El verdadero Bulnes

lunes, 9 de noviembre de 2009
MÉXICO, D F, 4 de noviembre (apro)- Dentro de las numerosas "revisiones históricas" forzadas que irán surgiendo cada vez en mayor número y con impredecible calidad con motivo de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución, resulta gratificante la aparición de un montaje en el que las premisas son la calidad escénica y el rigor en la investigación: El verdadero Bulnes, de Alberto y Claudio Lomnitz
Igualmente alentador es el Premio Nacional de Dramaturgia 2009 UAM-UdeG (Universidad Autónoma Metropolitana y Universidad de Guadalajara), otorgado a ésta obra con un monto de 200 mil pesos (hasta ahora el más alto en el país para dramaturgia), resultado de que gente con una amplia trayectoria escénica esté ahora encargada de la promoción teatral en las instituciones mencionadas: Igor Lozada, como titular de la coordinación de Artes Escénicas y Literatura de la UdeG, y Jaime Chaband, como jefe del departamento de Artes Escénicas de la UAM
El verdadero Bulnes es un texto que habla de la vida y la obra de un político, orador y periodista mexicano, senador en el gobierno de Porfirio Díaz, miembro de diversas comisiones sobre cuestiones mineras, bancarias, monetarias y de hacienda pública, pero prácticamente borrado de la historia nacional
Como consta en el acta del jurado de este galardón, firmada por Luz Emilia Aguilar Zinser, José Caballero y Juan Tovar, los hermanos Claudio y Alberto Lomnitz nos invitan a reflexionar sobre el dilema ético entre una cómoda permanencia dentro del régimen y la necesidad de cuestionar sus excesos y limitaciones, dilema por demás presente en el México de hoy y que trasciende al personaje en cuestión
Francisco Bulnes --integrante destacado del grupo conocido como "los Científicos", seguidores de la filosofía positivista de August Comte--, a pesar de ser beneficiario del régimen porfirista, se atrevió a realizar una arriesgada crítica que prefiguró muchas de las causas de la Revolución mexicana
Sustentada en un elenco de destacados actores de la Compañía Nacional de Teatro, bajo la dirección de José Caballero, la propuesta escénica abunda en datos que contextualizan al espectador en el momento histórico, en un tono por momentos didáctico, mismo que es superado por una dirección que recurre a un fino manejo del humor, para alejarse del acartonamiento que caracteriza a los temas históricos
Las acciones comienzan en el año 1879, al término del primer periodo presidencial de Porfirio Díaz, y concluyen en 1903, en la época en que aparecían los primeros nubarrones de la Revolución mexicana Entre otras cosas, la obra muestra el camino seguido por personajes como Justo Sierra, José Yves Limantour y el propio Bulnes
         Mientras Limantour se casa con el poder y se vuelve parte indispensable del proyecto económico de Porfirio Díaz, Sierra permanece en la Secretaría de Educación y funda la educación pública en México, mientras que Bulnes se retira del poder y se convierte en un intelectual crítico del sistema, como lo manifiesta en la Segunda Convención Nacional Liberal, donde lanza un impactante discurso (incluido en la obra), con una vigencia que puede resultar aterradora
Mención especial merece el excelente trabajo de producción, con escenografía e iluminación de Luis Manuel Aguilar Mosco; diseño de vestuario de Georgina Stepanenko; diseño de maquillaje y peinados de Carlos Guízar, y videoarte de Alain Kerriou, con fotografías y filmes del Archivo Casasola
Después de su temporada en el Teatro Casa de la Paz de la UAM, del 30 de octubre al 14 de diciembre, El verdadero Bulnes se presentará en Teatro Experimental de Guadalajara a principios de 2010, con las actuaciones de Sergio Cataño, Carlos Corona y Miguel Cooper, entre otros

Comentarios