Harry Poter y El Príncipe Mestizo: hormonas adolescentes y peleas de vida o muerte

lunes, 27 de julio de 2009
MÉXICO, D F, 22 de julio (apro) Desde la primera entrega se podía oler la esencia mortal que rondaba la existencia de Harry Potter, sin embargo, el halo infantil que revestía el contexto de  la cinta, nos hacía creer que la muerte era un asunto sumamente lejano, en Harry Poter y el Príncipe Mestizo (EU-2009), la fatalidad se materializa de tal forma que nos enfrentamos a un escenario prácticamente aterrador
Dirigida por David Yates, Harry Poter y el Príncipe Mestizo deja a un lado la etiqueta infantil para mostrarnos a unos creciditos y hormonales maguitos que están en camino de convertirse en adultos con las responsabilidades que esto conlleva y con la inevitable conciencia de la mortandad, gracias a la amenaza de Voldemort
De la trama sólo puede decirse que, mientras Harry (Daniel Radcliffe), Hermione (Emma Watson) y Ron (Rupert Grint) está lidiando con sus hormonas (ya no son las infantiles criaturas de siempre, como dice Natalia Lafourcade: "la inocencia se acabó"), Draco Malfoy (Tom Felton) se prepara para realizar un terrible acto que pavimentará el regreso de Voldemort ¿Dumbledore (Michael Gambon) podrá evitarlo?
Por otro lado, Severus Snape (Alan Rickman) fungirá un papel importante en la trama, más importante que de costumbre, ahora conoceremos su verdadera cara
Yates hace un gran trabajo con el guión de Steve Kloves, el cual tuvo que sacrificar partes esenciales del libro para hacer que la historia cupiera en esta cinta
Los personajes están muy bien trabajados, no sólo en el guión, sino también por los actores, y el ambiente que se respira en Hogwarts es más sombrío que nunca
En fin? Más emocionante que la entrega anterior, Harry Poter y el Príncipe Mestizo es la antesala perfecta para un enorme desenlace

Comentarios