Jornada de 19 ejecutados en cuatro estados

jueves, 11 de marzo de 2010

MÉXICO, DF, 11 de marzo (apro).- La escalada de violencia en las últimas 24 horas dejó un saldo de 19 personas muertas en Sinaloa, Veracruz, Nuevo León y Estado de México.

         En Sinaloa fueron localizados, totalmente calcinados, los cuerpos de dos mujeres al norte de Culiacán. Estos presentaban varios impactos de bala. Ambas permanecen como desconocidas.

         En la misma entidad, hombres fuertemente armados y encapuchados ultimaron a balazos a cuatro hombres mientras cenaban en un restaurante ubicado en el poblado de La Báscula, en la sindicatura de El Salado, a un costado de la carretera México-Nogales.

Las víctimas fueron identificadas como Darío Vizcarra Leyva, Miguel Ángel Vizcarra Sepúlveda, Francisco Everardo Rodríguez y Alfredo Molina Ojeda.

         Las autoridades policiales de la entidad reportaron dos casos más. Una de las víctimas fue encontrada en la sindicatura de Villa Adolfo López Mateos.

         Mientras que en la colonia Ejidal de Navolato, Alejandro Plata Morachis, de 31 años, fue asesinado de varios disparos cuando llegaba a su hogar.

         En Mazatlán, las autoridades policiales reportaron el hallazgo de  cuatro jóvenes que el miércoles habían sido "levantados" por un grupo armado, en la colonia Olímpica.

Las víctimas presentaban huellas de tortura. Tres estaban amarrados de las manos y uno esposado. Sus cuerpos fueron encontrados en la comunidad de La Cofradía.

         Hasta el momento sólo tres de las víctimas han sido identificadas: Jorge Luis El Güerito, Arturo Echavarría Ortega y Juan Pablo Chiquete Flores.

         Y en Veracruz, al sur de la entidad, aparecieron dos personas ejecutadas; una de ellas tenía un ‘narcomensaje’ signado por Los Zetas, y fue identificado como cuñado del alcalde de Isla, Nahúm Tress Mánica, municipio donde el año pasado se registró una serie de asesinatos contra mujeres.

El cuerpo fue tirado en un sembradío de piña en el municipio de Isla, lo cual originó una gran movilización de los cuerpos de seguridad municipal, estatal y de efectivos del Ejército Mexicano.

         De acuerdo a versiones policiacas, poco después de las seis de la mañana cortadores de piña reportaron haber encontrado el cuerpo de un hombre que yacía sobre el camino de terracería que conduce a la colonia Fernando López Arias de ese municipio, cerca de la carretera.

         El hombre fue identificado como Ramón Martínez Rodríguez, quien una semana antes había sido reportado como desaparecido, ya que habría sido sacado de su propio domicilio por un grupo de desconocidos fuertemente armado.

         La víctima murió por dos impactos de arma de fuego, uno a la altura del pecho y otro en la sien derecha; además, fue atado de manos, tirado boca arriba y tenía una venda en la cabeza, y en el pecho, le clavaron un cartel con un mensaje:

“Todos creían que era un simple papayero, dónde creen que un papayero va a apostar de 2 a 3 millones de pesos en una carrera de caballos. Esto sólo lo hacen los narcotraficantes”, y agregaron una posdata, “aquí sigues tú, el líder flaco”.  Al final del mensaje, aparece una “Z”.

         El cuerpo fue identificado por la esposa del occiso, Patricia Tress Mánica, hermana del alcalde de Isla, Nahúm Tress Manica, así como por sus hijos, Ramón y Antonio Martínez Tress.

         El año pasado, el municipio de Isla fue escenario de diversas manifestaciones de protesta de parte de la población y de las familias de al menos ocho mujeres, en su mayoría jóvenes, que luego de haber sido ultrajadas sexualmente fueron ejecutadas.

         Y en Monterrey, Nuevo León, dos policías de San Nicolás fueron detenidos como presuntos corresponsables del secuestro y ejecución de un empresario de ese municipio.

         La Agencia Estatal de Investigaciones precisó que la víctima fue identificada como Víctor Hugo Pacheco Amador, de 38 años, propietario de la sombrerería “5ta. Avenida”, ubicada en el centro de San Nicolás.

