El narco llega a San Lázaro

domingo, 17 de junio de 2007
Graves acusaciones, como fraude fiscal y protección al narcotráfico no bastan para que los diputados federales desconfíen de un proveedor Es el caso de Luis Montiel Vilchis, señalado por el capo Albino Quintero Meraz como parte de su red de protección, y a quien los administradores de San Lázaro le extendieron la concesión del restaurante La Terraza a sabiendas de que su empresa Profisa ha entregado más de 500 facturas falsas Un pleito conyugal entre socios restauranteros reveló que el actual dueño y "administrador único" de una de las principales concesionarias de comida de la Cámara de Diputados está implicado en actos ilícitos, y presuntamente hasta con el narcotráfico Durante varios meses este personaje entregó facturas falsas a los comensales del restaurante La Terraza, ubicado dentro del palacio legislativo de San Lázaro, debido a lo cual enfrenta un juicio por fraude fiscal Se trata de Luis Montiel Vilchis, quien de manera formal ha sido señalado como miembro de una red de protección a narcotraficantes del cártel de Juárez, presuntamente encabezada por su padre, el general de División retirado Luis Montiel López, según consta en la causa penal 26/2006 de la Procuraduría General de la República Este militar fue acusado por casos de desapariciones de personas en el estado de Guerrero durante los años de la guerra sucia, así como de proteger a narcotraficantes en Chihuahua cuando era el responsable de la V Zona Militar, con cabecera en esa entidad El 8 de mayo de 1993 desapareció en forma extraña el teniente Miguel Orlando Muñoz Guzmán, quien formó parte del 26 Batallón de Ciudad Juárez, a cargo precisamente del general Montiel, según consta en la denuncia que presentaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tanto la madre del teniente, María Guadalupe Muñoz Guzmán, como la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos De acuerdo con el informe 2/06 de la CIDH, fechado el 28 de febrero de 2006, al oficial de 25 años se le asignó la función de "comandante de una partida táctica militar", y poco antes de su desaparición participó en un operativo en el cual fue capturada una camioneta con droga y armas que pertenecía a narcotraficantes Así lo hizo saber el teniente Orlando Muñoz al comandante de la V Zona Militar Según la madre del joven oficial, en su última llamada telefónica éste le expresó su miedo y le comentó que "el enemigo del verde es el mismo verde" En la misma denuncia se establece que el general Luis Montiel López amenazó a Muñoz Guzmán diciéndole "que si se metía en chingaderas lo iba a fregar" Otra historia de familia de Luis Montiel Vilchis, concesionario del restaurante La Terraza ?que funciona dentro de la Cámara de Diputados? atañe a su tío, José Agustín Montiel López, quien fue coordinador de la Policía Ministerial del Estado de Morelos durante la administración del panista Sergio Estrada Cajigal y actualmente está preso en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano (La Palma) José Agustín Montiel fue detenido el 6 de abril de 2004 "por brindar protección a los narcotraficantes Juan José Esparragoza Moreno, alias El Azul, y a Vicente Carrillo Leyva, informó el entonces subprocurador de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, José Luis Santiago Vasconcelos Se le acusó también de estar coludido "en la recepción de avionetas cargadas de droga que durante algún tiempo aterrizaban en el aeropuerto de Cuernavaca, procedentes de Colombia ?droga que era descargada y transportada en vehículos de la policía ministerial hasta Los Reyes La Paz, Estado de México?, así como en la protección de diversos sujetos dedicados a la venta de cocaína al menudeo y de bandas de robacoches" Con la mesa puesta Acusaciones similares apuntan hacia Luis Montiel Vilchis, quien desde 2004 tiene la concesión del restaurante La Terraza junto con dos de sus hermanas y una tía El 26 de mayo de 2002 uno de los narcotraficantes más importantes de México, Albino Quintero Meraz, mencionó que el hoy restaurantero formaba parte de su red de protección cuando operaba en la zona del Golfo y tenía su base de operaciones en Veracruz De acuerdo con la causa penal 60/2002 (actualizada el 11 de julio pasado con el auto 26/2006), el capo reveló: En 1995, en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, estando con Ramón Alcides Magaña, alias El Metro, conocí a José Luis Montiel, hijo del general Luis Montiel, platiqué con el hijo y me dijo que su papá era general, que se encontraba en la Ciudad de México y que pronto le darían la plaza en Veracruz o Puebla, y que si me podía servir lo haría Entonces le regalé a José Luis Montiel 50 mil dólares, pasó un año y medio y no movieron a este señor para donde había dicho Después regresó a Cancún, asegurándome que su papá se iba de comandante regional a Veracruz, pidiéndome dinero para "unos gastos", por lo que le di 100 mil dólares, diciéndome José Luis hijo que cuando su papá estuviera de comandante en Veracruz, yo