La Corte y Lydia Cacho: frenon explicable

domingo, 1 de julio de 2007
En el aplazamiento de la determinación de la Suprema Corte sobre el caso Lydia Cacho se advierte el temor de esa institución por los alcances políticos que el asunto puede tener Y no es para menos, dice la periodista a Proceso, pues luego de que hasta Felipe Calderón "lucró políticamente" con el escándalo del "góber precioso", la investigación de la SCJN confirmó que se hallan implicados personajes de la talla de Emilio Gamboa y Miguel Ángel Yunes El hoy director del ISSSTE, en calidad de auténtico censor, trató infructuosamente de impedir, desde el poder, la publicación del libro Los demonios del Edén? Hoy director del ISSSTE, bajo bombardeo por la nueva ley que rige a esa institución, Miguel Ángel Yunes tiene un papel protagónico en el caso Lydia Cacho-Mario Marín-pederastia En su calidad de subsecretario de Seguridad Pública federal en el sexenio pasado, maniobró y amenazó para que una orden suya se cumpliera: a como dé lugar debe detenerse la publicación del libro Los demonios del Edén, de la periodista Lydia Cacho Como se sabe, fue inútil el intento del funcionario El libro salió a la luz y hoy es el motivo del escándalo que tiene bajo presión a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y con el cual Felipe Calderón sacó "lucro político" desde que era candidato presidencial En plena campaña, Calderón solicitó juicio político para el gobernador de Puebla, Mario Marín, por su presunta responsabilidad en la violación de las garantías constitucionales de la periodista Incluso, en un acto propagandístico de febrero de 2006, el entonces candidato acudió al Congreso poblano en compañía de diputados panistas locales para firmar una solicitud de juicio contra Marín, pero en realidad nunca firmó el escrito Sólo se tomó la foto, como si en verdad eso bastara para exigir la salida del llamado "góber precioso" En una entrevista con Proceso, la periodista confirma lo que de una u otra manera había trascendido hace tiempo: El 17 de mayo de 2005, Miguel Ángel Yunes mandó llamar a su oficina a Faustino Linares, ciudadano español entonces director general de la empresa editorial Random House Mondadori, entre cuyos sellos está el de Grijalbo, bajo el cual estaba planeado hacer circular dos días después el libro de Lydia Cacho, Los demonios del Edén: el poder detrás de la pornografía Desde su posición de subsecretario de Prevención y Readaptación Social de la SSP, y como uno de los hombres con más información policiaca del país, le exigió al editor: "Paren ese libro Está lleno de difamaciones Todo lo que está ahí escrito es falso La autora es una mentirosa, y lo puedo probar" Faustino Linares le respondió que lo que le pedía era impensable para la editorial, una empresa trasnacional que publica investigaciones periodísticas prácticamente en todo el mundo "La autora tiene todos los elementos de prueba, y nosotros estamos con ella Pero lo que le ofrezco es que le dé una entrevista y metamos un epílogo donde esté su postura sobre el caso" Yunes se ofuscó Le dijo que de ninguna manera, que no le daría una entrevista a la periodista El editor le recordó que en su obra la autora dejaba testimonio de esa negativa, pero que incluyó la defensa que Yunes había hecho en declaraciones públicas En suma, la presentación del libro se mantendría Hombre cercano a Elba Esther Gordillo, Miguel Ángel Yunes aseguró al editor que tenía las pruebas de las mentiras de la escritora "Se las voy a enviar", dijo Pero antes le deslizó lo que Lydia Cacho describe como una sutil amenaza: le recordó que era español y que como extranjero tenía poco tiempo de vivir en México (Meses después, Faustino Linares no sólo dejó la dirección de Random House Mondadori en México, sino también dejó el país) Con rapidez insólita, horas más tarde de aquella llamada, llegó la información de Yunes a la editorial "Yo estaba ahí Eran fotocopias de los documentos con los que aparentemente la Procuraduría General de la República (PGR) lo deslinda", puntualiza la periodista