Los narcos están locos: Calderón

miércoles, 27 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de octubre (apro).- Estados Unidos tiene una “clara responsabilidad” en la ola de violencia que azota al país, afirmó hoy el presidente Felipe Calderón, en una entrevista con la cadena BBC, de Londres.

Calderón reiteró que mientras Estados Unidos siga siendo el mayor consumidor de drogas en el mundo y la Casa Blanca no redoble esfuerzos para limitar el tráfico ilegal de armas hacia México, en el país “seguirá presente” el problema del crimen organizado y de la narcoviolencia.  

“Vivimos al lado del principal consumidor de drogas del mundo y todos quieren vendérselas”, dijo el presidente de México, quien insistió que aún cuando Estados Unidos no es totalmente responsable de la violencia, “por supuesto que tienen una responsabilidad”.

Recordó que en 2004 Estados Unidos eliminó la prohibición para la compra de las armas de asalto, lo cual, a su juicio, permitió que el crimen organizado “obtuviera el mayor número de armas en la historia de México”.

En la entrevista realizada por el periodista Stephen Sackur, el presidente mexicano insistió que Estados Unidos tiene parte de responsabilidad porque “cuentan con el mercado para los traficantes de drogas y los criminales; les están proporcionando armas y tienen que hacer mucho más en cuanto a la reducción del consumo de drogas y para frenar el flujo de armas hacia México”.

En marzo de 2009, en una visita de trabajo a México, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, admitió que el gobierno estadunidense es corresponsable de la violencia que tiene aterrada a la sociedad mexicana.

Respecto a su lucha contra el narcotráfico, aunque evitó mencionar si ha sido efectiva o no, Calderón insistió que su compromiso es “derrotar” a los criminales, aunque admitió que no se trata de una tarea sencilla ni rápida. Admitió que será un proceso “doloroso”, pero confió en que derrotará a los criminales.

 Al respecto, el periodista le preguntó cuánto tiempo más soportarán los mexicanos este proceso “doloroso”. Calderón eludió una repuesta concisa; se limitó a reiterar que “la alternativa sería dimitir y dar a los criminales el control del país”, lo cual, subrayó, “nunca” lo hará.

Explicó que parte de la violencia es consecuencia de una “batalla” entre los cárteles de las drogas: “Los más débiles están actuando con violencia extrema, con desesperación”, agregó.

“La cuestión es que esa gente ha perdido la razón. Están locos y están utilizando medios muy violentos para conseguir sus objetivos y, por supuesto, el Estado, el gobierno, debe actuar con toda su fuerza contra ellos y eso es precisamente lo que estamos haciendo", reafirmó.

 

Comentarios