Voto conservador, reto de Obama

sábado, 16 de agosto de 2008
WASHINGTON, 15 de agosto (apro) - En el preámbulo de la celebración de la Convención Nacional del Partido Demócrata, donde el senador Barack Obama será ungido como su candidato presidencial, el sector conservador de la sociedad estadunidense que se siente defraudado por el presidente George W Bush, tiende a definirse como "votante conservador independiente" e insatisfecho con las dos opciones que tiene para elegir presidente En Denver, Colorado, donde se llevará a cabo la Convención Demócrata ?del 25 al 28 de agosto--, todos los célebres oradores y líderes de este partido, hasta Hillary Rodham Clinton, la senadora por Nueva York que aún no entiende por qué no es ella la candidata, exaltarán la capacidad política de Obama para sacar del atolladero a un país dolido, resentido y aislado, con discursos que estarán dirigidos a esos "votantes conservadores independientes", más que a la plataforma de electores demócratas Obama tiene perfectamente bien definida su estrategia para conseguir el voto blanco conservador que, por tradición y religión, tiende a ser republicano, sobre todo en la región sur de Estados Unidos, donde los fracasos del gobierno de Bush se materializaron en empobrecimiento desmesurado de la clase media y en el aumento de tumbas de los jóvenes idealistas que perdieron su vida en la guerra de Irak, que se propició y se logró a base de mentiras y violaciones a los acuerdos y leyes internacionales La sociedad evangélica-protestante de los estados sureños de la Unión Americana, que en más de 90% es blanca, desconfía del senador por Arizona, John McCain, el abanderado presidencial del Partido Republicano Los jóvenes evangélicos-protestantes, que son la nueva generación de votantes conservadores y republicanos, temen que con McCain se garantice la continuidad de las políticas imperialistas que impusieron en los últimos años el presidente Bush y el vicepresidente Dick Cheney Pero ni ese temor a la continuidad de políticas fracasadas les convence para mirar en Obama al candidato del cambio; lo consideran demasiado liberal e inexperto para enfrentar a un mundo cada vez más desconfiado y rencoroso para con Estados Unidos Además, es negro Hasta ahora la estrategia de Obama para conseguir el voto blanco de los republicanos decepcionados, es etiquetar a McCain como una réplica de las políticas de Bush La táctica le ha funcionado, parcialmente, en algunos estados del norte del país como Pensilvania y Virginia, mas no en el sur, donde los sentimientos racistas afloran cada vez que en las boletas electorales aparece el nombre de un candidato afro-americano para ocupar cualquier puesto en el sector público A poco más de tres meses de las elecciones presidenciales del martes 4 de noviembre, y a menos de 10 días del ungimiento de Obama como candidato presidencial del Partido Demócrata, las encuestas no marcan una tendencia ampliamente favorable para ninguno de los dos aspirantes De acuerdo con el resultado de la mayoría de los sondeos realizados por los medios de comunicación, Obama conserva una ventaja de entre 3 y 5 puntos porcentuales, en promedio, sobre el senador McCain El pronóstico hoy es que la elección presidencial de Estados Unidos será muy cerrada y el ganador podría sacar una ventaja sobre el derrotado de no más de 3 puntos porcentuales La clave para cambiar esta proyección está en el voto de los conservadores desilusionados con las políticas de Bush, sector electoral que amenaza con elegir candidato hasta cuando se encuentre dentro de la casilla para emitir su voto El reto es para Obama, McCain parece que no logrará convencer a los jóvenes evangélicos conservadores de que él borrará en la Casa Blanca cualquier vestigio que quede de las políticas de Bush

Comentarios