Los premios de TV UNAM

lunes, 27 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de diciembre (Proceso).- El  2010 fue fructífero para la televisora de la UNAM, que a los veinte galardones y reconocimientos recibidos a lo largo del año agregó en este diciembre uno más.

Fue la serie El Bicentenario al diván: México en terapia, participante en la categoría de análisis crítico, la que ahora se hizo acreedora al Premio Nacional de Periodismo, entregado por el Club de Periodistas de México, A. C.

Fehaciente muestra de que, más allá de ser convertido en el obligado tema del año en la pantalla chica, el asunto del Bicentenario puede asumir una dimensión distinta si es puesto ante las luces del pensamiento crítico y la creatividad, la televisora universitaria ofreció, en cinco emisiones a los televidentes y con un enfoque original, reflexiones múltiples sobre las problemáticas actuales del país, en el marco de la remembranza de las luchas libertarias detonadas hace cien y doscientos años.

Psicoanalistas y psicólogos fueron quienes, a partir de la pregunta “¿Qué le duele a México”? –planteada por el primer programa–, hurgaron en las razones profundas de la compleja situación que hoy se vive. Celebrar o reflexionar, El problema del poder, Los porqués de la violencia y El sacrificio de una generación fueron los títulos de las restantes emisiones donde los especialistas se empeñaron en desentrañar desde su diván electrónico algunas de las cuestiones que aquejan a la nación. Ello se logró con una perspectiva que resultó novedosa y reveladora para los televidentes, quienes en la segunda parte del año tuvieron las más de las veces en la pantalla visiones convencionales, de corte meramente conmemorativo del Bicentenario.

Esta interesante serie –producida por TVUNAM con la colaboración del Gobierno del DF, a través de la Comisión Bi100–, forma parte de una exitosa cadena de programas generados por la televisora universitaria en este año. Entre ellos se encuentran el documental Los 5 secretos del oficinista  (que narra el caso de un empleado de nombre Albert Einstein, quien en 1905 envió cinco artículos que harían historia por presentar  una visión moderna del universo a una prestigiosa revista alemana de física), así como las series Historia mínima de México, La herida abierta: desigualdad en México y Maestros detrás de las ideas, todas ellas merecedoras también de premios de primer nivel.

Con este último galardón, la estación de TV de la máxima casa de estudios, además de reiterar las grandes capacidades en el ámbito de la TV cultural  (cosechadora de éxitos, a pesar de las desventajosas condiciones en las que opera) cierra con bombo y platillo el 2010, durante el cual la UNAM celebró cien años de su fundación. Premios como los logrados por su televisora son motivo para seguirlos festejando.