que vincula al funcionario con una red internacional de pederastia Sin embargo, de acuerdo con Lydia Cacho, esos documentos fueron firmados forzadamente por un Ministerio Público que a finales de 2003 estaba investigando el caso de Jean Touma Hanna Succar Kuri, otro de los señalados en esa red junto con el empresario textilero Kamel Nacif Borge y el exsenador y actual coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Emilio Gamboa En ese momento Yunes era diputado federal, cargo que tuvo entre 2000 y 2003 todavía como militante del PRI Las acusaciones sobre la explotación sexual infantil en Quintana Roo se empezaron a ventilar justamente en octubre de 2003, y "Yunes fue a pedirle al entonces delegado de la PGR en el estado, Miguel Ángel Hernández, que le extendiera un documento en el que dijera que no había ejercicio de acción penal porque no había elementos de prueba en su contra Y claro que no los había ?precisa la periodista? porque apenas empezaba la investigación" Ahora, continúa, ese exdelegado está en prisión por proteger al narcotráfico en el estado La presentación del libro se realizó conforme estaba programada, pero como Lydia Cacho había dado aviso a José Luis Santiago Vasconcelos, entonces titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) y actual subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, se hizo con protección policiaca reforzada Aunque Cacho ya contaba con la custodia de agentes de la Procuraduría General de la República, en esa ocasión ocho elementos estuvieron entre el público ante una eventual agresión Nuevos riesgos La publicación del libro ocurrió cuando Yunes tenía apenas cuatro meses de haber llegado a la Subsecretaría de Seguridad Pública, de donde salió en enero de 2006 para ocupar durante todo ese año la Secretaría Técnica del Sistema Nacional de Seguridad Pública, organismo que controla los recursos federales en la materia para toda la República En el cargo, por designación de Calderón, lo relevó Roberto Campa Cifrián, quien también forma parte del círculo político de Gordillo En el sexenio priista, Yunes ya había ocupado cargos relacionados con la seguridad pública, tanto a nivel federal como estatal En Veracruz, su estado, fue coordinador del Consejo Estatal de Seguridad Pública, además de secretario general de Gobierno de 1992 a 1997 Con el libro en circulación, Yunes solicitó una opinión para demandar penalmente a la también presidenta del Centro Integral para la Atención a la Mujer y sus Hijos en Quintana Roo Le recomendaron que no lo hiciera Y Cacho agrega: "Luego consultó a unos civilistas porque quería interponer una demanda civil en mi contra y me quería dejar en la calle por haber escrito el libro" También lo disuadieron "El que sí lo hizo fue Kamel Nacif, quien le pidió a Marín que asegurara mi detención" La detención se consumó en diciembre de 2005 en una acción entre funcionarios de Quintana Roo y Puebla que desató lo que año y medio después el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Juan Silva Meza, describió como "un concierto de autoridades" de los dos estados "para violar los derechos fundamentales" de Lydia Cacho Esa fue una de las conclusiones a las que llegó Silva Meza en la investigación para la cual el pleno de la SCJN lo comisionó en enero pasado, dirigida a indagar la participación del "góber precioso" en la violación de derechos de Cacho Los responsables de la detención, dijo el ministro en su informe presentado el martes 26 a sus homólogos, transgredieron "los principios democráticos del federalismo y división de poderes, en especial de independencia judicial", toda vez que desde la oficina del gobernador de Puebla, amigo de Kamel Nacif, se manipuló al Tribunal Superior de Justicia del Estado para procesar a Lydia Cacho Silva Meza respaldó además lo dicho por la periodista en su libro: que en México "sí existe violación reiterada y sistemática de derechos fundamentales en perjuicio de menores de edad, constituyendo, tal vez, un serio problema que el Estado mexicano, con urgencia, deberá atender" Una