Pide Segob cerrar filas contra el narco

jueves, 28 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 28 de octubre (apro).- El titular de la Secretaría de Gobernación, Francisco Blake Mora, dijo que el combate contra la delincuencia organizada debe continuar como hasta ahora, pues sólo de esa manera, agregó, evitaremos que México se convierta en “rehén” de los intereses ilícitos que buscan desestabilizar a la nación.    “Lo que ha sucedido en estos días confirma que la lucha frontal y decidida contra los grupos que pretenden desestabilizar a México es necesaria, porque replegarse o renunciar a ella equivale a dejar que la nación sea rehén de grupos con fines ilegítimos que pretenden imponer por medios ilegales sus acciones”.
En el marco del Segundo Congreso Nacional Cultura de la Legalidad, Blake Mora condenó la ejecución masiva de jóvenes en Tijuana, Ciudad Juárez, Nayarit y el Distrito Federal, luego de lo cual afirmó que juntos, sociedad y gobierno, deben apostar por la legalidad y las instituciones para “poner un  alto” a las “conductas que buscan intimidar, paralizar a la autoridad, y relegar al Estado”.
Es necesario, dijo, cerrar filas y comprender que los enemigos son los criminales. Las circunstancias, insistió, exigen unidad y altura de miras para lograr los acuerdos necesarios.
Tras calificar los asesinatos como “actos de barbarie”, el funcionario federal dijo que el Estado de ninguna manera debe replegarse, pues los espacios que deje “pueden ser ocupados por las organizaciones delincuenciales”.
Por ello, agregó, se ha reforzado la estrategia integral de combate a l crimen organizado, tanto en lo preventivo como en la persecución de delito, con la participación de la sociedad en la definición de las políticas de seguridad.
Y aprovechó la oportunidad para pedir a los legisladores acelerar los trabajos para aprobar las leyes enviadas por el Ejecutivo para combatir el lavado de dinero, y las reformas para establecer el mando único policial.
En respuesta, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, señaló que no la división ofrece oportunidades a la delincuencia organizada, por lo que lo tres poderes de la Unión, añadió, deben trabajar unidos para hacer frente a un enemigo de esta magnitud.
“Ya no se trata de un adversario político, la delincuencia organizada es un enemigo del Estado mexicano y tenemos que considerarlo como tal en todos los niveles de gobierno y en todos los poderes de la Federación”, dijo.