Contradice gobierno de Guerrero a El Diario El Sur; el ataque, obra del narco

jueves, 11 de noviembre de 2010

CHILPANCINGO, Gro., 11 de noviembre (apro).- El gobierno del estado lamentó el ataque que sufrió esta madrugada el periódico El Sur, que se edita en el puerto de Acapulco, y negó que se trate de de un acto de “intimidación política”, como denunció el director general del diario, Juan Angulo.

Israel Soberanis Nogueda, secretario general de Gobierno, atribuyó la agresión a “la ola de violencia que se vive en el país" y anunció que la Procuraduría General de Justicia del estado investiga el origen del ataque que causó únicamente daños materiales.

En conferencia de presa, el funcionario estatal rechazó que las autoridades permanezcan “inmóviles o estáticas" ante la violencia que tiene aterrada a la entidad, particularmente en el puerto de Acapulco, donde los grupos criminales que se disputan la plaza han dejado una estela de muertos, balaceras a todas horas y psicosis entre la ciudadanía.

"Lamentamos la agresión contra El Sur y nos solidarizamos con todos los medios de comunicación”, dijo Soberanis Nogueda.

El funcionario reiteró el compromiso del gobierno del estado “para que las condiciones en la entidad sean las adecuadas para el ejercicio de la Libertad de Expresión".

A pesar del atentado, el diario El Sur circuló en la entidad. En un editorial titulado "A la sociedad y al gobierno", consigna que el ataque sufrido contra sus instalaciones "se produjo en medio del deterioro generalizado del estado de Derecho en Guerrero".

Y prosigue:

"No sirve, nunca ha servido, la excusa de que la violencia se ha generalizado en todo el país, para justificar la inmovilidad de las autoridades estatales, su torpeza, su complicidad y la impunidad que prevalece en casi todos los hechos de violencia que caracterizan a la entidad en estos días".

“Tampoco podemos desvincular este atentado, que sin la menor duda es contra la libertad de expresión, del contexto generado por la política activamente hostil impuesta por el actual gobierno estatal en su relación con El Sur.

“La libertad de expresión no puede estar sometida a intereses inconfesables, sean de la índole que sean. Por ello, la comunidad de El Sur exige a las autoridades estatales, y particularmente al gobernador, medidas institucionales suficientes, claras y oportunas que garanticen el libre ejercicio del periodismo en Guerrero y la vida de los periodistas. Es su obligación y su responsabilidad".

La madrugada del jueves, un comando llegó a las instalaciones del diario a bordo de dos camionetas. Al menos dos pistoleros descendieron de un vehículo, se dirigieron hasta la redacción, en un segundo piso, y, sin mediar palabra alguna, dispararon.

Por fortuna, ninguna de las personas que a esa hora se encontraban laborando resultó lesionada.

Por la mañana, en entrevistas de radio y de televisión, el director del diario, Juan Angulo, insinuó que el ataque podría tratarse de un acto de inmediación por la línea editorial del diario.

 “Me parece como un acto de intimidación; no gritaron nada, no dijeron absolutamente nada, todo en silencio”, relató el periodista, quien recordó que en una ocasión fue obligado por policías a ir a declarar por un artículo periodístico que escribió sobre el asesinato del diputado perredista, Armando Chavaría. Asimismo, recordó que el diario enfrenta una “demanda millonaria” del gobernador Torreblanca “puso a través de su hermano”.

“Siempre que el gobernador (Zeferino Torreblanca) habla, siempre está hablando de mal nosotros, me ataca de manera directa. Dice que no tengo independencia intelectual para dirigir el periódico, que soy un representante de la izquierda premoderna. Puros ataques”, dijo Angulo a la periodista Carmen Aristegui.

Por la tarde, en una entrevista televisiva, Soberanis Nogueda rechazó que el gobierno del estado pretenda intimidar al diario El Sur, como denunció su director Juan Angulo.

“No existen elementos ni fundamentos para acusar al gobierno de Guerrero de intimidación política”, dijo el funcionario.

Comentarios