Alejandro Luna

lunes, 2 de abril de 2007
México, D F, 2 de abril (apro)- Un monstruo prodigioso de la selva teatral, como lo ha definido Hugo Hiriart, Alejandro Luna (México, DF, 1939), arquitecto, diseñador, iluminador y escenógrafo de talla internacional, Premio Nacional de Ciencias y Artes, el pasado 26 de marzo fue nombrado Académico de Número de la Academia de Artes Alejandro Luna es miembro de la joven tradición escenográfica mexicana que cuenta apenas con cuatro generaciones: la del fundador de la escenografía moderna en el país, Julio Prieto; la de su discípulo más destacado, Antonio López Mancera; la del propio Luna, alumno de Mancera, y la de los alumnos de Luna, aunque, como lo dijo alguna vez Fernando de Ita, ni la prensa, ni la crítica, ni la academia, ni la gente de teatro sabe exactamente por qué la obra del maestro Luna es un hito en el teatro de Iberoamérica "Para dar una idea del vacío que existe en nuestro medio en relación con la luz y la escenografía --señala De Ita--, diré que en las Obras Completas de Armando de María y Campos y Antonio Magaña Esquivel, que abarcan 50 años de teatro, no hallé media página dedicada al tema "En las mismas entrevistas que ha concedido Luna en los últimos 25 años, se habla de todo menos de escenografía, y en las reseñas periodísticas, incluyendo las mías, apenas se le dedican algunos adjetivos a esa parte sustantiva del arte colectivo que es el teatro" Es decir, a pesar de que el país cuenta con una gran figura de la escenografía y la iluminación teatrales --el maestro Luna ha expuesto su trabajo en la Cuadrienal de Praga (1967, 1971 y 1975) a la que fue invitado como miembro del jurado internacional en 2003-- estos fenómenos han sido muy poco estudiados en México, lo cual, por otra parte, no demerita en nada la labor creativa de Alejandro Luna Egresado de la Escuela Nacional de Arquitectura, cursó la especialidad Teatros para el siglo XXI en la Universidad de Harvard y es doctor honoris causa por la Universidad de Baja California Ha realizado proyectos y asesorías de 40 edificios teatrales, entre los que se encuentra el Centro Cultural Universitario (CUT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Seleccionado en 2003 por la UNESCO para la reconstrucción del Teatro Municipal de Lima, actualmente asesora el Centro Cultural de la Universidad de Guadalajara, el Nuevo Teatro de la Ciudad de León, Guanajuato, y el Centro de las Artes de San Luís Potosí Como docente ha impartido cátedra en la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en el CUT de la UNAM, así como en diversas universidades y centros teatrales del país Actualmente imparte el curso "Dirección y arte", en el Centro de Capacitación Cinematográfica Fungió como delegado de México en el Primer Simposio Mundial de Escenografía y Arquitectura Teatrales en Praga (1967); miembro fundador de la Sociedad Autoral de Escenógrafos Mexicanos que presidió en el período 1975-77 --durante el cual también presidió la delegación mexicana de la Organización Internacional de Escenógrafos, Técnicos y Arquitectos Teatrales Fue director de la carrera de Diseño Teatral en el CUT, titular de la Dirección de Teatro del INBA y en la actualidad es miembro del Consejo Consultivo de la Coordinación de Teatro de la UNAM Entre sus numerosos reconocimientos, cuenta con quince premios de la crítica teatral; Ariel y Coral Negro por el diseño de producción de la película Frida, naturaleza viva; premio a la Mejor Película de Cine Fantástico en el Festival de París por el diseño de Santa sangre y Distinguished Artist Award 2004, otorgado por la Internacional Society for the Performing Arts Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1994 y miembro emérito desde 2001 Estas son sólo algunas de las cartas credenciales de Alejandro Luna, creador hasta el momento, a lo largo de cuatro décadas, del diseño de escenografía e iluminación de 215 obras de teatro, 23 óperas y diez coreografías Quien quiera acercarse con más detalle a su obra, puede visitar la exposición fotográfica Cuarenta años de teatro, que actualmente se exhibe en el Museo de San Carlos

Comentarios