Desestima Ortega exigencias de renuncia

lunes, 6 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 6 de diciembre (apro).- El dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega Martínez, desestimó la advertencia del llamado “Grupo de los Ocho” (G-8), conformado por el mismo número de corrientes del partido, de tomar las instalaciones perredistas debido a que incumplió el acuerdo de dejar el cargo el 5 de diciembre.

De acuerdo con Ortega, México tiene demasiados problemas como para fijarse en las quejas de las corrientes perredistas. “Me parece verdaderamente torpe y tonto estar viéndose las entrañas en lugar de ver hacia el país”, dijo.

El dirigente perredista manifestó que no perderá tiempo en conflictos internos “inútiles y aberrantes”, porque eso no demanda la población del PRD.

“Por eso hago un llamado a la militancia para que no caigamos en provocaciones y luchemos por mejorar las condiciones de vida de la población y por resolver los grandes problemas del país; para que el PRD gane las elecciones de Guerrero y Baja California Sur; para que hagamos el mayor esfuerzo para terminar nuestro proceso de afiliación y de reorganización interna”, puntualizó.

Sobre la propuesta de consulta que elaboró el “G-8” y que sería aplicada el próximo 5 de febrero para saber la opinión de la ciudadanía respecto de las alianzas electorales con el PAN, Ortega Martínez confesó que no entiende dicho malestar, dado que algunos miembros de esas corrientes trabajan para el gobierno de Oaxaca que encabeza Gabino Cué, quien ganó la elección gracias a la alianza entre la izquierda y Acción Nacional.

Su postura “es esquizoide” y su actitud “es  esquizofrénica”, remató.

Y añadió que si mantienen una clara posición contra las alianzas políticas como la de Oaxaca, “pues lo último que deberían hacer es participar en un gobierno resultado de una coalición”. Para el PRD, añadió, “resultó exitoso llevar a cabo estas alianzas”.

En un mitin celebrado ayer en el Monumento a Lázaro Cárdenas, ubicado en la colonia Doctores de esta ciudad, el “G-8” anunció la creación de un bloque opositor a la dirigencia nacional perredista y exigió la renuncia inmediata de Jesús Ortega Martínez  a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

Los integrantes del “G-8” refrendaron su rechazo a las alianzas con el PAN y el impulso la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador rumbo a los comicios federales del 2012. 

Según el senador del PRD, Carlos Sotelo, el “G-8” busca recuperar al PRD como un verdadero partido de izquierda que no esté supeditado al gobierno federal, para lo cual acordaron un plan de acción de 13 puntos que incluye un acuerdo de unidad entre dos de sus principales figuras, el propio López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Distrito Federal y líder de Izquierda Social, Martí Batres, señaló que el PRD no debe aliarse con el PAN a nivel federal y tampoco a nivel local, ya que esa fuerza política también pagaría ante el electorado los errores cometidos por el gobierno de Felipe Calderón en los últimos cuatro años, incluyendo la muerte de más de 30 mil personas en la guerra contra el narcotráfico y la caída de México en todos los indicadores económicos.

De su lado, la dirigente de Izquierda Democrática Nacional (IDN), Dolores Padierna,  adelantó que se buscará consolidar al “G-8” como una fuerza política nacional al interior del PRD, a fin  de arrebatarle espacios a Nueva Izquierda, corriente perredista que también es conocida como “Los Chuchos”. 

Comentarios