Proyecto Biblits: la primera librería virtual mexicana

jueves, 9 de diciembre de 2010

MÉXICO, DF, 9 de diciembre (apro).- Todo fue una extraña confluencia... o más bien, una confluencia lógica de varios factores, que posibilitó el que tres jóvenes entusiastas se unieran en un ambicioso proyecto, Biblits, una librería digital en español.

Fue por el sueño de llegar a más gente, por los bajos costos de producción y por la economización de espacio (la posibilidad de tener cientos de libros en un pequeño aparato)... La lista es larga pero la conclusión fue la misma para Eduardo Ávalos, Felipe Dávila y Manuel Dávila, las mentes maestras detrás de esta empresa: el cambio de paradigma es inminente, el libro digital es el futuro.

“Amazon vende más libros digitales que físicos. Hay editoriales estadunidenses de novela romántica que ya no editan en papel. Y luego tienes los ejemplos individuales, empiezas a ver autores que se metieron a la plataforma digital, en vez de ganar 2 mil dólares al año, están ganado 50 o 60 mil”, comenta Manuel.

“Amazon --complementa Felipe Dávila-- vende dos libros digitales por uno físico. Y bueno, además los costos de producción de un libro físico comparados con los del libro digital, pues marcan una diferencia importante. Es otra de las razones que nos dice que el cambio es inminente.”

Pero ¿cómo sortear el hecho de que la mayoría de la gente piensa que todo en Internet debe ser gratis y descarga obras de manera ilegal? Para estos muchachos, esto no es un obstáculo.

         “iTunes --afirma Felipe-- está haciendo dinero. iTunes brinda una plataforma sencilla a la gente para descargar una plataforma legal y está funcionando de maravilla. El público mexicano está respondiendo. La clave es que sea más sencillo pagar un libro que descargarlo gratis, que sea más amigable, que tengas un buen catálogo.”

“Y Xbox --argumenta Manuel Dávila-- lanzó el marketplace de videojuegos y se está consumiendo. Todos estos países con altos índices de descargas ilegales son países con restricciones para la compra digital: las legislaciones y las empresas (los precios) no favorecen al comprador digital.”

“Claro, precios competentes, si elevas mucho los precios nadie te va a comprar”, cierra Eduardo Ávalos.

Para estos chicos, las cifras que se manejan acerca de la piratería en la industria del libro son poco confiables, pues se trabaja con dinero imaginario, “no puedes garantizar que lo ibas a vender”, comenta Eduardo Ávalos.

Una de las estrategias esenciales de esta librería digital incluye declinar el uso del DRM (Gestor de Derechos Digitales) por considerar que, lejos de ofrecer una ventaja para el editor y la difusión de sus autores, entorpece la larga relación existente entre lectores y libros.

El DRM es una especie de candado que impide que un archivo digital sea llevado de una plataforma a otra.

Los muchachos consideran el uso de esta tecnología como obsoleta. La declinación del DRM permitirá a los que adquieran un libro en Biblits, poseer sus libros en el sentido más amplio de la palabra. De esta manera, prevén que esto permita prolongar el método más efectivo de promoción de la lectura: la palabra del lector.

De acuerdo con las bases de este proyecto, sin estrategias de mercadotecnia digital, las editoriales se verán una vez más en desventaja frente a los competidores más grandes que tienen una franca ventaja gracias al mercado de libros físicos. Por esta razón, Biblioteca Digital diseñará planes estratégicos e integrales para los editores, donde la prioridad será colocar sus libros frente a los lectores.

Así pues, se plantea un servicio integral en la cadena texto-editor-libro -lector, para aprovechar las ventajas de los métodos análogos y buscar amalgamarlos con las estrategias digitales y herramientas que trajo consigo el siglo XXI. Permitir la posesión y redistribución de los libros digitales favorece la larga relación entre el préstamo, la recomendación y los hábitos de lectura.

Biblits, nombrado así por los fundadores a reserva del nombre definitivo, busca consolidar y digitalizar los catálogos de los editores, para después ponerlos a la venta “en nuestra propia librería en línea, misma que estará disponible para todos los lectores de habla hispana sin restricciones regionales o geográficas”.

La librería digital, en su versión en línea, busca un equilibrio entre diseño, programación y funcionalidad. Los socios creen que será punta de lanza en esta nueva forma de vender y promocionar los libros.

Al final, Eduardo Ávalos hace una pequeña reflexión sobre el destino del libro impreso:

“Va a sobrevivir, a menos que los árboles se acaben, seguirá habiendo libros en papel, pero se volverá de nicho. Nuestra idea es que en tu mochila puedes traer tu libro preferido, que quieras sentirlo, que te encante cómo está hecho y que te encante la portada, y en tu Kindle traes los diez libros que más te interesa leer y estás realizando consultas. No se trata de que el e-book sustituya al libro impreso, sino de una nueva opción para poder leer.”

El proyecto Blibits será lanzado al público a principios de 2011.

 

ap/mav

--FIN DE NOTA--

Comentarios