El sucesor, frío y duro, pero bueno para el billete

domingo, 24 de febrero de 2008
Frío, duro, de difícil trato y pocas palabras, el sustituto de Juan Camilo Mouriño en la Oficina de la Presidencia, Gerardo Ruiz Mateos, no sólo ha sido uno de los hombres claves del PAN para financiar las campañas de Vicente Fox y Felipe Calderón a la Presidencia de la República, sino también uno de los causantes de que ese partido fuera multado por las autoridades electorales, destaca la publicación 1634 de Proceso Mientras que el 4 de mayo de 2004, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) impuso al PAN una multa por 399 millones 135 mil pesos originada por la intervención y operación paralela de los Amigos de Fox en el financiamiento, apenas este 30 de enero el tribunal confirmó otra multa al partido, por 17 millones 182 mil 381 pesos, a consecuencia de irregularidades en los registros de donativos en especie, pagos a los medios de comunicación y colocación de espectaculares en la campaña de Felipe Calderón Unos días antes, el 21 de enero, el propio Calderón había puesto la Oficina de la Presidencia en manos de Ruiz Mateos, célebre por su discreción y sigilo para tejer y operar redes de donadores de dinero para las campañas políticas Aunque los panistas consultados aseguran no saber mucho de él y sus fotografías publicadas son escasas, Ruiz Mateos tuvo primero, entre sus funciones centrales, la de "cuadrar" el dinero que los Amigos de Fox canalizaban al PAN, y luego, en la campaña de Calderón, la de usar todas sus habilidades y contactos ?en el 2000 fue presidente de la Unión Social de Empresarios de México (USEM), fundada por uno de los hombres más ricos del país, Lorenzo Servitje? para captar los cuantiosos recursos que los grandes empresarios destinaron a su candidato Calderón, además de preparar los reportes adecuados, señala el reportaje que aparece en el número 1634 de Proceso

Comentarios