Líbano: Ajedrez diplomático

lunes, 28 de agosto de 2006
México, D F, 28 de agosto (apro)- Durante la conferencia realizada en Roma para discutir los términos de la paz en el sur del Líbano, el primer ministro libanés, Fouad Siniora, terminó su discurso con una referencia al historiador y senador romano Publio Cornelio Tacito: "Ellos han creado la desolación y a eso le llaman paz" La cita era una acusación libresca al gobierno de Israel Un murmullo dio paso a una emoción confesable Los aplausos de los diplomáticos y mandatarios europeos contrastaron con el rostro adusto de la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice Minutos más tarde, durante una conferencia de prensa, Rice mencionó el "discurso apasionado" de Siniora, e inmediatamente después habló del derecho legítimo de Israel por defenderse frente a los ataques de Hezbolláh El ajedrez diplomático se ha jugado no sólo en el Medio Oriente, sino también en la orbita transatlántica Pero las desavenencias entre Estados Unidos y Europa no pueden ocultar otro hecho incontrovertible: que la guerra en el sur de Líbano ha puesto de manifiesto la inexistencia de una política exterior europea común Respondiendo a sus intereses y alianzas particulares, los países europeos han desempeñado distintos papeles en el nuevo drama del Medio Oriente Romano Prodi y la diplomacia vaticana han estado especialmente activos Días después del inicio de hostilidades, Saad Hariri, el hijo del primer ministro libanes Rafik Hariri, asesinado el 14 de febrero de 2005, no dudó en buscar a Massimo Sodano, a Romano Prodi y a su ministro de asuntos exteriores, Massimo d?Alema, para discutir los términos del cese al fuego De igual manera, Washington propuso que fuera en Roma la conferencia sobre el tema, y ha dado un voto de confianza para que sea Italia y no Francia quien dirija las operaciones de paz en el sur de Líbano El primer ministro israelí Ehud Olmert y su homólogo británico Tony Blair también han respaldado las aspiraciones de Prodi En tanto, el gobierno francés parece inmovilizado por sus propias contradicciones El impulso natural de Francia, desde Charles de Gaulle, es encabezar una política europea independiente y que funcione como contrapeso del poder estadunidense Tradicionalmente, el gobierno galo ha cumplido este designio navegando hábilmente en las procelosas aguas de la diplomacia internacional Pero la responsabilidad de la hora exige tomar riesgos inéditos: encabezar un esfuerzo militar de paz en Medio Oriente Francia, sin embargo, puede no ser el mejor candidato para realizar esta tarea Jacques Chirac se enemistó con el gobierno sirio debido al complot que culminó con el asesinato del exprimer ministro libanes Hariri, quien mantenía una estrecha relación de amistad con el presidente francés Privado de un interlocutor en Damasco --Bashar al Assad no se habla con el inquilino del Palacio del Elisée--, Chirac ha intentado ejercer su liderazgo a través de su relación con Teherán Los encuentros en la embajada de Irán en Beirut entre el ministro del Exterior francés, Philippe Douste-Blazy, y su homologo iraní, Manouchehr Mottaki, han sido aprovechados por ambos países El régimen iraní se beneficia porque Francia le otorga legitimidad frente a Occidente, al proponer que Irán puede desempeñar un papel estabilizador en la actual crisis El gobierno francés, por su lado, obtiene información valiosa al ser uno de los principales interlocutores del estado iraní El problema de Francia es que pronto tiene que tomar una decisión fundamental Si evita inmiscuirse demasiado militarmente en la región, el gobierno gaullista de Chirac habrá disminuido el riesgo de sufrir pérdidas de soldados y, con ello, evitar la crítica de los socialistas rumbo a las elecciones presidenciales del próximo año Pero el otro lado de la moneda es que Francia perderá el liderazgo que siempre ha querido asumir en Europa Por otra parte, si el gobierno de Chirac decide encabezar las operaciones militares en el sur de Líbano, su partido será sujeto a fuertes críticas en caso de que el