Herencia

lunes, 19 de febrero de 2007
México, D F, 19 de febrero (apro)- ¡Uta! Que frustrante es vivir para ver y comprobar, inquieto y angustiado, que no hay ley del "eterno retorno", porque nada cambia ni siquiera por ciclos, pues todo cambia para que todo siga igual ¡Qué jodida dialéctica! ¿Ustedes la entienden? Yo no Escribo lo anterior, estimados lectores, porque su servidor, tal vez como muchos de ustedes, creía, ¡inocente palomita!, que la globalidad en que vivimos, plural, incluyente y tolerante, como presume que es, nos había liberado para siempre de confrontaciones por cuestiones ideológicas ¿Pues qué, no se ha conformado la misma sobre la muerte de las ideologías? ¿Entonces? Bien, como les iba diciendo, su servidor estaba feliz convencido de que la globalidad nos había puesto a salvo de los grupos, de las asociaciones que pretendieran, con fatua arrogancia, ser poseedoras de la verdad absoluta e, impulsados por esa necia presunción, se creyeran con el derecho de hacer insolentes reclamos y dar lecciones de vida al resto del mundo por una parte y por otra, incluso tener la obligación de imponer, contra viento y marea, su verdad, aunque para ello tuvieran que meter sus narices donde no les llamaban, esto es, intervenir en los asuntos internos de otras naciones Por supuesto, en beneficio de los así redimidos, ¡faltaría más! Sí, ingenuo de mí, eso creía hasta hace unos días, cuando estupefacto me enteré de las declaraciones, recogidas por los diversos medios, que hizo la Organización Democrática Cristina Lo confieso, al conocer las mismas mi gozo se me cayó al pozo y el alma a los pies, ya que por las tales declaraciones, la Organización Democrática Cristiana, bien puede ser considerada la legítima heredera de la vieja y provocadora Internacional Comunista; es más, pienso que esa agrupación de partidos cristianos bien podría denominarse La Internacional Derechista Bueno, esa es mi opinión Desde luego, ustedes, lectores, pueden juzgar que estoy equivocado Es su derecho Pero antes de hacerlo les pido que recordemos las mentadas declaraciones y reflexionen sobre las mismas Tengan en cuenta que no las han hecho cualquier hijo de vecino, sino el presidente y vicepresidente de la sección americana de la Internacional Derechista Según los periódicos, los demócratas cristianos han declarado: "vamos por todos los gobiernos socialistas"; y su vicepresidente, Marcelino Miyares, ha señalado que incluso los país3es de izquierda del continente americano, como Cuba, Venezuela, Brasil y Bolivia, deben cambiar sus políticas; la estrategia para hacerlos cambiar irá desde la asesoría política a los partidos hermanos de esos países hasta incluso el apoyo económico, el dinero, según él, no procederá de grupos radicales o del gobierno de Estados Unidos, sino de fundaciones dedicadas a promover la democracia ¡Qué delicada pureza política!, digo Lo que no me queda claro y por lo tanto no puedo explicarme bien, es que tras estas palabras, que son algo así como una declaración de guerra, el señor Manuel Espino, presidente de esa misma organización, ofrezca un ramo de olivo a los mismos que Miyares descalifica, fustiga y enfrenta, al declarar por su parte que la Organización Democrática Cristiana está dispuesta a dialogar hasta con quienes tienen posiciones políticas radicalmente distintas a la internacional que preside, pues nunca han dicho que van a confrontar ni a la izquierda ni a la derecha ni tampoco que van a combatir nada Ustedes, estimados lectores, ¿entienden y se explican tan contradictorias declaraciones de los más altos dirigentes de la sección americana de la Internacional Derechista? ¿O será que; pasándose de listos, los dirigentes de la Internacional Derechista (que presume de ser poseedora de la verdad absoluta, provocadora e ingerente en la política de otros países, como la vieja Internacional Comunista), le están apostando al juego de "el policía malo" y el "policía bueno" como estrategia para conseguir sus fines? ¿Qué piensan ustedes? Si, puede que me equivoque De todos modos, "una deliberación con respeto", como ofrecen los demócratas cristianos de la mentada Internacional, con oponentes a quienes previamente se ha descalificado públicamente e incluso insultado, a quienes se consideran amenazas y no ignoran que "van por ellos", en lo personal la veo difícil, por no decir imposible Y no creería en ella ni aunque la viera con estos mis ojos Lo siento Sin más y a sus órdenes JUAN NIPORESAS

Comentarios