Obama, de Carlos Ramírez

lunes, 15 de febrero de 2010

MÉXICO D.F., 10 de febrero (apro).- Una serie de crónicas, columnas, comentarios y entrevistas conforman este libro sobre el presidente estadounidense Barack Obama, realizadas por el periodista Carlos Ramírez.

Obama, título del volumen, pertenece a la casa Grupo Editorial Transición y está formado por cuatro apartados divididos en 205 páginas.

El primero, desde antes de su llegada al gobierno americano, sus expectativas y los primeros días en el cargo; el segundo, sobre hechos históricos en relación con su ascenso al poder; el tercero, sobre la euforia “Obama”, y el cuarto contempla el Premio Nobel de la Paz que recibió en 2009 y las encuestas sobre su gestión.

En la contraportada del libro se lee: “Como columnista editorial político de la televisión y la radio, Carlos Ramírez estuvo en Washington durante las elecciones históricas del 4 de noviembre de 2008, y luego regresó a la toma de posesión de Barack Obama en enero de 2009 para realizar cinco programas de televisión sobre el  significado de la elección del primer presidente afroamericano.”

Además de este libro, Carlos Ramírez es autor de por lo menos ocho mas, entre ellos: El país de las maravillas; Operación Gavin: México en la diplomacia de Reagan; La psicosis del dólar, y Salinas de Gortari, candidato de la crisis, por nombrar algunos.

El texto Obama: Mucho más de lo mismo, forma parte del primer apartado del libro:

“Aunque ha costado entenderlo, en Estados Unidos han llegado a la conclusión de que el verdadero secretario de Estado del gobierno de Barack Obama no será la señora Hillary Clinton, sino el expresidente Bill Clinton.

“La gravedad del asunto no radica en los carismas ni en el hecho de que Obama haya logrado a dos cancilleres al precio de uno, sino en la realidad de que Clinton fue uno de los presidentes que peor puso en riego la seguridad de EU, y que uno de sus pivotes de la popularidad internacional de Obama giró en torno de la dialéctica cambio-nuevo mundo y al compromiso de la próxima administración en Washington de construir una nueva diplomacia. Hillary manda el mensaje de que en política exterior habrá más de lo mismo.

“En este contexto, la designación de los equipos centrales de Obama ha causado no sólo decepción sino que ha dejado el mensaje de que no habrá cambio, que EU seguirá en su camino de primera potencia mundial, y que el nuevo presidente va a manejar el modelo carisma-discurso bastante gatopardiano de que las cosas van a cambiar… para que todo diga igual.

“En una de las primeras evaluaciones, horas después de la victoria, el ojo agudo de Otto Reich, subsecretario de Estado para América Latina de Bush y miembro del grupo de los neoconservadores, resumió en una frase el principal problema de Obama: no la crisis económica ni las guerras en el mundo, sino la crisis de expectativas.

“Obama se presentó como la figura del cambio, pero su equipo económico está diseñado para salvar al capitalismo y a sus corporaciones. No por menos, por ejemplo, su gabinete económico esté formado por figuras del pasado y muchas de ellas ligadas al Citicorp y a otras empresas quebradas por irregularidades. Con ellos no podrá definir y operar algún cambio en la economía de EU y del mundo. Su tarea será la de salvar a las corporaciones y que éstas mantengan el empleo.

“Ahora su equipo diplomático peca del mismo efecto: la defensa de los intereses imperiales del pasado. Los Clinton representan la cara seductora del stablishment militar-industrial. Hillary, como lo mostró en su campaña por la candidatura demócrata, es una política halcón, guerrerista. Y Clinton demostró en su presidencia la frivolidad del poder: en sus ocho años EU padeció cuando menos diez ataques del terrorismo islamista y Clinton sólo contestó para ocultar sus deslices con Mónica Lewinsky.”

Comentarios