TEPJF responde a AMLO; no somos un tribunal inquisidor: Alanís

miércoles, 6 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 6 de octubre (apro).- La presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), María del Carmen Alanís, afirmó este miércoles que ese organismo no practica la inquisición y, mucho menos, dijo, persigue a ciudadanos o políticos por los comentarios que hacen.
    En clara alusión a lo dicho ayer por el presidente Felipe Calderón, en declaraciones a W Radio, en el sentido de que el slogan que utilizó durante la campaña presidencial de 2006, de que Andrés Manuel López Obrador era un peligro para México “es cierta, válida, y era lo que pensábamos 15 millones de mexicanos”.
Entrevistada en la sede del tribunal federal, luego de inaugurar el Tercer Seminario del Observatorio Judicial Electoral, la funcionaria, a quien López Obrador acusó en días pasados de actuar de manera parcial al respaldar el retiro de los spots en los que da a conocer su Proyecto Alternativo de Nación, dijo:
"Tenemos que ser muy cuidadosos (...). Las autoridades electorales no somos autoridades inquisidoras o inquisitorias. Nosotros no podemos estar callando a los ciudadanos ni a los políticos prohibirles que hagan política".
    Alanís se negó a opinar sobre las declaraciones que hizo la víspera  Felipe calderón, e insistió que el caso debe tratarse con cautela, porque podría llegar al TEPJF si alguien lo impugna ante el Instituto Federal Electoral.
Luego añadió que ese órgano jurisdiccional resuelve casos concretos y no generalidades, y tampoco actúa de oficio.
"Tenemos que estar en cada caso, atendiendo a cada caso en particular, y quien considere que se está afectando a un partido político, a un candidato o la equidad en un proceso electoral, tiene que denunciarlo y hacerlo en cada caso concreto”.
Se habla mucho, dijo, de actos anticipados de campaña, se habla mucho de intervención de servidores públicos en las contiendas electorales, pero –insistió– existen las vías legales para denunciarlo, para probarlo, y es cuando actuamos las autoridades electorales.
“Sería imposible que nosotros, de oficio, sobre todo el Instituto Federal Electoral, fuéramos persiguiendo, investigando a cada ciudadano que pudiera hacer una declaración, emitir alguna opinión que tuviera o que pudiera tener alguna relación con un proceso electoral o medir intencionalidades", señaló la magistrada.
Sin embargo, admitió que sería conveniente que el Poder Legislativo se hiciera cargo de precisar los alcances del marco normativo con relación a la participación y expresión de los servidores públicos en asuntos vinculados con procesos electorales.
"Efectivamente, ha estado en los medios de comunicación, a raíz de una posible reforma electoral, la conveniencia de delimitar los alcances de las disposiciones normativas en cuanto al ejercicio de la libertad de expresión de ciudadanos, de funcionarios públicos (...) Es muy clara la norma en cuanto a que prohíbe cualquier declaración, cualquier difusión personalizada de un servidor público si ésta está encaminada a afectar un proceso electoral", expuso.
El TEPJF, añadió, no admite ningún tipo de influencia o presión política para sus resoluciones y tampoco presiones de amistad.
El pasado lunes 4, en su mensaje semanal por internet, Andrés Manuel López Obrador señaló que Alanís “es amiga de (Felipe) Calderón y al mismo tiempo es amiga de Beltrones (Manlio Fabio, presidente del Senado), empleado de Carlos Salinas de Gortari, entonces tampoco hay diferencias de fondo entre Salinas y Calderón".