Marina se niega a reinstalar a soldados con VIH

miércoles, 1 de octubre de 2008
MÉXICO, DF, 30 de septiembre (apro) - La Secretaría de Marina rechazó la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) relacionada con el despido injustificado de dos marinos, a quienes se les detectó el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH-sida) En dicha recomendación, la CNDH censuró la actuación de las autoridades de la Marina y sugirió respetarles su fuente de empleo a los dos marinos A pesar de los argumentos esgrimidos por el ombudsman nacional, José Luis Soberanes, el almirante Francisco Saynez Mendoza rechazó la recomendación En un comunicado emitido este martes, Soberanes lamentó la decisión de la Marina y calificó de "discriminatorio" y contrario a la sentencia de la Suprema Corte contra de la Ley del Instituto de Seguridad Pública de las Fuerzas Armadas del 27 de febrero de 2007 Según el artículo 45 de la ley castrense, los elementos que viven con VIH no están capacitados físicamente para permanecer dentro de las filas de las Fuerzas Armadas, y por ello son dados de baja inmediatamente Al respecto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación señaló en una sentencia que estas disposiciones vulneran las garantías de igualdad y de no discriminación contenidas en el artículo primero de la Constitución Política Es decir, la SCJN consideró que eran inconstitucionales A pesar de ello, la Secretaría de Marina rechazó, a través de un oficio (4292/08), la recomendación de la CNDH En respuesta, la CNDH expresó que se trata de una "señal regresiva" y contraria al sentido en que han sido resueltos los casos de portadores de VIH por parte de la Suprema Corte Apenas el 15 de septiembre anterior la CNDH había exhortado a la Marina a reintegrar a sus dos elementos y brindarles la atención médica necesaria La comisión que encabeza José Luis Soberanes recordó que la ciencia médica ya ha demostrado la falta de sustento de quienes argumentan que los portadores de VIH no pueden desempeñar funciones dentro del Ejército Sostuvo que la decisión de la Marina carece de razón jurídica, ya que no existen elementos para justificar la equiparación del concepto de inutilidad con el de enfermedad En su recomendación, la CNDH solicitó a la Marina reparar el daño moral y material a los dos elementos que fueron dados de baja, además de proporcionarles las prestaciones de seguridad social que les corresponden, entre ellas el servicio de salud

Comentarios