Adicto

lunes, 11 de agosto de 2008
MÉXICO, D F,11 de agosto (apro)- Respetables y respetados lectores: alegre y orgullosamente les confieso ser un vicioso sin redención, un contumaz adicto, pero no vayan a pensar mal; sí, soy un adicto, pero del cine Por serlo, poco me importa que el mismo sea una obra de arte o un producto comercial, difusor de cultura y del conocimiento o una perdedora de tiempo asistir a él, como piensan algunos Tan adicto le soy, que si siquie5ra rechazo la banal y frívola que pueda tener ?y lo tiene?pues considero que la banalidad y la frivolidad cinematográfica también tiene su parte positiva, como veremos más adelante No ignoro, por supuesto, de que el cine tiene sus enemigos, tan enemigos, que incluso le critican lo que tiene de positivo: el que sea cultura de masas En mi condición de adicto al mismo, me causa risa que, entre sus feroces críticos, no falten los que piensan y han dicho, remedando a Carlos Marx, que es "el opio de los pueblos" ¡Qué bueno que así es! Porque a ver, díganme, que otro espectáculo hay que, por unas monedas, no ofrezca tantas horas de agradable diversión y de tan intensas emociones; que otro espectáculo, por unas monedas, nos permita convivir tanto tiempo, ya sea mujer u hombre, niño, adulto o anciano, con tantas caras bonitas y tantos cuerpos de tentación, que por unas monedas nos dé tantos buenos ratos y hasta, en ocasiones, verdaderas obras de arte Y hay más Si, como dijo uno de sus primeros exegetas, esto es, analista e intérprete, Bela Balazs, por el cine ?y cada vez más, añade este servidor por su parte?"el hombre vuelve hacerse visible", si "el cine desentierra al hombre sepultado bajo conceptos y palabras para sacarlo de nuevo a una inmediata visibilidad", considero que esos pensamientos, esas verdades, justifican e incluso legalizan, por así decirlo, el que este su servidor, como tantos entre ustedes, estimados lectores, seamos unos acérrimos y entusiastas adictos al cine Y todavía hay más aún: ser un adicto al cine no es ningún vicio, sino todo lo contrario: es una virtud eminentemente humana, un suprema distinción, me atrevo a decir, que distingue y separa al humano del resto de los animales, pues, como dejó escrito Goethe, "nada interesa tanto al hombre como el hombre mismo", y H Taine, por su parte, escribió, "el fondo del hombre es la imagen", así que ustedes dirán si tengo razón o estoy equivocado en no ocultar mi adicción e incluso en alardear de la misma ¿Qué piensan ustedes de esta opinión? Para aclarar ideas, bueno será leer lo que al respecto ha expresado el escritor J N García Escudero: "?defiendo al cine de evasión porque hace falta, porque evasión es lo que quiere el público y tiene derecho a quererlo; lo que, a fin de cuentas, buscamos todos en el cine: salir del mundo en que vivimos, refugiarnos en un mundo imaginario, escapar por unas horas a la aridez o al cansancio de nuestra existencia; dar ---lo diré con el título de una película?"cuatro pasos por las nubes" Por eso el cine no es lujo, sino un artículo de primera necesidad para el pobre hombre en tensión de nuestro tiempo, y por eso al cine no le afectan las crisis ni las depresiones Se puede comer menos o vestir peor, pero no se puede dejar de soñar Y el cine es uno de los espacios ideales, como pocos me atrevo a afirmar, para dar rienda suelta a nuestra imaginación para despertar y alimentar nuestros sueños e incluso nuestras pesadillas, pues no sólo de pan vive el hombre, ampliando lo que dice la Biblia ¡Ah!, con razón escribió el ensayista Fernando Vela: "?la butaca del cine es nuestro Clavileño de madera Cuando sumidos en la oscuridad, como Don Quijote con los ojos vendados, el operador tienta la clavija, al punto nos vemos transportados en la noche tan cerca del cuerpo claroscuro de la luna, que casi la pudiéramos asir con la mano" Creo por mi parte, que estas ideas expuestas a su consideración, debidas a sesudos y serios estudiosos del fenómeno cinematográfico, como ya indique más arriba, justifican y hasta legalizan el que tantos entre ustedes y este su servidor, seamos unos apasionados, alegres y desenfadados adictos al cine Pero, humilde que es uno, admito la opinión deque puedo estar equivocado Respetables y respetados lectores de la presente, ¿Cuál es su juicio al respecto? Con mi sincero respeto para todos Lic Max P Dante

Comentarios