Propone el PRI "democratizar la presidencia", reducir el Congreso y reelegir a legisladores

martes, 23 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 23 de febrero (apro).- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado de la República propuso hoy “democratizar” la Presidencia de la República, reducir el Congreso de la Unión y reelegir a legisladores federales y estatales.
    La propuesta de reforma política presentada por el senador por Sonora, Manlio Fabio Beltrones, reforma y adiciona 31 artículos constitucionales, con el propósito de dotar de facultades al Senado de la República para, entre otros puntos, ratificar a los miembros del gabinete, establecer la reelección consecutiva de legisladores federales y estatales, reducir el número de integrantes del Congreso, promover mecanismos de rendición de cuentas del presidente y los integrantes del gabinete, dotar de autonomía a la PGR y crear el Instituto Nacional de Identidad.
Beltrones, coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en el Senado, advirtió que existe el riesgo de que las instituciones y el régimen queden rebasados, “por lo que es urgente actualizarlos y democratizar la presidencia”.
En la exposición de motivos de la iniciativa, publicada en la Gaceta del Senado, el PRI establece su distancia y sus principales diferencias ante el decálogo presentado por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, el pasado 15 de diciembre. Expresa su clara oposición a la segunda vuelta electoral, al mecanismo de revocación de mandato y a la propuesta de otorgarle “afirmativa ficta” a las iniciativas enviadas por el Ejecutivo federal al Congreso, pues, aclara, ya existe el mecanismo de iniciativa preferente.
En el caso de la segunda vuelta electoral, el PRI advierte que esta propuesta “podría provocar una artificial polarización social, más aun estando tan cercano el polémico resultado de la elección presidencial de 2006”. Establece que provocaría “la exclusión de la competencia para cinco de los siete partidos políticos nacionales que hoy cuentan con registro legal” y “puede ser fuente de permanentes conflictos entre el Ejecutivo y el Congreso”.
En relación con la figura de las “candidaturas independientes”, propuesta también por Calderón, el PRI advierte que este tema ya ha sido atendido por el Congreso, durante la reforma electoral del 2008, así como la figura de “iniciativa preferente” para el Ejecutivo federal, que el Senado ya aprobó y se encuentra pendiente en la Cámara de Diputados.
La iniciativa del PRI se divide en 15 temas que proponen lo siguiente:
--Suplencia en caso de falta del titular del Ejecutivo federal, en cuyo caso será el secretario de Gobernación en turno quien asumirá el cargo de “encargado de despacho”.
--Ratificación del gabinete, facultad que se le otorga al Senado, con la excepción de los titulares de la Defensa y Marina, y se incorporan los titulares de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
--Reelección consecutiva a legisladores federales y locales, con el argumento de que “en las circunstancias actuales, la permanencia de la no reelección ya no tiene razón de existir y únicamente genera un Congreso débil”.
--Reducción del número de integrantes del Congreso: el Senado pasará de 128 a 96, con lo que se eliminarán los 32 senadores de representación proporcional que existen actualmente; la Cámara de Diputados disminuirá de 500 a 400 legisladores, al eliminar a 100 diputados de representación proporcional. La iniciativa argumenta que “México tiene una importante sobre dimensión de sus cámaras en el ámbito federal”. También se propone que ningún partido político pueda tener más de 240 diputados por ambos principios (representación proporcional y mayoría), de tal manera que ningún partido controle más del 60% de la cámara.
--Fomento al trabajo de comisiones en el Congreso para eliminar la llamada “congeladora legislativa”.
--Informe presidencial y mecanismos de control parlamentario. El presidente podrá presentar por escrito su informe anual, pero también podrá asistir a las sesiones del pleno de cualquiera de las cámaras para intervenir y expone sus proyectos de ley. Los secretarios de Estado deberán rendir un informe de labores los meses de febrero y septiembre.
--Reconducción presupuestal. Se prohíben las partidas secretas y se establece un mecanismo para que entren en vigor las leyes de ingresos y de egresos del año anterior si no se aprueba en las cámaras la propuesta del Ejecutivo federal. Se le otorgan más facultades a la Auditoría Superior de la Federación para que pueda fiscalizar de manera inmediata.
--Consulta popular. Se instituye esta figura que puede ser realizada a solicitud del presidente de la República, a petición del 2% de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral o a solicitud de dos tercios de los integrantes de las cámaras. Los asuntos electorales y fiscales se excluyen de la consulta.
--Autonomía del Ministerio Público. Se le dota de autonomía a la PGR y se crea a su interior un consejo similar al Consejo de la Judicatura para hacer más eficiente y transparente su trabajo.
--En materia de fuero constitucional se elimina el juicio político, cuando se trate de los secretarios de Estado, ya que se contempla el mecanismo de “moción de censura”, establecido en el artículo 93 constitucional y se reforma el proceso de declaración de procedencia, estipulado en el artículo 111.
--Se le quitan las facultades de investigación a la Suprema Corte de Justicia y se le otorgan a la CNDH. En la exposición de motivos se aclara que “esta facultad no es propia de un tribunal constitucional como la Suprema Corte de Justicia y, por tanto, debe ser suprimida. Con la creación y plena vigencia de la CNDH, dicha atribución no tiene razón de existir dentro del conjunto de facultades de la SCJN.
--Se mantiene y actualiza la facultad del Senado para resolver conflictos de límites territoriales entre los estados.
--Estado de emergencia. Se reforma el artículo 29 constitucional para que el presidente, de acuerdo con los titulares de las secretarías, el procurador general y la aprobación de la Suprema Corte, pueda suspender las garantías individuales.
--Instituto Nacional de Identidad. Organismo que sustituirá al actual Registro Federal de Electores y tendrá la facultad de expedir la identificación oficial.
De acuerdo con la iniciativa del PRI, estas reformas entrarían en vigor, de ser aprobadas, hasta 2012, tanto en materia de reelección legislativa como de informe presidencial, rendición de cuentas y disminución del Congreso.
El coordinador de la bancada del PAN, Gustavo Madero, calificó de “magnífica noticia” que tanto el PRD como el PRI hayan presentado sus iniciativas formales, que se dictaminarán junto con la del presidente Calderón.

Comentarios