Detienen en Tijuana a presunto operador del cártel de los Arellano Félix

martes, 22 de diciembre de 2009

MEXICO, D.F. 24 de diciembre (apro).- Omar Fernando Vázquez Hidalgo, señalado como operador del cártel de Tijuana, fue detenido por elementos de la Policía Estatal de Tijuana, Baja California. Se le acusa de estar relacionado con el narcotráfico y otras modalidades del crimen organizado.

Conocido como La Barbie (no se refieren a Edgar Villarreal, el exjefe de sicarios del extinto Arturo Beltrán Leyva), Vázquez Hidalgo, de 34 años de edad, fue detenido en la colonia Lomas Verdes cuando circulaba en un vehículo marca BMW, color rojo, placas de circulación AHL7117.

Vázquez Hidalgo, según su ficha criminal, fue agente de la Policía Ministerial del estado de Baja California, y se desempeñaba como asistente del gobierno panista de Tijuana, en particular de la Oficialía Mayor del ayuntamiento.

Sin embargo, desde los puestos que ocupaba, Vázquez Hidalgo servía al cártel de Tijuana, actualmente encabezado por Teodoro García Simental, El Teo, así como a Saúl Montes de Oca, El Ciego, quien operó bajo el mando de Arturo Villarreal, El Nalgón.

Dentro de sus actividades delictivas a Vázquez Hidalgo también se le relaciona con varios secuestros presuntamente perpetrados desde 2004. Uno de los últimos plagios que se le atribuyeron fue el del dirigente sindical del Instituto Mexicano del Seguro Social en Baja California.

La plaza de Tijuana –una de las más boyantes en el trasiego de droga– está dividida. Una parte del estado está bajo el dominio de Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero, y otros territorios de la entidad están controlados por el cártel de Sinaloa a través de Teodoro García Simental, El Teo, a quien se le identifica como operador de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

De acuerdo con datos de la PGR, Guzmán Loera, a quien se le identifica como jefe del cártel de Sinaloa, opera en Mexicali, vieja plaza que, antes de ser detenido, usufructuaba, y que perdió tras ser expulsado de ese territorio por los hermanos Ramón y Benjamín Arellano Félix.

Comentarios