esfuerzo europeo en la región salga mal Los otros actores La renuencia y vacilación francesa ha sido aprovechada por otros actores en Europa La actividad que ha mostrado el gobierno socialista español parece desmentir las versiones de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero iba a mantener un bajo perfil en su política exterior Su ministro de asuntos exteriores, Miguel Angel Moratinos, se ha reunido en varias ocasiones con su homologo sirio Walid Al-Moualem y con miembros del gabinete pertenecientes a Hezbolláh Junto con Italia, España ha dicho que enviara un contingente nutrido al sur de Líbano en el marco de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (UNIFIL, por sus siglas en inglés) En Alemania, el gobierno encabezado por Angela Merkel parece haber tomado la decisión histórica de romper el mayor de los tabúes impuesto por el pasado Todo hace pensar que soldados del Bundeswehr serán enviados al Medio Oriente como parte del esfuerzo de la ONU para pacificar la zona La presencia de soldados alemanes en las proximidades del territorio israelí puede abrir heridas que aún no sanan Como dijo el embajador israelí en Berlín en 2002: "Aún hay en Israel sobrevivientes del la Schoah" Sin embargo, esta apreciación no la comparte el primer ministro, Ehoud Olmert, quien ha señalado que su gobierno no reprueba el despliegue de efectivos alemanes en Líbano Para Alemania, esto representa un alivio y una complicación La declaración de Olmert y sus consecuencias pueden acercar a ambos pueblos a una reconciliación espiritual Sin embargo, es probable también que, en un contexto por demás explosivo, la cercanía alemana a Israel tenga el efecto de la gasolina arrojada al fuego La paradoja del caso es que ni Estados Unidos ni Gran Bretaña están listos para enviar tropas a la región La coalición angloamericana tiene sus ejércitos en Irak y Afganistán, donde se encuentran trabajando al máximo de su capacidad El gobierno encabezado por Tony Blair no tiene interlocutores en Medio Oriente Sin embargo, el primer ministro británico fue uno de los primeros jefes de Estado en llamar a un cese al fuego inmediato Si Margaret Thatcher fue la conciencia moral y geopolítica de Ronald Reagan, Tony Blair se ha convertido en la conciencia ética y estratégica de George W Bush El primer ministro británico presionó al presidente estadunidense para que acordara con el gobierno francés los términos de la resolución 1701, y frecuentemente ha señalado que la solución final al dilema del Medio Oriente pasa por la creación del Estado palestino En su discurso frente a The Los Angeles World Affairs Council dijo que "nada es más importante para nuestra política exterior que resolver el problema palestino" Hay quienes apuntan, incluso, que Blair ha comentado por lo bajo que se siente traicionado por la falta de voluntad del presidente Bush por solucionar ese problema Quizás las claves para entender el comportamiento estadunidense se encuentren en el diagnóstico que el gobierno de Bush ha hecho de la guerra en Líbano El venerable periodista estadunidense Seymour Hersh ha mostrado cómo el gobierno de su país había sido informado por Israel, mucho antes del 11 de julio de 2006, que atacarían el sur del Líbano, con el fin de destruir el gigantesco arsenal que Hezbolláh había dispuesto, con la ayuda de Teherán, cerca de la frontera con Israel De acuerdo con el periodista, el gobierno estadunidense había hecho el cálculo de que la guerra de Israel contra Hezbolláh, era parte de la batalla más global entre Irán y Estados Unidos Esto explicaría la renuencia inicial de Condolezza Rice para respaldar las distintas propuestas de cese al fuego hechas por Líbano y los gobiernos europeos Pero Israel no pudo liquidar a Hezbolláh de la manera esperada, y entonces fue necesario negociar las condiciones del cese de hostilidades Así se explica el acuerdo entre Francia y Estados Unidos en el seno de la ONU Las piezas del tablero se siguen moviendo y nadie sabe cual será la próxima jugada Una cosa es segura: será inesperada

Comentarios