Descarta Bush "amnistía total" en la reforma migratoria

jueves, 15 de marzo de 2007
Mérida, Yuc , 14 de marzo (apro)- Antes de partir de México, el presidente de Estados Unidos, George W Bush, dijo que en la próxima reforma migratoria no habrá amnistía total para los indocumentados pero tampoco una expulsión masiva de mexicanos y de sus familias Ante la insistencia de los reporteros mexicanos y estadunidenses para que fundamentara su optimismo durante una rueda de prensa, estimó que la gente de su país y en especial los legisladores, cada vez están más convencidos de alcanzar una propuesta intermedia Ésta, según lo explicó Bush, consistirá en no descuidar los empleos que los estadunidenses ya no quieren ejecutar y, al mismo tiempo, mantener el orden y la seguridad en la frontera con México "La amnistía no se va a aprobar No va a haber una ciudadanía automáticamente, eso no va a funcionar La gente en Estados Unidos no está a favor de eso, ni yo tampoco", aclaró En este sentido, agregó que tampoco funcionará que saquen a la gente, ya que la medida acarrearía otra serie de problemas a algunos sectores de la economía, así como a las familias arraigadas en su territorio desde hace años "Sacarlos no es realista Algunos quizá manifiestan esa opinión pero son palabras vacías porque tiene que haber un punto intermedio, una vía lógica para abordar el tema de esos 12 millones de personas que tienen tiempo en nuestro país y por eso se están haciendo estas conversaciones", indicó Al inicio de la reunión bilateral, Bush sólo se manifestó a favor de una reforma migratoria integral, incluso prometió trabajar en ello ante republicanos y demócratas, pero no había explicado cómo pensaba alcanzar ese objetivo Durante la rueda de prensa ofrecida con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, el presidente de Estados Unidos mencionó que los senadores Michael Chertoff y Carlos Gutiérrez están negociando con los republicanos (los que se oponen a los cambios) a fin de encontrar un terreno común "El gobierno participa estrechamente con los senadores republicanos para encontrar ese terreno en común con los demócratas, como el senador Kennedy, quien se está convirtiendo en el líder de los demócratas", estimó De esta manera, Bush pretendió atajar los cuestionamientos sobre cómo librar la negativa a cualquier punto intermedio en el tema migratorio como ya sucedió y que, a su vez, provocó protestas masivas --¿Por qué ahora sí debemos creerle los mexicanos? --le cuestionó la prensa mexicana --No soy apostador, no me gustaría apostar porque cuando apuesto normalmente pierdo; pero soy un hombre siempre optimista, en este caso sobre la reforma integral En tono más serio, pidió considerar que los problemas legislativos llevan mucho tiempo en Estados Unidos y, además, porque mucha gente pensaba que no se estaba cumpliendo con la ley antes de cualquier reforma Ahora, dijo, se sabe que hay un auténtico compromiso con el respeto al Estado de derecho y, "si hay una reforma migratoria, será menos probable que alguien cruce la frontera clandestinamente y por lo tanto podemos mitigar así el sentimiento de inseguridad" No a la renegociación del TLC Al término de la reunión bilateral, hubo pocos acuerdos concretos Uno de ellos, consiste en formar un grupo de trabajo para suavizar la transición del comercio pleno de productos sensibles, como el maíz y el frijol No obstante, Bush dejó en claro su rotundo rechazo a una renegociación en el TLC, ya que afectaría los avances conseguidos, aunque manifestó su deseo de participar en esa transición hacia la apertura total en el comercio de esos productos, vitales en la dieta de los mexicanos Otro de los acuerdos consistió en establecer nuevos puentes y cruces fronterizos, y estrategias que agilicen el tráfico de personas y de bienes Además, ambos presidentes resaltaron que habrá una mayor coordinación para enfrentar a la delincuencia organizada; sin embargo, no explicaron cómo lo lograrán

Comentarios