de las conclusiones de Silva Meza fue que corresponde al Congreso de la Unión decidir sobre la procedencia o no del juicio político contra Marín Pero en una medida que tomó por sorpresa incluso a algunos de sus compañeros en la SCJN ?como lo dijo la ministra Olga Sánchez Cordero?, el Pleno de ministros decidió, por ocho votos a tres, posponer de manera indefinida la aprobación o rechazo del informe La medida no se esperaba porque en sesión pública del pasado 22 de marzo Silva Meza dio un avance de su investigación e informó a sus homólogos sobre la manera en que estaba trabajando Ninguno de los integrantes del máximo tribunal le objetó nada La determinación también sorprendió porque quien la propuso fue el ministro José de Jesús Gudiño Pelayo, quien en enero pasado había sido el principal promotor en la Corte para que se investigara al gobernador, luego de que un informe preliminar había desestimado su participación El primer informe lo dio a conocer el ahora presidente de la SCJN, Guillermo Ortiz Mayagoitia, quien en diciembre pasado acudió a Puebla con su antecesor, Mariano Azuela, a la inauguración del Palacio de Justicia Federal en el estado Además de Marín, estuvo el magistrado Óscar Vázquez Marín, uno de los autores de ese informe favorable al gobernador poblano y actual miembro del Consejo de la Judicatura Federal, la entidad encargada de vigilar la actuación de los magistrados y jueces federales El argumento de Gudiño para que la Corte pospusiera la discusión sobre el informe de Silva Meza fue que el reporte se debe someter a los criterios que fijará la propia SCJN para regular su facultad de investigación prevista en el artículo 97 de la Constitución El ejercicio de esa atribución fue el que dio origen a la investigación del caso de Lydia Cacho, como en el caso de las violaciones a los derechos humanos en Oaxaca y San Salvador Atenco Además de las autoridades de esos estados, en los documentos están señalados funcionarios federales del sexenio pasado, en particular Eduardo Medina Mora, quien era titular de la Secretaría de Seguridad Pública ?donde coincidió algunos meses con Yunes Linares? y que en el gobierno de Calderón se desempeña como procurador general de la República En la sesión del martes hubo ministros como Mariano Azuela que abogaron, inclusive, por los derechos de audiencia de Marín, tal y como lo había solicitado el propio gobernador a pesar de que durante una diligencia realizada el 28 de mayo pasado y encabezada por el propio Silva Meza en la sede de la SCJN, el jefe del Ejecutivo de Puebla le dijo al ministro que no tenía más que declarar En la sesión de la semana pasada se discutió igualmente, aunque no se definió, si era posible que Marín y los demás acusados pudieran tener acceso a todo el expediente Cacho evalúa: "La Corte puede estar paralizada porque entendió la magnitud del problema En un principio fue una sorpresa para muchos que los ministros hayan decidido posponer la discusión sobre del informe de Silva Meza Puede ser mucho mejor que haya sido así porque tienen la oportunidad de entender cómo un gobierno estatal se vincula en la protección del crimen organizado de manera indirecta "Lo que me preocupa es que la Suprema Corte anteponga los derechos de Marín a los míos y a los de mis testigos Incluso puede poner en peligro a quienes testificaron a mi favor si decide entregar a los abogados del gobernador todos los elementos de prueba no sólo contra él, sino contra sus servidores públicos involucrados, quienes saben que ya está preparada la documentación para las órdenes de aprehensión en su contra en la PGR" Asegura que algunos agentes policiacos pueden ser arrestados de inmediato "Ellos saben que su libertad está en juego Tienen poco que perder Yo conozco a esos policías y me preocupa mucho lo que sean capaces de hacer porque mis testigos pueden ser los culpables de mandarlos a la cárcel durante muchos años" La gran prueba Lydia Cacho advierte que el caso ha puesto a prueba a muchas personas e instituciones En el PRI hay gente que está de acuerdo