        El policía Raúl Armando Yáñez Loom y su jefe, identificado como Ricardo Rodríguez Valdez, así como otras dos personas, secuestraron a Pacheco el lunes por la noche, cuando se disponía a cerrar su negocio ubicado en el 501 de la calle Juárez. Los dos policías se encontraban en su turno cuando efectuaron el secuestro.

        Los familiares del sombrerero se extrañaron que no llegara a casa después de la hora de cierre, por lo que un hermano, una hermana y un sobrino decidieron acudir al establecimiento.

        Ya ahí se introdujeron por la puerta trasera y sorprendieron a Yáñez Loom, quien traía varias bolsas con sombreros que pensaba robar. El policía intentó agredirlos con el pico de una botella, pero fue sometido y entregado a las autoridades.

        En los interrogatorios, Yañez delató a Rodríguez Valdez, quien fue detenido. Reveló el lugar donde se encontraba el cuerpo del empresario, que fue asesinado, al parecer, porque no hubo manera de pedir el rescate a los familiares.

        El cadáver fue hallado este jueves por la mañana en el kilómetro 51 de la carretera Monterrey-Saltillo. Presentaba una herida punzo-cortante en el cuello y señales de tortura.

       Y en los límites de Monterrey con Reynosa, al menos una persona muerta y una decena de vehículos resultaron dañados tras un enfrentamiento registrado anoche entre militares y un grupo armado, afuera de un restaurante, en el kilómetro 98 de la autopista Monterrey-Reynosa.

       Los primeros informes señalaron que los hechos se registraron en el negocio denominado "Los Caimanes”, dentro de jurisdicción del municipio de China, al oriente de Monterrey.

       Al lugar arribaron los sujetos armados a bordo de camionetas de modelo reciente, varias de ellas blindadas, lo cual fue detectado durante un patrullaje de elementos del Ejército Mexicano, quienes fueron agredidos por los individuos, por lo que se inició el enfrentamiento, que duró más de una hora.

       La víctima, hasta ahora no identificada, era un hombre de aproximadamente 30 años, en tanto que no se han reportado más heridos o detenidos.

       Y en el Estado de México, la madrugada de este jueves fue localizado en Cuautitlán Izcalli el cadáver de un hombre dentro de un automóvil Chevrolet, modelo Astra, atado de pies y manos y con tres heridas producidas por arma de fuego.

       La policía municipal informó que el occiso tenía entre 35 y 45 años y fue asesinado con dos disparos en la cabeza y uno más en el muslo.

       Las primeras indagaciones reportaron que la víctima, hasta el momento en calidad de desconocido, era adicto a las drogas y vivía en la colonia Jorge Jiménez Cantú.

       Por otro lado, la madrugada de este jueves fue descubierto en el oriente de Tlalnepantla el cuerpo de un hombre de aproximadamente 35 años con heridas de arma blanca.

       La víctima se encontraba amordazado y maniatado, y presentaba lesiones de arma blanca en el tórax, reportó la policía municipal.

       El crimen ocurrió en la intersección que forman las calles Maracaibo esquina con Panamá, en San Isidro Ixhuatepec, en el oriente de Tlalnepantla.

       Un primer informe de la policía local indica que la víctima se encuentra en calidad de desconocido y fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) con sede en Tlalnepantla.

       La Procuraduría de Justicia abrió el expediente DJIPH/TLA/1/47/10 por el delito de homicidio.

       Y en Nezahualcóyotl, las autoridades policiales reportaron el hallazgo de una persona de aproximadamente 35 años con el tiro de gracia en la cabeza.

       De acuerdo con reportes de la policía municipal, el cadáver fue encontrado alrededor de las 11:00 horas frente al número 73 de la calle Herradero, en la colonia Benito Juárez.

         Vestía un pantalón de mezclilla y una sudadera azul, y se presume que fue ejecutado en otro sitio y abandonado en esta zona.

         A un costado de donde fue encontrado el cuerpo se descubrió una cartulina con la leyenda “La Empresa” (con información de Regina Martínez y Luciano Campos).

 

Comentarios