Sandoval Iñiguez reprueba macrobús del gobernador de Jalisco

jueves, 23 de julio de 2009

GUADALAJARA, Jal , 23 de julio (apro)- El proyecto de construcción de la línea 2 del Macrobus confrontó ya al gobierno de Emilio González Márquez con su tradicional aliado, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez

         Y es que González Márquez pretende que un tramo de dicha línea pase por la parte frontal de la Catedral, lo que, en opinión de Sandoval Iñiguez "es lo más equivocado" que el gobierno puede hacer

Al menos esa es la posición que fijará el arzobispo tapatío en el Semanario Arquidiocesano que estará en circulación el próximo sábado

Según Sandoval Iñiguez, el gobierno estatal sabe que la única solución es el tren subterráneo

Sin embargo, González Márquez, quien, mediante licitaciones amañadas, según denuncias públicas, se alió con la antigua Alianza de Camioneros, hoy llamada Cámara del Autotransporte Urbano y Suburbano de Jalisco, que preside Jorge Higareda y familia, para echar andar ese polémico proyecto

         El Macrobús ?un sistema de transporte articulado tipo BRT (bus rapid transit), similar al Metrobús de la ciudad de México, cuya primera línea puso en funcionamiento el presidente Felipe Calderón en marzo pasado-- provocó, junto con la mentada de madre González Márquez, la derrota del PAN en las elecciones pasadas, según encuestas

         No obstante, el martes pasado, el propio González Márquez dijo que la línea 2 del Macrobús se hará como está planeado "pese al boicot de algunos políticos"

         Tajante, Sandoval Iñiguez expresa en su órgano oficial diocesano que "seguir adelgazando las calles de Guadalajara, de por sí angostas, no es la solución Meter el transporte público común al primer cuadro de la ciudad es lo más equivocado"

          Añade que lo más adecuado es sacar del centro a todos los autobuses urbanos

         Subraya que si las autoridades saben cuál es el remedio y no lo aplican, "es porque los monstruos del transporte son muy poderosos; los dueños de los camiones urbanos, los propietarios de los taxis, se oponen a ello"

         Finalmente, el periódico diocesano, que le dedica un amplio reportaje al  Macrobús, señala que han sido ignoradas, hasta ahora, las protestas de personas que habitan colonias y barrios de los municipios que tocaría la línea 2: Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque y Tonalá

         La inconformidad de la sociedad tapatía en contra del Macrobús ha ido creciendo al conocerse, según denuncias, la serie de subterfugios que emplearon funcionarios del gobierno del estado para aparentar licitaciones públicas, tanto en la concesión de este sistema articulado de transporte, que favoreció a la familia Higareda y a otros empresarios,  como en el concurso para finalmente adjudicar a una empresa extranjera el sistema de prepago con "tarjetas inteligentes"

         Pedro Jiménez González, propietario y representante legal de la empresa local BEA, que ha desarrollado sistemas propios para el prepago y es exitoso en varios países, acusó al gobierno estatal de haber otorgado la concesión del prepago mediante un amañado sistema a la firma coreana EBSA, que extrañamente luego mexicanizaron los mismos dueños de la Alianza de Camioneros

           Afirmó que en este negocio están directamente involucrados  Herbert Taylor Arthur, coordinador de Innovación del gobierno de Emilio González, y Diego Monraz Villaseñor, director de Siteur (Sistema Tren Eléctrico Urbano), que fueron los responsables de la licitación

         BEA, que empató en una segunda licitación con EBSA, fue eliminada de la concesión, mediante argucias, pese a tener prioridad por ser nacional y, concretamente tapatía

          El negocio del prepago, según la empresa afectada, representará para los Higareda una ganancia neta de 2 mil millones de pesos en 15 años, independientemente de lo que ganan con las concesiones de las rutas donde el estado pone la infraestructura y ellos solamente la utilizan sin haber invertido un solo peso de los más de 600 millones que costó sólo la línea 1 del Macrobús que, aparte de diferentes manifestaciones en su contra de parte de usuarios y vecinos por su poca funcionalidad, ha provocado accidentes, en tanto que en las líneas uno y dos del Tren Eléctrico Urbano, prácticamente no ha habido percances en casi 20 años de servicio

Comentarios