Pide Calderón unidad para vencer "a los enemigos de México"

miércoles, 24 de febrero de 2010

México, D.F a 24 de febrero (apro).- Al encabezar la ceremonia militar por el Día de la Bandera, el presidente Felipe Calderón pidió unidad para vencer a “los enemigos de México” y demandó poner el “interés de la patria” por encima de cualquier postura particular, por legítima que ésta pueda ser.
    Durante las dos últimas semanas, el mandatario no ha cesado de pedir a los legisladores aprobar la reforma política así como otra serie de cambios en las leyes a fin de que –desde su perspectiva- haya mayores empleos en el país luego de la severa crisis financiera internacional.
    En su discurso pronunciado en el Campo Marte, dijo que como bien simboliza el escudo nacional –el águila devorando una serpiente- el pueblo tiene la fortaleza para vencer “a los enemigos de México”.
“México, como bien lo simboliza nuestra Bandera y el Escudo, prevalecerá siempre sobre la adversidad, sobre los retos y sobre los enemigos. La condición es que nos mantengamos unidos y que avancemos juntos hacia el México que soñamos”, sentenció el mandatario quien estuvo acompañado de los altos mandos de las Fuerzas Armadas.
En ese mismo sitio, el mandatario trastabilló entre párrafo y párrafo en su afán por hilvanar un discurso que, por una parte sirviera para impulsar sus reformas pendientes en el Congreso de la Unión y, al mismo tiempo, promover el nacionalismo en torno al Día de la Bandera.
     “Decía el inmortal Vicente Guerrero que la unidad es la base más firme, en que sólo puede apoyarse la libertad, igualdad y propiedades de los ciudadanos, y lo único que nos pone encubierto de las tentativas que puedan emprender nuestros enemigos interiores y exteriores”, exclamó.
    El primero en hablar durante la ceremonia fue el presidente de la mesa directiva del Senado, el perredista Carlos Navarrete quien comentó que la lista de transformaciones en los últimos años no resulta menor y, una prueba ello, sin duda lo fue la alternancia en la Presidencia de la República, la pluralidad en el Congreso de la Unión, la libertad en los medios de comunicación y una mayor tolerancia a la diversidad.
Sin embargo, subrayó que aun “hay nubarrones” que amenazan con una regresión en el respeto a lo diverso. Aún hay –enfatizó- la pretensión de cancelar lo que se ha logrado respecto a la ampliación de las libertades.
Durante las últimas semanas, los gobernadores vinculados con la extrema derecha dentro del Partido Acción Nacional (PAN) –al que pertenece Felipe Calderón- pretendieron que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidara o pusiera algún tipo de límite al hecho de que, en la ciudad de México, se permita el matrimonio entre personas del mismo sexo y se les permita adoptar hijos.
No obstante, el máximo tribunal calificó como “improcedentes” los reclamos de los gobernadores de Morelos, Jalisco, Guanajuato, Sonora y Tlaxcala, pero admitió un recurso del mismo tinte –una controversia constitucional- sobre el mismo tema promovida por la Procuraduría General de la República (PGR) en representación del Gobierno Federal.
En respuesta, un panista, el actual presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Francisco Ramírez Acuña, exigió no usar como pretexto que este será un año político, con elecciones en varios estados, para no concretar las reformas legislativas propuestas por Felipe Calderón.
“Son los tiempos de México, son los tiempos de unión y no de división; son tiempos de consenso y no de desacuerdo; son tiempos de nacionalistas y no de personalistas.  Hablamos de reformas al sistema político mexicano, que permitan una mayor participación ciudadana en la vida política del país y fortalezca nuestra condición de Estado democrático”, añadió.