de nosotros que creemos que hay una forma positiva sobre cómo alcanzar un mejor futuro para el gobierno y el pueblo norcoreano", declaró el presidente de Estados Unidos George W Bush La prueba de lanzamiento de siete misiles que hizo el gobierno de Corea del Norte, seis de los cuales son de la clase Scud-C-Rodong de alcance intermedio ?como los que le ha vendido a Irán y Pakistán-- y uno de largo alcance o intercontinental Taepodong-2 que sólo duró 42 segundos en el aire antes de desplomarse en el mar de Japón; técnicamente son una violación a la moratoria que en 1999 y 2004 ratificó el gobierno norcoreano, en la que se comprometió a suspender pruebas con misiles luego de que en 1998 disparara un misil de Taepodong-1 que cruzó todo el territorio japonés antes de caer en el mar "Lo que ha hecho este lanzamiento de cohetes es aislarlos más de la comunidad internacional y esto es muy triste para la gente de Corea del Norte Estoy profundamente preocupado por la situación de los norcoreanos", enfatizó Bush El gobierno estadunidense y los otros 14 países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se reunieron de emergencia en la sede del organismo internacional por pedido de Japón; sostiene que pese a la posición desafiante que asumió el gobierno de Kim Jong Il, no pretenden castigar a dos millones y medio de norcoreanos que viven en la miseria "Espero que el gobierno acepte de manera verificable, abandonar sus programas de desarrollo de armas; y espero que eso sea una mejor oportunidad para que avance el gobierno y pueblo norcoreano", indicó Bush En el Consejo de Seguridad, Japón solicitó la aprobación de una resolución para imponer sanciones económicas a Corea del Norte por la violación a la moratoria que había aceptado para anular las pruebas con misiles "Hay expresiones de preocupación en todo el mundo sobre esta provocación en la que Corea del Norte se ha metido", declaró Condoleezza Rice, secretaria de Estado del gobierno de Bush, quien enfatizó que por ahora la diplomacia y las negociaciones son la vía para solucionar esta crisis internacional Chris Hill, el subsecretario de Estado para Asuntos Asiático, salió de inmediato a la región para reunirse con sus contrapartes de Rusia, China, Japón y Corea del Sur, para intentar definir la estrategia que resulte en el regreso de Corea del Norte a la mesa de las negociaciones diplomáticas Rice apuntó que la prueba con los misiles "tal vez demostró que Corea del Norte se equivocó al pensar que la comunidad internacional no se mantendría unida" ante su desafió "Lo que puede brindar una reunión del Grupo de los Seis es una infraestructura que se pueda utilizar para resolver un problema de este tipo", añadió Rice en referencia a la agrupación formada por Estados Unidos, Rusia, China, Japón, Corea del Sur y Corea del Norte, a través de la cual se negocia para convencer al gobierno norcoreano que desista de sus planes de desarrollo de armas nucleares Tony Snow, el vocero de la Casa Blanca, explicó que pese al pedido de Japón en las Naciones Unidas, por el momento no se anunciarán sanciones económicas contra Corea del Norte; y aclaró que Kim Jong Il, "fracasó" si pensó que con el lanzamiento de los misiles doblegaría al gobierno de Bush para aceptar su propuesta de resolver el tema de los programas de desarrollo de armas nucleares a través de negociaciones bilaterales "Estados Unidos está interesado en una solución diplomática", dijo Snow Analistas políticos y expertos en el tema de los planes armamentistas en la península coreana, insisten en que el lanzamiento de los siete misiles podría ser utilizado por los llamados "neoconservadores o halcones" del gobierno de Bush, para actuar militarmente de manera unilateral contra Corea del Norte, como lo hizo Estados Unidos en 2003 al lanzar la invasión sobre Irak, alegando simplemente la sospecha de ese país tenía armas nucleares; presunción que resultó totalmente falsa La Casa Blanca afirmó que la fallida prueba del lanzamiento del misil intercontinental Taepodong-2 demostró que Corea del Norte aún está lejos de ser una amenaza directa para Estados Unidos: "Una de las cosas que aprendimos es que los cohetes no duran mucho tiempo en el aire, se cayó al mar, pero eso no minimiza mi deseo de resolver este problema", añadió Bush

Comentarios