La promoción de la danza escénica

lunes, 14 de septiembre de 2009
SANTIAGO, Chile , 9 de septiembre (apro)- ¿Cómo se puede crear un público cautivo de espectadores para la danza?  Desde esta premisa, decenas de promotores culturales especializados se reunieron en el Instituto Goethe de esta ciudad para llevar a cabo el "Seminario Formación de Público de Danza"
         Bajo el auspicio  del Fondo de Cooperación Chile-México, financiado  por la Agencia de Cooperación Internacional del Gobierno de Chile y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, la reunión tuvo cómo objetivo fundamental capacitar a profesores, coreógrafos, bailarines y gestores de cultura sobre  las diversos modelos y herramientas que existen en la actualidad para promover las audiencias masivas para la danza escénica
         Al mismo tiempo, se invitó a esta crítica y a la videoasta Haydé Lachino a compartir sus impresiones sobre ese mismo fenómeno en México
Lo curioso del caso fue que, a pesar de la enorme distancia que separa a México de este lejano país sudamericano, la convergencia en cuanto el fenómeno de formación de público es similar
         De principio, las coincidencias sobresalen en cuanto a que aquellos que quieren crear un público no necesariamente se trata de un cautivo de la danza Es más, en la mayoría de los casos, por encontrarse en ciudades del interior del país, los gestores culturales ni siquiera tienen acceso a algún tipo de danza escénica que no sea la de los grupos locales, si es que existen Por supuesto, los pocos eventos que se llevan a cabo son producidos y realizados por los propios coreógrafos que, a su vez, son maestros, promotores y gestores culturales, en ocasiones independientes, que optan por concursar para obtener fondos gubernamentales y así realizar de su trabajo
         Según lo expresado por Pilar Romero, directora de danza del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de Chile, su trabajo ha implicado la implementación de políticas culturales que simplemente no existían o estaban sólo en papel Al mismo tiempo, según la investigadora dancística María José Cifuentes, encontrar información previa a la dictadura, ha sido de gran dificultad porque aún no hay archivos específicos donde se pueda consultar esta información en el campo de la danza
Además, como lo expuso Carmen Gloria Larens, periodista de El Mercurio, y Marietta Santi, editora de la Revista Impulsos, los espacios para la cultura en los medios impresos y electrónicos son cada vez más reducidos Los suplementos y columnas editoriales para las actividades dancísticas han ido despareciendo ante la avalancha de la información de espectáculos y de espacios informativos "del corazón o chismorreo"
         Pero una diferencia importante entre ambos países radica en que, mientras en México la danza folklórica ?en su forma más distorsionada y absurda-- es la actividad que más se práctica y difunde, en Chile no se habla fácilmente de la escenificación de las tradiciones y, mucho menos, del baile popular Nada se habla para bien o para mal de llevar al foro cuecas,  tangos, tradiciones mapuches y, mucho menos, de los rapa nui de la Isla de Pascua
         La mirada excluyente, lo tradicional, tal vez sea deba a que, durante la dictadura pinochetista, la mirada se tornó ?por decirlo de alguna manera? hacia la excelencia del ballet y de una manera limitada a la danza contemporánea En ambos casos se creó una enorme audiencia que asistía a los teatros principales de esta ciudad a ver a grupos nacionales e internacionales de ballet y de danza contemporánea siempre que no incluyeran cuestionamientos sociales y políticos
         Poco o nada se invirtió en aquellas épocas a la creación de nuevos cuadros de bailarines y coreógrafos En el caso del ballet, las compañías se apuntalaron con bailarines del extranjero y, en el de la danza contemporánea, muchos artistas Patricio Bunster --el mejor ejemplo-- huyó de la dictadura y regresó posteriormente para dar un afortunado giro a la creación, logrando influir acertadamente en las nuevas generaciones
         La actividad dancística chilena es incierta, al igual que en América Latina, con excepción de Cuba Las crisis económicas y políticas obviamente magullan el desarrollo del arte Además, Chile es un país dividido brutalmente entre una derecha añeja  y reaccionaria y la izquierda que no logra hacerse de todos los recursos  para revitalizar a las comunidades pobres  y necesitadas de ayuda urgente
         Pero tal vez la situación de México sea peor Debido a la corrupción y negligencia de los políticos en turno, el desastre mexicano pasa por el desánimo y la franca necesidad de los grupos de danza de buscar su futuro fuera de las fronteras
 

Comentarios