Once premios Nobel solicitan a Calderón liberar a los presos de Atenco

miércoles, 24 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 24 de febrero (apro).- Encabezados por Jody Williams y Rigoberta Menchú Tum, 11 ganadores del Premio Nobel de la Paz pidieron hoy al presidente Felipe Calderón la liberación de los 12 integrantes del Frente de Pueblos de San Salvador Atenco, recluidos en distintos centros penitenciarios del estado de México, entre ellos el federal del Altiplano, por los disturbios ocurridos en mayo de 2006 en Atenco.
    En una carta dirigida al mandatario mexicano, los promotores de la paz en el mundo demandaron también revocar las sentencias condenatorias que existen; cancelar las órdenes de aprehensión contra los perseguidos y que se reabra la investigación en contra de quienes violaron a por lo menos 50 mujeres, durante los operativos del 3 y 4 de mayo de 2006, en San salvador Atenco, Estado de México.
    Williams, premio Nobel de la Paz 1997, solicitó el apoyo y recolectó la firma de 10 laureados más, entre ellos Adolfo Pérez Esquivel y el arzobispo Desmond Tutu, quienes hicieron llegar la carta a Calderón, en la que le manifiestan  su preocupación por la situación de los derechos humanos en México, “particularmente en cuanto al caso de San Salvador Atenco”.
    En mayo de 2006, por lo menos 4 mil efectivos de la entonces Secretaría de Seguridad Pública Federal y la Agencia de Seguridad Estatal del Estado de México desalojaron violentamente a un grupo de vendedores ambulantes instalados en el mercado de Texcoco. Sin embargo, pobladores de San Salvador Atenco, de donde eran originarios algunos de los desalojados, repelieron el operativo y se desató una enfrentamiento entre civiles y fuerzas de seguridad.
    La reyerta dejó un saldo de dos jóvenes muertos, 207 detenidos y medio centenar de mujeres violadas sexualmente por los uniformados.
    Entre los detenidos se encuentra el líder del movimiento de San Salvador Atenco, Ignacio del Valle –preso actualmente en el penal de El Altiplano--, quien recibió una condena de más de 60 años de prisión, sanción que fue considerada injusta.
    Como Ignacio del Valle, otros 11 pobladores recibieron penas similares por haber enfrentado a las policías para impedir el desalojo violento de que eran objeto sus vecinos.
"Actualmente 12 compañeros de Atenco siguen detenidos después del ataque. Todos ellos fueron torturados, detenidos sin orden de aprensión y sentenciados sin acreditarse su participación en los delitos por los que fueron encarcelados. Las mujeres violadas siguen en un estado sin resolución, los violadores no han sido investigados y las mujeres no han recibido restitución", denunciaron.
    El 6 de febrero de 2007 la suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó una investigación y determinó que se cometieron graves violaciones al os derechos humanos e instó a que se ampliaran las investigaciones para establecer responsabilidades contra los funcionarios.
Por esta razón, el Frente de Pueblos de San Salvador Atenco, constituido por familiares de los agraviados, solicitó el 10 de diciembre de 2009, a la Corte que atrajera y resolviera los amparos directos de los “presos políticos”.
A esta petición se sumaron ahora los 11 premios Nobel de la Paz, quienes dijeron a Felipe Calderón en la misiva:
    “Tenemos fe en el deseo sincero del gobierno de México de seguir todas las leyes nacionales e internacionales sobre derechos humanos. En cuanto a eso, le estamos pidiendo que usted, ponga atención positiva a las llamadas del pueblo de Atenco, a quienes apoyamos plenamente, para liberar a los 12 presos políticos, revocar las sentencias condenatorias y cancelar las órdenes de aprehensión de los perseguidos de Atenco después de los ataques de 3 y 4 de mayo de 2006.
    “También apoyamos a las 50 mujeres en sus deseos de ver una investigación seria y una condena de los que las violaron, y también que el Estado les brinde restitución por todo lo que han sufrido durante y después de mayo de 2006.”
    Jody Willimas, premio Nobel de la Paz 1997, estuvo en México durante tres días, que aprovechó para entrevistarse con el secretario de Gobernación, Fernández Gómez Mont, a quien le entregó la carta dirigida a Felipe Calderón. Además, estuvo con representantes de la Cámara de Diputados, entre ellos el legislador Humberto Benítez Treviño, quien en mayo de 2006 se desempeñaba como secretario general de Estado de México.
    La carta está firmada también por Mairead Maguire (1976), Betty Williams (1976), Elie Wiesel (1986), F.W. de Kerk (1993), John Hume (1998), Shirin Ebadi (2003) y Wangari Maathai (2004).
    Jody Williams dio a conocer la misiva en un evento en la Cámara de Diputados, donde estuvo acompañada por el coordinador legislativo del PRD, Alejandro Encinas, así como por legisladores perredistas y petistas.    

 

Comentarios