AMLO no es un peligro para México: Canaco Guadalajara

miércoles, 27 de octubre de 2010

GUADALAJARA, Jal., 27 de octubre (apro).- En un encuentro entre empresarios y el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, el presidente de la Canaco local, Miguel Alfaro, sostuvo que el político tabasqueño “no es un peligro para México”. El verdadero peligro –acotó el líder patronal-- es la ausencia de consensos en el país.

En respuesta, López Obrador aclaró que no está en contra de empresarios ni comerciantes. “¿Cómo vamos a estar en contra de quienes con tantos esfuerzos y respetando la ley se han hecho de un patrimonio y aportan empleos? Para nada. Nuestro proyecto alternativo de nación contempla activar los tres sectores, pues el sector público no puede solo y requiere del privado y el social. Debemos echar a andar los tres”.

Luego destacó que la inseguridad que vive el país se debe a que las autoridades carecen de “calidad moral” para meter en cintura a los delincuentes.

El político tabasqueño también destacó que “la barbarie” que sufren los mexicanos es resultado de un México sin esperanzas, luego de 30 años sin crecimiento económico.

         De visita en Guadalajara, donde se reunió con empresarios, el tabasqueño explicó que la pérdida de calidad moral y el colocar el dinero como el único bien supremo han traído la descomposición nacional, pero aún puede haber salvación, pues hay una reserva importante de valores en la cultura mexicana.

         “Ahora la codicia es virtud. Y todo por la pérdida de valores que sufrimos y por pensar que la felicidad está en el dinero. Esto nos llevó a la decadencia. Pero aún hay salvación. Desgraciadamente Calderón y sus testaferros, ¿qué autoridad moral pueden tener? Ahí empiezan los problemas. Desde hace quince años se borraron las líneas y la autoridad y la delincuencia es la misma. Ahí la gente que buscaba ganar elecciones sin escrúpulos recibía recursos sucios y luego entregaba la Seguridad Pública a los delincuentes. Este cáncer contaminó los tres niveles de gobierno”, acusó.

         Refirió a empresarios que los actuales extremos de odio e irracionalidad son el resultado de un país sin esperanza, sin posibilidad de salir adelante y de una juventud sin amor que piensa que la muerte es segura y la vida es incierta. “Prefieren vivir un año con dinero en la bolsa que treinta en la pobreza. ¡Qué triste! Esto es sólo un reflejo más de que el modelo neoliberal fracasó”.

         Agregó que ahora los residentes del norte del país está migrando al Distrito Federal, lo cual parece increíble, considerando la reputación que tenía hace algunos lustros la Ciudad de México.

         López Obrador se reunió primero con la Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos (UCMA), donde escuchó inquietudes de líderes del comercio.

Al encuentro incluso acudieron expanistas, como el exalcalde de Guadalajara, Fernando Garza. Ahí le hicieron ver que los comerciantes están muy golpeados, sobre todo los que venden productos agrícolas, ya que el esquema fiscal no les beneficia, pues se exigen facturas y pagos con cheque, pero los campesinos no les pueden dar esos documentos y forzosamente exigen efectivo.

Después dictó una conferencia en el auditorio de la UCMA, acompañado del diputado del Partido del Trabajo (PT), Enrique Ibarra, y el alcalde perredista de Tlajomulco, Enrique Alfaro, a quien respaldó en sus aspiraciones rumbo a la gubernatura de Jalisco.

López Obrador hasta bromeó cuando falló el micrófono: “Es que es un compló”, dijo, comentario que arrancó las carcajadas de los presentes.

         Luego se reunió con empresarios en la Cámara de Comercio, en que expuso al presidente de Canaco Guadalajara, Miguel Alfaro Aranguren, así como a los miembros del organismo, su proyecto económico.

Ahí aclaró que no está en contra de empresarios ni comerciantes. “¿Cómo vamos a estar en contra de quienes con tantos esfuerzos y respetando la ley se han hecho de un patrimonio y aportan empleos? Para nada. Nuestro proyecto alternativo de nación contempla activar los tres sectores, pues el sector público no puede solo y requiere del privado y el social. Debemos echar a andar los tres”.

El también aspirante presidencial detalló que la política económica mexicana no estimula la generación de empleos y, al contrario, el régimen fiscal es un freno al crecimiento de la pequeña y mediana empresa y hasta para algunas grandes firmas.

En cambio, los grupos monopólicos con utilidades billonarias reciben condonaciones de impuestos, denunció.

En entrevista con Apro, comentó:

“Me invitaron a Guadalajara desde hace tiempo a reunirme con comerciantes y empresarios. Su principal preocupación es por la crisis económica, la inseguridad y la violencia. Los empresarios son fundamentales para sacar al país del atraso en que se encuentra.

“Lo que queremos –continuó-- es que conozcan nuestro proyecto y que no lo manipulen los de la cúpula del poder empresarial; ésos no nos quieren a nosotros porque no quieren que les vaya bien a los empresarios que no están en la punta de la pirámide. A ellos siempre les va bien y no quieren al pueblo. En este proceso para cambiar al país hay que sumarnos todos los ciudadanos y los sectores productivos y profesionales”.

Abordado por la prensa al término del encuentro en Canaco, López Obrador planteó la necesidad de recuperar el Estado de manera democrática para que deje de ser un comité a favor de una oligarquía. “Por eso es mi intención de participar en el 2012”.

Añadió que tiene en muy alta estima al alcalde perredista de Tlajomulco, Enrique Alfaro, aspirante a la gubernatura: “Lo considero un servidor público honrado y eficiente y con sensibilidad social. Para mí es una gente de primer orden. Tiene las tres ‘C’ que se necesitan. Cabeza, corazón y carácter”.

         El presidente de la Canaco Guadalajara, Miguel Alfaro, dijo a Andrés Manuel López Obrador que “nosotros no compramos derecha, izquierda o centro. Nosotros creemos que hay posturas ideológicas liberales o conservadoras. Pero en el gobierno hay que buscar igualdad de oportunidades, y eso se hace atendiendo las necesidades de la sociedad y promoviendo los valores como él lo dice. Claro que él no es un peligro para México. El verdadero peligro es que no haya consensos”, atajó.

         Posteriormente, Lopéz Obrador se trasladó al auditorio Salvador Allende del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, donde se reunió con estudiantes y simpatizantes de su movimiento político. Planteó de nuevo su tesis de que México está controlado por una mafia integrada por 30 empresarios y tecnócratas.

         Reitero que no está de acuerdo con las alianzas: “El PRI y el PAN son lo mismo. La única diferente que hay entre la cúpula panista y la cúpula priista es que los priistas son rateros y los panistas son ladrones”.

         En este evento estuvo acompañado por políticos e intelectuales como Jaime Cárdenas, Víctor Flores, Enrique González Pedrero y Lorenzo Meyer.

Comentarios