Pide RSF indagar en el ámbito federal ataques contra periodistas

viernes, 2 de noviembre de 2007
* Evitar presiones políticas de algunos gobernadores, el objetivo Oaxaca, Oax , 1 de noviembre (apro)- La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) solicitó al gobierno federal retomar en el ámbito federal las investigaciones sobre ataques contra periodistas y evitar presiones políticas de algunos gobernadores para que los delitos queden en la impunidad En un informe firmado por Robert Ménard, secretario general de Reporteros Sin Fronteras, la organización reconoció los esfuerzos del gobierno federal por garantizar la libertad de expresión en México, sin embargo, reprobó "la escandalosa impunidad" que rodea los asesinatos de 32 periodistas y la desaparición de siete desde el año 2000 En su informe, la organización puso como ejemplo el caso del estadunidense Bradley Roland Will, camarógrafo de la agencia alternativa de prensa Indymedia, quien fue asesinado el 27 de octubre de 2006 durante el conflicto social y político de Oaxaca, ya que, según Reporteros Sin Fronteras, "puso de manifiesto algunas disfunciones en diferentes escalas del poder" RFS hizo contacto con la familia del periodista asesinado y, de acuerdo con su versión, "la justicia federal no hace otra cosa que retomar las conclusiones de la investigación efectuada por la justicia de Oaxaca: a la víctima la mataron a quemarropa unos militantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), cuando ninguna prueba, ni ningún testimonio, avalan seriamente dicha hipótesis, al contrario, los numerosos testimonios acusaban más bien a policías y funcionarios locales" La organización señaló que "este caso demuestra la necesidad de que se retomen las investigaciones a nivel federal, lejos de las presiones políticas de algunas gobernadores, o de su entorno Es por ello que la federalización del tratamiento penal de los ataques a la prensa se impone en un plazo inmediato" Recordó que en el año 2006, México se clasificó en el segundo lugar de los países más peligrosos del mundo para la prensa, después de Irak, debido a que en ese año nueve profesionales de los medios de comunicación fueron asesinados En su documento, Reporteros Sin Fronteras pidió al fiscal especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), Octavio Alberto Orellana, realice un balance de las investigaciones de ataques a comunicadores Respecto a otros casos de asesinatos o desapariciones, señaló que éstos han puesto en evidencia la dificultad de las autoridades policiales y judiciales para llegar al "corazón de la criminalidad" Al menos, agregó, la mitad de los periodistas asesinados han muerto por interesarse demasiado en las plagas del narcotráfico, el contrabando o la corrupción Mencionó los casos de Alfredo Jiménez Mota, del diario El Imparcial, de Hermosillo, desaparecido el 2 de abril de 2005; de Raúl Gibb Guerrero, director del diario La Opinión, de Orizaba, abatido el 8 de abril del mismo año en el estado de Veracruz En este caso nunca ha comparecido el principal sospechoso Martín Rojas, presunto líder de una banda de traficantes de gasolina Así mismo, el caso de Enrique Perea Quintanilla, fundador del mensual de investigación Dos Caras, Una Verdad, que apareció torturado y asesinado el 9 de agosto de 2006, en el estado de Chihuahua, entidad cuyo gobierno rechazó, en el pasado septiembre, una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), después de que fueran agredidos tres periodistas, así como los asesinatos de Amado Ramírez, corresponsal de Televisa, en Acapulco, ultimado el pasado 6 de abril en el puerto guerrerense; y de Saúl Martínez Ortega, de la revista Interdiario y el diario Cambio, de Sonora, el 23 de abril, a los que hay que añadir tres desapariciones en enero y mayo Recalcó que el año 2007 ha aportado un lote suplementario de tragedias en las filas de la prensa y ninguno de estos casos se ha resuelto, ni juzgado En esta víspera del Día de los Muertos, Reporteros Sin Fronteras se sumó al homenaje de los mexicanos a sus periodistas En virtud de los compromisos adoptados ante la CIDH, la organización espera de su parte un balance preciso de la marcha de las investigaciones en curso, y algunos "gestos fuertes" para terminar con la impunidad

Comentarios