El garabato y Estudio Q, de Vicente leñero

lunes, 28 de enero de 2008
México, D F, 28 de enero (apro)- Escritas por Vicente leñero y presentadas por primera vez bajo el sello editorial Joaquin Mortiz, Estudio Q (1965) y El garabato (1967) se reeditaron por tercera ocasión En el caso de la segunda, fue llevada al cine, bajo el mismo título y guión del autor Estudio Q es una novela que basa su historia en un estudio de televisión comercial, donde se narra la aventura de un actor que trata de evadir su personaje para existir fuera de los libretos Por su parte, El garabato narra la historia de un escritor que inventa a un novelista que escribe o lee la novela de otro autor, inventado también Leñero, novelista, cuentista, dramaturgo y periodista, es poseedor del Premio Nacional de Literatura, Premio Xavier Villaurrutia y Premio Biblioteca Breve Seix Barral, entre otros galardones Entre sus obras destacan Los albañiles, El evangelio de Lucas Gavilán y La mudanza A continuación, se transcribe la presentación de Estudio Q: "Todo lo que supone un estudio de televisión comercial, durante el proceso de elaboración de una inverosímil historia seriada, sirve de marco a esta novela Se narra en ella la aventura de un actor que trata en vano de evadir su condición de personaje para existir fuera de los libretos que supuestamente han de otorgarle vida Pero no es sólo el personaje quien se encuentra preso dentro de sus características de ente de ficción; es la obra misma, la novela como novela --junto con el mundo que recrea--, lo que se halla condenado por el autor a vivir únicamente dentro de estas páginas: novela en que los personajes serán siempre personajes y donde las situaciones se hallan paralizadas desde la primera página; experimentos narrativos de las recientes modas literarias "Las descripciones exhaustivas, las reiteraciones y repeticiones que constantemente padece el desarrollo de la trama, los análisis minuciosos e inútiles del personaje en proceso, los recursos puramente mecánicos y hasta los juegos tipográficos, son armas que el autor maneja hábilmente para hacer a un tiempo el retrato irónico de un ambiente que se antoja absurdo, la fina sátira de una literatura en boga, y para ilustrar, sobre todo el drama mismo de la voluntad y de la libertad humanas"

Comentarios