tendría que darle un pago a su papá, consistente en 200 mil dólares Como a los cinco meses le mandé un pago de 250 mil dólares, entregándoselo a José Luis Montiel hijo para que se lo llevara a su papá, pues ya tenía cinco meses de comandante en Veracruz Luis Montiel siempre iba acompañado de Miguel Barraza, expolicía judicial federal, quien ahora se encuentra en Mexicali y es amigo y compadre mío Miguel Barraza se iba con José Luis Montiel y verificaba que el dinero se le entregara al general Luis Montiel; el último pago se lo hice llegar unos cuatro meses de que lo cambiaran (sic) a la Ciudad de México Continúa el narcotraficante: Los pagos que le hice al General Luis Montiel eran para que me avisara de cualquier operativo que personal militar implementara en el estado de Veracruz, por lo que cuando llegaba algún grupo, a través de su hijo José Luis Montiel, quien le avisaba a Miguel Barraza, me hacían saber de la presencia del mismo y se me decía que si andaba yo en el estado no saliera o me moviera del lugar en donde estaba para que no me detuvieran, recuerdo que fueron cuatro ocasiones en que recibí avisos de la presencia de grupos militares en el estado Al recibir los informes, yo no salía del lugar en que me encontraba, pero a través de gente mía supe que efectivamente llegó a haber movimientos de tropas en el estado Después, en su extensa declaración Quintero Meraz habla de otras autoridades que lo protegieron y que hoy están presas o muertas La ruptura El general Luis Montiel estuvo a cargo de la V Zona Militar en Chihuahua cuando la entidad era gobernada por el panista Francisco Barrio, uno de cuyos colaboradores era Rodolfo Noble San Román, actual secretario de Servicios Administrativos y Financieros de la Cámara de Diputados El PAN ha mantenido esta posición desde abril de 2003 Como el general Montiel es ingeniero y pertenecía al círculo más cercano del entonces secretario de la Defensa Nacional, Enrique Cervantes Aguirre, después de su encargo en Chihuahua éste le asignó la Dirección General de Ingenieros de la dependencia en la Ciudad de México Posteriormente, Montiel fue nombrado comandante de la VI Región Militar, ubicada en La Boticaria, Veracruz En esa época, según Albino Quintero, el general recibió cientos de miles de dólares a través de su hijo Luis Montiel como pago por protección Hoy, el nombre del general sale a relucir a causa de un pleito entre los accionistas de la empresa Promotora Fiesta Satélite, SA de CV (Profisa), que ostenta desde 2004 la concesión del restaurante La Terraza De acuerdo con el contrato privado de compraventa, en poder de Proceso, en 1992 Luis Montiel hijo y su cuñado Adrián Serrano Unda le compraron a Fernando Sánchez Mauries la mencionada compañía y la Promotora y Capacitadora Fiesta Satélite, AC, en 380 mil dólares El 15 de junio de ese año se llevó a cabo el registro de Profisa en Cuautitlán Izcalli, Estado de México Los socios eran los tres hijos del general (Luis, Laura y Luz María Montiel Vilchis) con 30% de las acciones cada uno, su tía María de los Ángeles Vilchis con 5% y Raúl Serrano Unda con el 5% restante Este último está casado con Laura Montiel Vilchis y, según el acta de asamblea constitutiva, fue nombrado presidente del consejo de administración de la compañía Sin embargo, el 29 de noviembre de 2006, en una asamblea a la que no se le convocó, le fueron revocados todos sus poderes e incluso "se le sujeta a los procedimientos, acciones legales y sanciones que resulten derivadas de sus conductas en perjuicio de la sociedad" Antes de perder sus atribuciones, el 5 de abril de 2004 Serrano Unda había conseguido de la Cámara de Diputados la concesión para que Profisa operara el restaurante La Terraza, ubicado en 646 metros cuadrados del sótano del edificio "A" del palacio legislativo El contrato DGRMS-025/2004, copia del cual posee este semanario, fue firmado por Raúl Serrano como presidente del consejo de administración y vencía el 31 de agosto de 2006 Pero a mediados de ese año el matrimonio de Serrano Unda con Laura Montiel empezó a tener problemas Y en noviembre, los hijos del general Montiel destituyeron a Serrano de su cargo al frente del consejo de administración, por lo que éste suspendió la impresión de facturas aprobada por el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y emitió la última de ellas el 28 de diciembre Desde noviembre, los hijos del general impidieron el ingreso de Serrano Unda a sus oficinas centrales, y a partir del 26 de enero de 2007 al restaurante La Terraza Luis Montiel Vilchis, en su calidad de "administrador único", le envió una carta a la encargada del restaurante para notificarle que su excuñado tenía prohibido entrar ahí Según Serrano, el 14 de febrero se dio cuenta de que el actual administrador de La Terraza estaba entregando "facturas falsas", y lo denunció en Naucalpan ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), que abrió la averiguación previa NJ/III/5571/06-12 En su denuncia, el exadministrador indica que "han estado expidiéndole a