Calderón llama a romper inercias y cálculos políticos

lunes, 14 de septiembre de 2009
MÉXICO, D F, 14 de septiembre (apro)- En medio de una fuerte polémica por haber incluido en el paquete económico para el año 2010 un impuesto adicional de 2% en bienes y servicios, el presidente Felipe Calderón aprovechó su visita al Colegio Militar para demandar, una vez más, poner a un lado los intereses particulares y asumir "la gravedad de la hora" ante las transformaciones de fondo que necesita México
Ante cientos de militares reunidos en la explanada del Colegio Militar, quienes participaron en la ceremonia de clausura y apertura de cursos de los planteles militares, el presidente retomó el discurso que ha venido pronunciando desde hace una semana para apuntalar su propuesta económica de ingresos y recaudación
Para Calderón éste es el momento de cambiar a fondo y de romper las inercias haciendo a un lado los cálculos políticos
"De nuestras acciones ?dijo-- depende el transformar a México en país próspero y más justo, donde cada ciudadano, sin distingos de condición social, económica o región del país, tenga las mismas oportunidades de  acceso a la salud, a la educación y  a una mejoría en su calidad de vida"
Hablar sobre política social en una ceremonia militar fue un hecho inusual en el mandatario, quien a lo largo de gobierno ?iniciado en diciembre del 2006?ha optado en este tipo de ocasiones por justificar la guerra contra el narcotráfico y alentar a los militares a sostenerse en pie de lucha
Aunque también motivó a los militares a defender a la patria del crimen organizado, esta vez Felipe Calderón abrió espacio para hablar de otros temas, como del derecho a la salud
Para Calderón, como "generación del Bicentenario", los mexicanos tienen la oportunidad histórica de abrir las puertas a un futuro mejor y a construir una gran país
         La visita al Colegio Militar y este discurso salpicado con el tema de la política social se dio un día antes de los festejos patrios por el inicio de la Independencia de México Para la noche de este martes 15 de septiembre, el gobierno federal ha preparado un festejo inusual: Más allá de los juegos pirotécnicos, esta vez se ha montado un gran escenario frente a las puertas de Palacio Nacional el cual incluye una alberca rectangular Durante ese espectáculo, las luces del Zócalo serán apagadas
         Calderón llegó al Colegio Militar a bordo de uno de los helicópteros PUMA Tras aterrizar subió un jeep descubierto aun cuando estaba cayendo una fuerte lluvia Los cientos de militares que participaron en el desfile tenían, al menos, 40 minutos bajo un chubasco Fue una ceremonia militar pasada por agua Un desfile de banderas escurriendo y botas chapaleando en lagunas sobre el gris concreto
         Ahí, en ese patio central, Calderón dijo a los jóvenes cadetes que el país cuenta con ellos para defender "nuestro territorio, la soberanía del país y la seguridad interna de la Nación", sobre todo, ante la amenazas del crimen organizado
Como comandante supremo de las Fuerzas Armadas,  Calderón instruyó a los cadetes a enriquecer la herencia de heroísmo legada por los Niños Héroes, y a que engrandezcan el historial de lealtad, que es insignia del Ejército y la Fuerza Aérea mexicanos 

Comentarios