Confirma líder del PRI en San Lázaro pacto antialianzas con Gómez Mont

martes, 16 de febrero de 2010

MÉXICO, DF, 16 de febrero (apro).- El coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas, admitió hoy que su partido pactó con el gobierno federal la aprobación de la Ley de Ingresos 2010 a cambio de descartar una eventual alianza PAN-PRD en Oaxaca.
    Después que el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, develara el compromiso con el PRI, el líder de los diputados de esa fuerza política corroboró tal acuerdo:
    “Las negociaciones fueron explicadas en su oportunidad ante la bancada. Hubo sesiones interminables (de la fracción), discutiendo todos estos asuntos. Hubo una sesión que recuerdo, casi de las últimas, que duró alrededor de 10 a 12 horas, y hubo, no sé si 130 o 140 intervenciones. Así que nosotros hemos ventilado esto con toda apertura en nuestra bancada”, sostuvo Rojas.
    Ante la pregunta de si no era desleal condicionar las finanzas del país a alianzas electorales, Rojas dijo que no lo veía así, y aclaró que ambos temas, la discusión del paquete económico y las eventuales alianzas PRD-PAN, coincidieron en tiempo, lo que empujó al PRI a discutir con el gobierno federal ambos asuntos en paralelo.
Y explicó:
    “En el país hay cuestiones que se tienen que ir resolviendo sobre la marcha y casi todas en paralelo, porque así es la vida del país; es una consecuencia tras otra, un hecho tras otro, y en este caso coincidieron la elaboración, la discusión y el análisis del paquete económico, y coincidieron las intenciones que había por otro lado, de que se formularan o no alianzas políticas para las elecciones venideras”.
    Carlos Rojas agregó que “la necesidad de cerrar lo que en ese momento se pensaba que era el boquete económico que existía, pero no solamente el que existía en el 2009, sino cómo cerrarlo para el 2010, y lo que se requeriría en términos fiscales, tanto del lado del ingreso como del lado del gasto. Ese es un asunto que estaba corriendo en paralelo en esa época de octubre pasado.
    “Por otro lado, corrían en paralelo también las posiciones del PAN, de señalar que ellos irían a buscar una serie de alianzas. Evidentemente, está en el interés de nuestro partido las dos cuestiones: está el interés de sacar adelante el asunto de las finanzas públicas y también el de vigilar que las condiciones electorales sean equitativas y con las que podamos luchar en el futuro”.
    --¿Sí se negoció?
    --Por un lado, empujamos para que esta situación de equidad en las elecciones de julio próximo se pudieran dar y, por otro lado, también vimos el interés del país en el paquete económico, y coincidieron ambas, y así es.
    Rojas aclaró que el pacto no sólo era “un asunto de equidad o no equidad. Es un asunto que va mucho más allá. Es decir, quizá es equidad con los ciudadanos, no engañarlos haciendo este tipo de alianzas en donde ya no sabe contra qué principios está uno luchando y qué principios está uno defendiendo, porque la verdad es que ya no alcanza uno a poder definir qué es lo que está sucediendo, ni contra qué nos estamos enfrentando”.
    Acusó que con estas coaliciones “hay una verdadera revoltura de principios que aparentemente eran casi doctrinarios en ambos partidos (PAN y PRD), y de repente ya no funcionan así”.
    Entonces, agregó, la negociación que realizó el PRI con el gobierno federal obedeció a algo más que buscar la equidad electoral:
“Es un asunto más complejo que eso (la equidad), y que evidentemente no solamente implica este asunto de equidad para las elecciones, sino confianza de los ciudadanos en que vamos a tener elecciones realmente en donde no estemos confundiendo a los que van a votar por uno u otro partido”, sentenció.