sus clientes facturas fiscales falsificadas por concepto de los diversos servicios que les han prestado, incluyendo dentro de estos clientes a la H Cámara de Diputados" Así lo ratificó el 20 de febrero e incluso solicitó la presencia del impresor Artemio Molina Colín, quien siempre elaboró las facturas de la empresa Una semana después, el 27 de febrero, el impresor declaró ante la procuraduría mexiquense que, efectivamente, se estaban falsificando facturas, e incluso presentó su propia denuncia contra quien resulte responsable, ya que en los documentos ilícitos se estaría utilizando su registro del SAT En entrevista con Proceso, el impresor ratifica su declaración y sostiene que "la señorita Isabel Flores", de la Secretaría de Gobernación ?no pudo precisar su cargo o función?, se comunicó con él para decirle que personal de esa dependencia acudió a La Terraza y verificó que las facturas que expide el restaurante son falsas Molina Colín dice haberle aclarado la situación a la joven e incluso le informó sobre la denuncia que interpuso Omisión o comisión En cuanto a la Cámara de Diputados, el conflicto descrito no tuvo consecuencias Aunque se le informó verbalmente de la irregularidad con las facturas al secretario de Servicios Administrativos y Financieros, Rodolfo Noble San Román, el 6 de febrero éste solicitó al Comité de Administración de San Lázaro que se le ampliara la concesión a la Promotora hasta abril de este año (originalmente finalizaba en agosto pasado) Pero este comité, encabezado por el priista Víctor Manuel Méndez Lanz, decidió que la concesión de Profisa no se ampliaba hasta abril, sino hasta diciembre de 2007 La medida fue avalada por el legislador panista José Martín López Cisneros Así, el restaurante sigue funcionando bajo la misma administración aunque las autoridades de la Cámara de Diputados saben que la empresa de los hijos del general Luis Montiel ha entregado facturas falsas y que la Secretaría de Gobernación ya lo comprobó En abril, Luis Montiel Vilchis y el contador de Profisa, Armando González, acudieron a declarar ante la PGJEM como resultado de la denuncia de Serrano Unda, y aceptaron que habían mandado a hacer las facturas falsas El contador dijo, entre otras cosas: "A mediados del mes de diciembre del año 2006 fui contactado por el general Luis Montiel López, persona que conozco de muchos años atrás, comentándome que sus hijos necesitaban apoyo tanto en la cuestión administrativa, contable y fiscal dentro de la empresa denominada Promotora Fiesta Satélite, SA de CV (Profisa), en específico su hijo, el licenciado Luis Montiel Vilchis, quien era actualmente el administrador de la empresa, integrándome de esta manera a prestar mis servicios dentro de Profisa" A su vez, el hijo del general declaró: "Tuve la necesidad de buscar gente que me auxiliara para la administración de Profisa, contratando los servicios del contador Armando González Muñoz, persona que me fue recomendada por mi señor padre" Montiel Vilchis reveló también que al cuestionar al contador sobre las facturas falsas, éste respondió que "las había mandado a hacer contando con los números de autorización" y, debido a la urgencia, "encontró por medio de propaganda en la calle un impresor" que prometía entregar facturas en menos de 24 horas Según esta versión, el contador le dio al impresor un formato de las facturas anteriores y éste le prometió entregarlas al día siguiente Después, Armando González únicamente habría verificado por teléfono dicha entrega con la encargada del restaurante Desde entonces, señaló el hijo del general en su declaración, La Terraza habría funcionado "sin dar mayor relevancia a la situación hasta el día de la comparecencia ante esta representación social, en donde me indicó que se había percatado que las facturas que habían mandado hacer no indican el nombre del impresor que las había realizado y que le era imposible localizar al mismo, ya que no contaba con sus datos" Posteriormente Montiel Vilchis asegura que, "derivado del conocimiento de los presentes hechos con relación a la empresa Promotora, se están realizando las aclaraciones correspondientes para la regularización del evidente error cometido por el contador Armando González Muñoz" El contador aceptó que se habían mandado a hacer las facturas pero no se enteró de su carácter irregular hasta que tuvo que responder por la denuncia Por su parte, Laura Montiel confirmó que su padre les recomendó al contador, pero se deslindó de cualquier delito Aunque al principio la denuncia estuvo a cargo de la PGJEM, desde la semana pasada fue atraída por la Procuraduría General de la República (averiguación previa 289/07) y está en manos del agente del Ministerio Público Federal José Luis Rodríguez Muñoz El abogado de Raúl Serrano Unda, Roberto Islas Lombera, señala que se espera que declaren al respecto las autoridades de la Cámara de Diputados, las cuales debieron verificar el correcto funcionamiento de Profisa, empresa que expidió un estimado de al menos 500 facturas falsas

Comentarios