Decapitan a cuatro y a otro lo cuelgan de un puente

martes, 9 de febrero de 2010

MÉXICO, D. F., 9 de febrero (apro).- La violencia generada por el crimen organizado llegó este martes a límites de extrema crueldad. En la región de Tierra Caliente, que abarca Guerrero y Michoacán, fue encontrada una cabeza humana, con un mensaje contra el cártel de La Familia, mientras que en la comunidad Palmillas, del municipio de Escuinapa, en Sinaloa, tres cabezas humanas fueron arrojadas frente a un restaurante. Y en Zitácuaro, Michoacán, el cadáver de un hombre que no ha sido identificado fue encontrado esta mañana colgando de un puente peatonal.
    En el primer caso, de acuerdo con reportes oficiales, el hallazgo se produjo poco después de las 7:30 horas de este martes sobre el Bulevard Lázaro Cárdenas, que comunica Ciudad Altamirano y Coyuca de Catalán. Ahí fue abandonada la cabeza cercenada de un hombre dentro de una hielera, a quien raparon y desollaron del rostro.
El reporte policial precisa que en el lugar se encontró un mensaje escrito en una cartulina, que decía: “Esto les va a pasar a todos los que apoyen a la familia michoacana, vengan por su basura”.
     Hasta el cierre de esta edición, el cuerpo de la víctima no había sido localizado.
    En el segundo caso, la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa precisó que el hallazgo de las tres cabezas humanas se produjo poco después de las 7:30 horas, a las afueras de un restaurante ubicado en el cruce de las calles Vicente Guerrero y Miguel Hidalgo, en Palmillas, Escuinapa.
Las cabezas estaban tiradas en la banqueta, lugar en el que los autores del crimen dejaron un mensaje en el que advierten que eso le pasa a los traidores.
    Mientras tanto, en Zitácuaro, Michoacán, el cadáver de un hombre fue hallado esta mañana colgando de un puente peatonal.
La víctima, atada de pies y manos, tenía una cartulina pegada al cuerpo con un narcomensaje, del que no se dio a conocer su contenido.
El hallazgo se produjo poco después de las 09:30 horas, cuando automovilistas que circulaban por la carretera federal Zitácuaro-Toluca, a la altura de la comunidad de La Mojonera, reportaron el hecho.
El cuerpo de un hombre de aproximadamente 40 años y pelo entrecano, estaba amarrado a una cuerda naranja, colgado a la mitad del paso peatonal, a escasos dos metros antes de tocar la cinta asfáltica.
    En otro hecho de violencia en Michoacán, presuntamente vinculado con el crimen organizado, Francisco Javier Trujillo Rodríguez, de 25 años de edad, vecino de Purépero, y Pedro Corsa Hernández, de 47 años, oriundo y vecino del municipio de Uruapan, fueron ejecutados por un comando armado en la cafetería Ranchos Cuates, ubicada en la carretera federal Morelia-Guadalajara.
La Dirección de Seguridad  Pública de Purépero precisó que los hechos se registraron poco después de la medianoche, cuando tres sujetos con armas largas, a bordo de una camioneta Nissan gris, llegaron al negocio y acribillaron a  Francisco y Pedro, quienes platicaban en el interior del café.
(Con información de Ezequiel Flores Contreras y Francisco Castellanos).

Comentarios