con el juicio político a Marín, pero hay "cabezas mafiosas como Gamboa" que se oponen Y en el caso de la Corte, estima, se ha obviado la presencia de Yunes y de Gamboa "porque tiene mucho miedo de que se considere esto como un asunto político" Pero la Suprema Corte "tiene una responsabilidad ética con el ministro Silva Meza Si hasta ahora ha obviado esa información, entonces no entendió la tarea que le estaba dando El ministro también quedó entrampado entre las redes de corrupción y colusión de servidores públicos" Sobre Silva Meza, quien ante el aplazamiento de la Corte decidió dar por terminada su comisión, pesa ahora la intención expresada por algunos diputados del PRI poblano de que sea sometido a juicio político, con el argumento de que en su investigación se extralimitó al considerar la misma medida contra el gobernador Al igual que en el caso de Yunes, Lydia Cacho dice que recibió advertencias relacionadas con Gamboa "Fue a través de un personaje menor, un señor que trabaja en hoteles en Quintana Roo Fue a visitarme a mi oficina Me insistió mucho en que no me metiera con Emilio Gamboa, que era muy peligroso, que me podía meter en problemas Al final de esa conversación fui y lo denuncié ante la SIEDO" Sin dudar, dice que de todos los involucrados "Gamboa es el más brillante Sabe lo que hace Cuando se revelaron sus llamadas con Kamel Nacif y éste le dijo ?échale pa?trás, papá?, a la ley de juegos, Gamboa salió unos días después a señalar, sin que nadie se lo preguntara, que se habían producido seis llamadas más con el personaje en el sexenio Fue como decir: "Ya párenle La relación y la amistad existen Están y qué No me pueden hacer nada" Pero Yunes y Gamboa no son los únicos de los que ya no se ha hablado No han sido tocadas las redes de Succar Kuri, afirma "Hay una llamada que resulta fundamental para saber cómo funcionan esas redes Es la que hubo entre éste y Kamel Nacif, quien le ofreció a su interlocutor quedarse con el hotel Sol y Mar, de Cancún, por 7 millones de dólares, a pesar de haber dicho públicamente y ante las autoridades que no eran socios" En esa misma llamada acordaron el tráfico de dos niñas, una de Estados Unidos y otra de El Salvador Hablaron incluso de la cantidad, 2 mil dólares por cada una, además del arreglo de los papeles "La PGR no ha investigado, como tampoco lo ha hecho con otros personajes importantes en el tráfico de menores para fines sexuales", continúa la periodista Una, precisa, "es María Moctezuma, administradora y operadora de Succar Kuri La otra es esposa de éste, Gloria Pita, quien ha dicho que todas las niñas, incluso las más pequeñas, son unas putas Ambas visitan en la cárcel al procesado por pederasta y ni siquiera las han arraigado para interrogarlas" La periodista comenta que Felipe Calderón ha lucrado con su caso Lo hizo en un acto con organizaciones sociales en su casa de campaña en el Distrito Federal, pero el 17 de febrero de 2006, en plena contienda por la Presidencia, estuvo en San Pedro, Cholula, en donde arremetió contra Marín Ese mismo día, en Huejotzingo, en un acto teatral, le sacó la "tarjeta roja" al gobernador Y ya en la capital poblana, acompañó a 10 diputados locales del PAN al Congreso del estado para interponer una demanda de juicio político Se tomó la foto, pero en el escrito entregado al Congreso no aparece ni su firma ni su nombre, según lo comprobó la periodista local Selene Ríos No sólo eso: a unas semanas de asumir la Presidencia de la República y aún con el eco de la revelación de las llamadas entre Succar Kuri y Kamel Nacif, el 10 de enero Calderón fue a Puebla y, al lado de Marín, puso en marcha dos programas sociales En marzo pasado regresó y de nuevo estuvo acompañado por el "góber precioso", bautizado de ese modo por el propio Kamel Nacif durante la llamada telefónica que provocó el escándalo nacional "A Calderón no he ido ni iré a pedirle ningún favor Él no tiene por qué meterse en mi caso Esto es un asunto judicial, no presidencial, aunque él sí se ha aprovechado del caso", asegura Lydia Cacho

Comentarios